Ciencia
Noticias y opinión en la red

Físicos y químicos atacan a los calentólogos británicos por ocultar datos

Dos organizaciones de físicos y químicos han escrito al Parlamento británico con motivo de la investigación de Climagate para condenar a los climatólogos del CRU por ocultar datos a los científicos escépticos.

Relacionado

El Parlamento británico ha estado recabando opiniones de diversas instituciones y personas interesadas en el escándalo conocido como Climagate. Entre los memorandos recibidos, destacan los del Instituto de Física (Institute of Physics) y la Real Sociedad de Química (Royal Society of Chemistry), que aseguran representar a 36.000 y 46.000 científicos respectivamente, por lo críticos que se muestran con los climatólogos del Centro de Investigación Climática (CRU) de la Universidad de East Anglia por ocultar sus datos.

"Los correos del CRU publicados en internet proporcionan pruebas de rechazos coordinados a cumplir con honorables tradiciones científicas y leyes de libertad de información", asegura el texto enviado por la asociación de físicos. Tras recordar que exponer las ideas y resultados a terceros para que intenten replicarlos es una parte vital de la ciencia, indica que la resistencia a cumplir con esa obligación provoca dudas sobre la fiabilidad de sus conclusiones.

Así, el Instituto de Física distingue entre los registros de temperatura y las reconstrucciones históricas por medio de variables proxy, como los anillos de los árboles. Estas últimas son muy sensibles a las variables utilizadas y a la técnica estadística empleada en la reconstrucción, de modo que cambios en ambas pueden producir resultados muy distintos. "Esta posibilidad es evidentemente la razón detrás de algunas de las peticiones (rechazadas) de más información", concluye.

La Real Sociedad de Química no es tan tajante ni tan agresiva en su tono, pero su diagnóstico es muy similar. "La verdadera naturaleza de la ciencia dicta que la investigación debe ser suficientemente transparente y robusta para sobrevivir a un escrutinio. La falta de voluntad en diseminar información científica puede llevar a concluir que los resultados o métodos empleados no son suficientemente robustos para soportar un escrutinio, incluso si esa conjetura no está bien fundada", indica.

En sus conclusiones, ambas instituciones se muestran de acuerdo en exigir transparencia y que no sea necesario recurrir a la ley de libertad de información (FOI) para poder disponer de los datos y métodos empleados por los climatólogos. Una resistencia que se ha extendido fuera del CRU y afecta a buena parte de la paleoclimatología, la ciencia que estudia los climas pasados, como demuestran los correos electrónicos filtrados. De hecho, el Instituto de Física pide que la investigación se amplíe a otros implicados.

Acceda a los 3 comentarios guardadosClick aquí

En Tecnociencia

    Lo más popular