Rajoy, en su despacho de la calle Génova  | Tarek