Menú

Fenómeno incomprensible llamado vida

Una lamentable pérdida que invita a la reflexión sobre la vida, la muerte y esas cosas que nos importan más bien poco.

0

Hace una semana se iba David Delfín. Los que me conocen y me leen desde hace años saben de sobra que no simpatizaba en absoluto con sus creaciones. Hoy, al margen de mi opinión personal sobre la moda que hacía, no puedo evitar no sumarme al dolor colectivo que está sufriendo y que machaca el imaginario social colectivo de los españoles, algo que ya desde el fallecimiento de Bimba estamos arrastrando.

Es una pena. Es una enorme pena. Una lamentable pérdida que invita a la reflexión sobre la vida, la muerte y esas cosas que nos importan más bien poco. Epicuro decía en la Grecia Clásica la célebre cita que me ha marcado bastante: "Porqué preocuparnos de Ella: si cuando nosotros estamos, Ella no está. Cuando nos vamos, es porque Ella ha llegado". Se refería a la muerte. Ese concepto tan difícil de explicar y concebir, con el que unos se obsesionan y al que otros temen.

A mis 26-casi-veranos puedo confesar que he realizado, a lo largo de 7 caóticos años, más de cien entrevistas. Unas más relevantes que otras. En radio, televisión, prensa escrita para digital, papel, mi blog, aquella revista que fundé, canales de Youtube… Desde un Luis Herrero -una de mis primera entrevistas-, pasando por Fernando Sánchez Dragó, Marta Robles, Pedro J. Ramírez, Juan Ramón Lucas, Alfonso Ussía, Antonio Jiménez, Cristina López Schlichting, Antonio San José; a políticos como José María Álvarez de Manzano, concejales, hasta puedo afirmar -no sé si con orgullo o vergüenza- haber llegado a compartir sobremesa con entrevista oficial incluida con Paco Granados meses antes de ingresar en prisión.

También he compartido sobremesas con decenas de preguntas que he transcrito con empresarios como Carlos Falcó, Emiliano Suárez, Enrique Loewe; actores, la mayoría de La Que Se Avecina, cantantes como India Martínez o Pitingo; ‘Estrellas Michelín’ o genios de la cocina como Alberto Chicote o Pedro Larumbe; amigos, como Carmen Lomana, Agatha Ruiz de la Prada, Irene Villa… Y ¡cómo no! Personalidades relevantes del mundo de la moda.

A pesar de mi juventud he visto cómo enterrábamos a Yves Saint Laurent, a Jesús del Pozo, a Pedro del Hierro… He vivido el injusto linchamiento a Francis Montesinos, cómo Modesto Lomba terminaba en concurso de acreedores consiguiendo salir del agujero negro y gozar de una estabilidad empresarial en estos momentos; he analizado cómo Roberto Verino se retiraba de la Fashion Week Madrid y terminaba volviendo. Y, entre otras cosas, he experimentado el fenómeno de analizar cómo David Delfín cerraba su única tienda en 2011.

He criticado aquel polémico desfile en 2002 en el que las modelos perdían el equilibrio sobre la pasarela al llevar un saco de patatas en la cabeza. He manifestado que no entendía su modo de hacer moda, aunque he defendido que este no dejaba de ser su grito de libertad y su seña de identidad.

Todos, en absoluto todos, a lo largo de mis entrevistas, cuando he sacado el tema metafísico y esas preguntas de qué hay después de la vida, a qué le teme uno y qué es la felicidad, suelen coincidir que el mayor temor es la visita de la muerte a la vida de un ser querido.

Y mientras en otras culturas la muerte se viva con alegría, no podemos dejar de sufrir la ausencia de una presencia tierna, entrañable, cercana, simpática y cotidiana. Públicamente manifiesto mi admiración hacia David Delfín y otros como él que han luchado por permanecer en este fenómeno incomprensible llamado vida.

En Chic

    Lo más popular

    1. La "brutalidad" de la Guardia Civil al descubierto
    2. Vídeo: La "brutalidad" de la Guardia Civil al descubierto
    3. La exjuez Carmena: es "enormemente perjudicial para el diálogo" el encarcelamiento de los Jordis
    4. Podemos, noqueado por Cataluña
    5. La carta sobre 'los Jordis' que revienta las redes sociales
    0
    comentarios

    Servicios