Menú

Un astrónomo predice la explosión de una estrella que cambiará en 2022 el aspecto del cielo

Durante un año la explosión de una estrella aumentará su brillo 10.000 veces y será visible en la constelación del Cisne.

LD/Agencias
0
Recreación de una estrella binaria. | Wikipedia

El profesor de la Universidad de Calvin, Larry Molnar y sus estudiantes, junto con colegas del Observatorio de Apache Point (Karen Kinemuchi) y de la Universidad de Wyoming (Henry Kobulnicky), han predicho que una gran explosión en 2022 cambiará el aspecto del cielo de forma visible, informa Europa Press.

Esta predicción, que Molnar realizó de forma teórica en 2015 se está cumpliendo en la realidad, según informa la institución. Se trata de una estrella binaria (dos estrellas orbitando entre sí) que se fundirá en 2022. Durante un periodo que podría durar un año, la estrella aumentará su brillo 10.000 veces.

La estrella se convertirá en una de las más brillantes en el cielo por un tiempo y será visible como parte de la constelación del Cisne, y añadirá una estrella al patrón estelar reconocible de la Cruz del Norte.

Predecir la explosión de una estrella

"Hay una posibilidad en un millón de que se pueda predecir una explosión", señala Molnar. Además, el profesor de Ciencias y Artes de la Comunicación de Calvin, Sam Smartt, está produciendo un documental sobre la naturaleza del descubrimiento científico, el desarrollo de investigadores universitarios y el poder de la "pequeña ciencia".

Molnar comenzó a monitorear la estrella conocida como KIC 9832227 en 2013. Asistía a una conferencia de Astronomía cuando su colega Karen Kinemuchi presentó su estudio de los cambios de brillo de la estrella, que concluyó con una pregunta: "¿Es pulsante o binaria?". En la misma conferencia, se encontraba el entonces alumno de Calvin, Daniel Van Noord, asistente de Molnar, que se tomó la pregunta como un desafío personal y comenzó a observarla.

"Miró cómo el color de la estrella estaba correlacionado con el brillo y determinó que era definitivamente un binario", explica Molnar. De hecho, según explica, descubrió que en realidad era una estrella binaria de contacto, porque ambas comparten una atmósfera común.

"A partir de ahí, Dan determinó un período orbital preciso a partir de los datos de satélite de Kepler de Kinemuchi (poco menos de 11 horas) y se sorprendió al descubrir que el período era ligeramente inferior al mostrado por datos anteriores", continua Molnar.

Una hipótesis que tiene que ser tomada en serio

Este resultado les recordó el trabajo publicado por el astrónomo Romuald Tylenda, que había estudiado los archivos de observación para ver cómo otra estrella (V1309 Scorpii) se había comportado antes de que explotara inesperadamente en 2008 y produjo una nova roja (un tipo de explosión estelar recientemente reconocido como distintos de otros tipos). El registro de pre-explosión mostró un sistema binario de contacto con un período orbital decreciente a una velocidad de aceleración. Para Molnar, este patrón de cambio orbital fue una "piedra de Rosetta" para interpretar los nuevos datos.

Molnar observó que este descenso de velocidad se producía también en 2013 y 2014, y en 2015 presentó sus resultados a la Sociedad Astronómica Americana, señalando que KIC 9832227 puede seguir los pasos de V1309 Scorpii. En los dos años posteriores, Molnar y su equipo exploraron todas las interpretaciones alternativas a su conclusión y las descartaron.

"En conclusión, pensamos que nuestra hipótesis de la estrella de la fusión debe ser tomada en serio en este momento y deberíamos estar usando los próximos años para estudiar esto intensamente para que, en el caso de que explote, sabremos qué llevó a esa explosión", señala el científico.

Por ello, seguirán observando la estrella con diferentes telescopios espaciales. "Si la predicción de Larry es correcta, su proyecto demostrará por primera vez que los astrónomos pueden capturar ciertas estrellas binarias en el momento de morir, y que pueden rastrear los últimos años de una espiral estelar de la muerte hasta el punto final, de la explosión", añade Matt Walhout, decano de investigación y becas en Calvin College.

Walhout subraya, además del hallazgo científico, su capacidad para captar la imaginación de las personas de a pie. "Si la predicción es correcta, entonces, por primera vez en la historia, los padres podrán señalar a un punto oscuro en el cielo y decir: 'Mirad, niños, hay una estrella escondida allí, pero pronto se va a iluminar'", asegura.

Por su parte, Molnar añade que este es el principio de una historia que se desarrollará a lo largo de los próximos años y que gente de todos los niveles puede participar. "El tiempo orbital puede ser observado por astrónomos amateurs. Es sorprendente el equipamiento que tienen estos astrónomos hoy en día".

En Tecnociencia

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La juez Alaya denuncia que PP y PSOE pactaron echarla del caso ERE: "Mueven los jueces a su antojo"
    2. Maggie Civantos sobre su visita a 'El Hormiguero': "Me sentí ofendida por Pablo Motos"
    3. Sánchez Mato, puño en alto, provoca a los legionarios al concluir el Pleno municipal
    4. Bigote Arrocet, castigado tras dejar en evidencia a la organización de 'Supervivientes'
    5. La increíble idea de Elon Musk para acabar con los atascos en las ciudades
    0
    comentarios

    Servicios