Menú

¿Tuitear El Quijote?

La cuenta de Twitter @elquijote1605 terminará su labor el 22 de abril de 2016, cuando se cumplan 400 años de la muerte de Cervantes.

Diego Buendia
3
Una de las maravillosas láminas creadas por Doré para El Quijote.

El 23 de agosto de 2014, en el curso del tercer dí­a de una febrada horrible, me distraí­a en Twitter publicando tuits deprimentes cuando de pronto me sorprendí a mí­ mismo con este tuit nostálgico:

¡Guau! ¡Twitter en los tiempos de Ví­ctor Hugo! Me fascinan esas ucroní­as: el papa Urbano segundo publicando en su Facebook la convocatoria para la Primera Cruzada. Dostoyevsky blogeando El jugador cada noche desde Baden-Baden. Y Cervantes persiguiendo la fama en Twitter, desesperado por superar en seguidores a Lope de Vega... Enseguida, siguiendo con la broma, escribí­ los dos últimos tuits de esa hipotética edición tuitera:

Tengo ya la edad de El Quijote, pero conservo el hábito de hacer estimaciones que adquirí­ de joven, así­ que durante un rato calculé lo que se tardarí­a en tuitear El Quijote:

Esto último era una baladronada. Todavía no tení­a el troceador de textos, pero sabía cómo hacerlo. Dejé el tema ya de madrugada, pero estoy seguro de que durante el sueño estuve dándole vueltas a este último tuit:

A pesar del tono burlón, en el fondo es una tesis seria: debe haber alguna forma de acercar la gran cultura a las personas que viven en el mundo virtual. El problema es no saber cómo hacerlo.

El por qué

La razón primera es hacer algo que nadie ha hecho antes, y que en primera instancia parece un sinsentido. Visto así­, lo que me gusta es la propia naturaleza de locura quijotesca que tiene la idea.

Luego ya se van encontrando razones plausibles:

  • La efeméride próxima del 400 aniversario de la muerte de Cervantes.
  • La curiosidad por ver la respuesta de Internet ante la propuesta.
  • El desafío técnico de programarlo todo.

Me gusta pensar que cada cual encontrará la forma de dejarse acompañar por El Quijote durante este tiempo. Algunos aceptarán la lentitud de la propuesta, y saborearán las palabras encontrando bellezas que quizás les pasaron desapercibidas.

Otros se acercarán al libro para sortear su impaciencia, y al día siguiente reconocerán lo leí­do como se reconoce a un viejo amigo. Y otros más intertextualizarán, al estilo de internet, comentando palabras, buscando en Google o en la Wikipedia el sentido de algunas cosas.

Y seguro que hay maneras de usar esta propuesta que yo no llego a imaginar. En todo caso, mi obra también pertenece ahora al mundo, y es un alivio dejarla marchar y que se someta por sí­ misma al juicio de la gente.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Un artículo en 'ABC' acata la supremacía catalana y pide a España facilitar su soberanía
    2. Las mejores respuestas de Rajoy ante el Tribunal del caso Gürtel
    3. Belén Esteban sobre su guerra con Toño: "Si habéis flipado, vais a flipar tres veces más"
    4. Rajoy se declara contento y el PP respira aliviado
    5. Nicole Kidman posa marcando pezones y después se arrepiente
    0
    comentarios

    Servicios