Cine
Noticias y opinión en la red

'Los diarios del ron'

Los textos del novelista y periodista Hunter S. Thompson, creador del denominado periodismo gonzo, no deben ser particularmente fáciles de trasladar a la gran pantalla. Sólo algunos temerarios como Terry Gilliam se atrevieron a plasmar, si bien llevándolo a su territorio visual y personal, las polémicas reflexiones de un autor caracterizado por su prosa descarnada, cínica y agresiva contra el mancillado sueño americano.

Los diarios del ron supone la tercera vez que el actor Johnny Depp, un verdadero obseso de la obra de Thompson, encarna a un trasunto del periodista norteamericano, por mucho que en esta ocasión su alter ego haya recibido el nombre Jack Kemp. La primera fue en la citada cinta del ex Monty Phyton, Miedo y asco en Las Vegas, y la segunda en Gonzo, un documental sobre su figura que data de 2008. El propio Depp, a la sazón amigo personal del escritor, encontró el manuscrito tras su suicidio a mediados de la década pasada, y suya fue la iniciativa de publicarlo, así como de elaborar la película que ahora nos llega.

Estamos en los idílicos años 50, en un aún más idílico paraíso caribeño. El escritor Jack Kemp (Johnny Depp, conteniendo las maneras de su famoso Jack Sparrow... aunque no siempre) acude a una oferta laboral en un diario norteamericano en Puerto Rico, tras la prematura debacle de su carrera en su país natal. Su trabajo consistirá en escribir los horóscopos, entre otras menudencias. No obstante, la verdadera intención de Thompson -perdón, Kemp- es sumergir su angustia y sus penas en alcohol. Mientras está en ello, y no duden que pone todo su empeño, se meterá en líos con la ley portorriqueña, en un embrollo no menos ilegal relacionado con la construcción inmobiliaria, y se enamorará perdidamente de una amazona (Amber Heard), que resulta que es la pareja de un rico empresario americano (Aaron Eckhart)...

Desgraciadamente, tras las cámaras de Los diarios del ron no está Terry Gilliam sino Bruce Robinson, paradigma de artesano medio del que, eso sí, hacía demasiado tiempo que no sabíamos nada. Robinson firmó en los noventa el muy estimable thriller Jennifer 8, protagonizado por Andy Garcia y Uma Thurman, y desde entonces un servidor le había perdido completamente la pista, al menos en su faceta de director. Y digo lamentablemente porque es precisamente esa corrección suya-tanto en el papel como tras las cámaras- la que convierte el trágico heroísmo de Thompson en las humoradas de un chiflado al estilo, pongamos por caso, el propio Jack Sparrow que interpretó Depp en la saga Piratas del Caribe.

En la agenda de Robinson no está desdramatizar los hechos narrados en Los diarios del ron, pero simplemente, sus virtudes como guionista y director no se asimilan con la prosa de Thompson. Quizá por eso, Los diarios del ron tiene un poco de todo, sin llegar a convertirse en nada: algo de nostalgia por aquí, algo de cinismo por allá, el exotismo de la notable fotografía del polaco Dariusz Wolski (Marea Roja), así como un romance imposible y bastante comedia. Robinson se sirve, eso sí, en un Johnny Depp que se amolda perfectamente al personaje y que de alguna manera refleja sus fracturas, su desubicación. Pero el resultado es un filme amable y curioso, como amable y curioso es el personaje que Depp caracteriza. Asumo que el legado de Thompson era mucho más que eso.

Acceda a los 3 comentarios guardadosClick aquí