Menú

Antonio Resines ultima sus 'Memorias de un calvo'

El actor, que ha vuelto a la pequeña pantalla con iFamily, prepara sus memorias para la próxima Feria del Libro.

0
Antonio Resines, actor | Cordon Press

Vive Antonio Resines una etapa de su vida que le permite mirar hacia atrás, satisfecho de su más que notable carrera de actor. Un rostro familiar sobre todo para los telespectadores, ahora que ha vuelto a la pequeña pantalla con la serie iFamily en la noche de los martes. Y en la próxima Feria del Libro, allá para la última semana de mayo, espera presentar un volumen lleno de sus recuerdos familiares y artísticos, que llevará un doble título si no cambia de opinión: Para habernos matado. Memorias de un calvo.

Nacido en Torrelavega el 7 de agosto de 1954, Antonio Fernández Resines vino al mundo en esa ciudad cántabra porque los veranos su familia madrileña pasaba allí sus vacaciones. Luego, su vida ha transcurrido en Madrid donde tuvo una juventud algo gamberra, indeciso en sus estudios cuando los dejó en primero de carrera de Derecho. Jugaba al rugby, pero un accidente lo alejó de ese deporte. Probó a ser batería de un grupo rockero, sin suerte. Y entre sus locuras, junto a otros compañeros de Universidad, "le dio por secuestrar" cierto día un autobús municipal obligando al conductor a cambiar de ruta. Llevados a comisaría sólo se les ocurrió decir que estaban disconformes con la subida de los billetes. Les cayó una elevada multa, de la que él al menos se libró por la intervención de su padre, abogado de profesión en una empresa constructora. Lo que no consiguió es que aquel delito desapareciera de su ficha policial. Y eso le trajo consecuencias nefastas cuando cumplió el servicio militar, con visitas frecuentes a los calabozos.

Ya librado de aquel periodo, moderó su temperamento, aunque no supo dónde poner el huevo" como vulgarmente se dice, y acabó matriculándose en la Facultad de Ciencias de la Información, rama de Imagen con la idea no de formarse como actor, sino productor. Pronto con otros colegas fundaría su primera productora, Brezal, con la que sin él pretenderlo inició su carrera de actor, animado sobre todo por sus compañeros y amigos de estudios y parranda Fernando Trueba y Óscar Ladoire. Con ellos rodaría su primer largometraje en 1980, titulado precisamente Ópera prima. Punto de arranque de su filmografía pero asimismo de una corriente cinematográfica que dio en llamarse "comedia madrileña".

hqdefault.jpg

El centro de operaciones de ese grupo, al que se sumaron otros compañeros, era una cafetería situada en plena plaza madrileña de Bilbao, Yucatán, nombre con el que se identificaron en sus escarceos cinematográficos. Antonio camuflaba su primer apellido con la primera letra seguida de un punto. Pero, aun con disgusto de su padre, acabó siendo en las carteleras Antonio Resines. En aquellos inicios, se ayudaba económicamente trabajando por las tardes con la empresa constructora de los Albertos, trasladando partes laborales subido en su moto. Éste ha sido siempre su modo de transporte, pues no conduce automóviles, con diversos modelos, entre ellos una Vespa. Algún accidente le ha proporcionado ser motero, la más grave cuando se dirigía al estadio Santiago Bernabéu, pues es un forofo empedernido del equipo blanco.

Su feliz participación en Ópera prima le facilitó continuar "dando la cara" en sucesivas películas. Sin ser un galán ha ejercido en el cine como tal, si repasamos su filmografía. En comedias generalmente que le brindaban ocasiones cómicas para lucir un estilo dicharachero, con una parla atropellada la mayoría de las veces. Tartamudeando en situaciones comprometidas y comportándose como un tipo cercano, bien en el papel del despistado, el ingenuo, el desgraciado que le cuenta sus penas con infinita gracia al primero que se encuentra, o el desvalido ante una mujer.

No puede entenderse la comedia cinematográfica española de los últimos treinta años sin citar a Antonio Resines. Que en sus primeros trabajos adolecía de comprensibles deficiencias en sus gestos ante la cámara, en la vocalización. Hasta que el público, ajeno a críticas tan crueles como la de quien lo definió como "el peor actor desde la guerra civil", lo acogió como alguien familiar, un vecino, dotado de una indudable vis cómica. "Hacer de uno mismo", no es fácil. Es lo que le censuraban. Luego, eran muchos los espectadores que se decían: "¡Vamos a ver una de Resines!".

De esa primera década como actor, la de los 80, registramos entre otros títulos: La mano negra, Pares y nones, La línea del cielo, Sal gorda, Sé infiel y no mires a quién, La vida alegre y sobre todo Amanece que no es poco, película un tanto surrealista considerada de "culto", dirigida y escrita por José Luis Cuerda, de contenido coral.

hqdefault.jpg

En los años 90 es cuando ya demuestra que no repite el mismo personaje. Y que sabe también interpretar un argumento dramático. Ello lo consiguió con La buena estrella, posiblemente su mejor interpretación en la pantalla, a la que siguió Carreteras secundarias. Esa década de los 90 la cerró cinematográficamente con La niña de tus ojos y Pídele cuentas al Rey: de un personaje de comedia con final un poco "a lo Casablanca" a otro comprometido a defender los derechos de los mineros. Y Antonio Resines seguía convenciéndonos desde nuestra butaca. De todas esas películas, volvemos a citar La buena estrella porque allí tuvo que vencer su innato pudor personal para aparecer desnudo ante las cámaras. Y con el nuevo siglo, vimos a un actor en plan duro en La caja 507, que volvió a la comedia coral con El oro de Moscú de su buen colega Jesús Bonilla, y otra vez en el ambiente sórdido de Celda 211.

hqdefault.jpg

¿Qué prefiere el espectador de Antonio Resines? Posiblemente lo que le produce la diversión. Cuidado, que hacer reír no es fácil. Y él lo ha conseguido desde hace mucho tiempo con sus series de televisión, que congregaron elevadas audiencias: A las once en casa, Adán y Eva agencia matrimonial, Pepa y Pepe y sobre todo Los ladrones van a la oficina y Los Serrano.

¿Qué ha sido de él en los últimos años?

Redujo sus apariciones en cine y televisión, al menos no con el ritmo de décadas anteriores. Presidió unos meses la Academia de Cine. La reina de España se estrenó a finales del pasado año, continuación de La niña de tus ojos, envuelta en el escándalo por las improcedentes declaraciones de su director, Fernando Trueba. El caso es que fracasó en taquilla. Puede también porque no fue del gusto del respetable. Entre sus proyectos figura el de llevar a la pantalla el libro de Rafael Vera, Los misiles de Socoa, incorporando el papel del general Galindo, quien se enfrentara a ETA desde su puesto en el cuartel de Inchaurrondo.

Dejamos para el final un breve apunte sobre su vida personal, que pocos conocen. Estuvo casado con Marisol Mateo, hija de aquel Magistrado que sufrió un atentado terrorista al abrir un paquete, que le causó la amputación de ambas manos. De aquel matrimonio roto nació Ricardo. Antonio Resines ha cuidado y educado a su hijo. Cuando iba al colegio, Ricardo vendía autógrafos de su padre a sus compañeros.

Hoy, a sus treinta y tres años, es ayudante de dirección. Han coincidido en varios rodajes y forman una pareja muy familiar. Tras su divorcio no ha sido posible identificar otras parejas femeninas del actor, quien tiene su vida privada cerrada a cal y canto de los reporteros, quienes descubrieron no hace muchos años que frecuentaba el trato con una ayudante de dirección llamada Estefanía Rueda. El aludido demandó a las revistas que publicaron aquellas fotografías con su pareja obteniendo una sentencia favorable que obligó al pago de una multa a esos semanarios. Desde entonces ya no han vuelto a molestar a Antonio Resines, quien en los pocos actos sociales donde se le ve procura no dar pábulo para que no se le vincule con alguna conquista femenina. Si tiene compañera o no, es un secreto que guarda para sí. Y, como siempre, hemos de respetar su decisión. Más discreto que él en ese asunto no conocemos a nadie en el cine español.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Rocío Crusset triunfa en Internet con su último desnudo
    2. Angelina Jolie habla claro por primera vez sobre su divorcio de Brad Pitt
    3. Cargos públicos de Podemos apoyan abiertamente el golpe de Maduro
    4. James Rodríguez y Daniela Ospina se separan
    5. Zoido modifica la estructura de Policía y Guardia Civil y elimina la figura de los DAO
    0
    comentarios

    Servicios