Cine
Noticias y opinión en la red
Confesiones de un cinépata

¿Serán 'John Carter' y 'Men in Black 3' las nuevas 'Waterworld'?

El filme de aventuras John Carter, dirigido por Andrew Stanton (realizador de Pixar responsable de Wall-E y Buscando a Nemo), se estrena esta semana en EEUU y España. Y ha sido un verdadero quebradero de cabeza para todos sus responsables. La película ha acabado costando mucho más de lo previsto, y se han sucedido varios montajes del filme destinados a recortar su duración que requirieron reanudar el rodaje mucho después de dar por finalizada la filmación. En total, un presupuesto descontrolado hasta los 250 millones de dólares sin contar publicidad, cien más de lo inicialmente presupuestado, pese al desmentido de Stanton.

La prensa se entretiene ahora mismo en especular con su posible fracaso, debido a una campaña publicitaria que ya ha costado cabezas en los pasillos de la casa del ratón, y que arroja perspectivas muy poco optimistas para una producción de estas características. ¿Por qué ha dejado caer Disney John Carter, su producción más costosa del año y que, sin ser ninguna maravilla, anda bien lejos del desastre anunciado por algunos?. Todo apunta en estos momentos a que John Carter podría convertirse en la nueva Waterworld, aquella costosa producción protagonizada por Kevin Costner que pasó a la historia por sus dificultades de producción y su presupuesto descontrolado, más que por sus resultados finales (que tampoco fueron tan desastrosos en lo económico).

Todo comenzó con un artículo de Deadline, en el que un ejecutivo de una 'major' rival comentó a la periodista y azote de los estudios Nikki Finke los desastrosos informes previos que Disney manejaba respecto a la película. Hace un mes, coincidiendo más o menos con el spot de la Superbowl de John Carter, el público al que apelaba la cinta apenas era consciente de que estaba a punto de desembarcar en los cines. El interés en la misma era nulo.

Entre otros errores de bulto, los tráilers y avances presentados durante su promoción no explicaban el argumento de la cinta, basada en relatos de Edgar Rice Burroughs, algo vital para compensar la carencia de estrellas de su reparto. Un error en el que Disney ha insistido en la campaña publicitaria de las últimas semanas. Lo cierto es que, sea como sea, la promoción de la cinta sugiere que en el estudio dieron por perdida la película hace ya tiempo.

En el fondo de toda la cuestión está el cambio de cúpula directiva en Disney, el pasado 2009. En la casa se esfuerzan por atribuir el fracaso al "anterior régimen de Dick Cook" y sacudirse la responsabilidad de lo que parece un fracaso inminente. Cook fue el veterano dirigente de la compañía que autorizó éxitos como la saga Piratas del Caribe o la exitosísima Alicia en el País de las Maravillas, y que fue despedido en 2009, coincidiendo con la incorporación de Marvel a la empresa y la llegada de una nueva era y nuevos objetivos empresariales para la compañía, convertida todavía más que antes en un conglomerado de entidades. Entonces, el mastodóntico proyecto de John Carter , autorizado por un 'dinosaurio' como Cook, ya había recibido la luz verde.

John Carter, a pesar de sus enormes faltas (que dan la impresión de provenir más del montaje que del guión) y un error de cásting lamentable, el de su protagonista Taylor Kitsch, que impide identificarse con todo lo que ocurre en pantalla, no es la película horrible que parece que todo el mundo, ante el silencio de Disney, quiere vender. Pero no tendrá demasiado tiempo para demostrarlo y recaudar los 400 millones necesarios en el mercado doméstico para que no sigan rodando cabezaS en el estudio. Dentro de apenas dos semanas llega Los juegos del hambre, otra producción dirigida al mismo público, más barata y que sí que está despertando el interés previo de los fans. El filme de Stanton lo tiene difícil.

El caso 'Men in Black 3'

Algo similar le ha ocurrido a la tercera y tardía parte de Men in Black, que como saben, fue una de las películas más exitosas de los noventa. Men in Black 3 ha tenido un rodaje caótico y repleto de problemas que han disparado su presupuesto hasta más allá de los 200 millones, y pese a que Sony no maneja -que sepamos- informes catastróficos sobre la posible recepción del filme, su ingente coste hace verdaderamente dificil que la inversión se recupere con el éxito esperado. La película, que vuelve a estar dirigida por Barry Sonnenfeld, se estrena el 25 de mayo en 3D y presenta una trama en el que J (Will Smith) viaja atrás en el tiempo para impedir el asesinato de su compañero K (interpretado por Josh Brolin y Tommy Lee Jones en las dos edades).

Ya desde el principio, Will Smith expresó sus reservas respecto al guión de Men in Black 3, descontento que se extendió a lo largo de un rodaje problemático en todas sus facetas. La película comenzó a filmarse sin guión, o con sólo su primer acto escrito, ya que el estudio deseaba empezar a rodar en Nueva York cuanto antes mejor y beneficiarse de un descuento del 30% en impuestos que estaba a punto de caducar en 2010. Tantas fueron las prisas, que se comenzó sin tener fecha de estreno prevista, como suele ser habitual en estos casos.

Para compensar la premura, Sony previó un parón en el rodaje entre diciembre de ese año y febrero de 2011, durante el cual el libreto sería completado. No fue así debido al descontento de todos, y ante los nuevos retrasos, se sustituyó al guionista Etan Cohen por el prestigioso David Koepp, que fue escribiendo el mismo según se filmaban las escenas, y que ha calificado la experiencia con Sonnenfeld, Smith y el productor Walter F. Parkes de verdaderamente infernal.

Todo ello entre nuevos retrasos, cada uno de los cuales costaba millones, probablemente los mismos que Sony se había ahorrado por empezar a rodar antes de que acabase 2010. El estudio había perdido el control de la película, en la cual nadie tenía demasiada idea de qué contar, desde antes de que comenzase a filmarse un solo plano.

En medio de todo, la omnipresencia de Will Smith -uno de los requerimientos del actor para hacer la secuela era acumular aún más protagonismo: fíjense en el tráiler de promoción-, la desidia de Tommy Lee Jones, y la sensación de ya visto que deja una secuela tardía. El alto presupuesto hará que Men in Black 3 tarde más de lo debido en dar beneficios a sus responsables.

Acceda a los 5 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular