Menú

'Las cuatro torres': una gran novela negra sobre el Madrid de Mourinho

La novela es trepidante; la narración, fluida. Además, Pérez construye y perfila muy bien a sus personajes.

0
Portada de la novela | Planeta

Leída Las cuatro torres (Planeta, 2014), la última novela del escritor y periodista Leandro Pérez. Arturo Pérez-Reverte, quien no es mal padrino, la ha calificado como una obra "negra, futbolera y sentimental. Y además bien escrita". Pidiendo perdón por mi falta de originalidad, hago mías las palabras del autor de Territorio comanche, y añado: el libro se lee en cuatro ratos, te atrapa, y su final deja con hambre.

Pérez ha creado un protagonista interesante, digno de saga literaria -independientemente de que la continúe o no-: Juan Torca, exmilitar y (¿ex?) mercenario, un tipo que rebanó gargantas, que pisó los Balcanes, que se casó, tuvo un hijo y enviudó. El Torca de la novela, que arranca en el otoño de 2011, es un cincuentón perdido que sale con una recepcionista de hotel y que corre por el Retiro. Un amigo -un "compadre"- le pide que investigue quién es el Topo que filtra información en el vestuario del Real Madrid, ese polvorín galáctico que entrenaba Mourinho.

Mientras Torca investiga al chivato y al periodista que recibe los cotilleos, descubre los intereses reales de la investigación, y entonces se suceden las traiciones, los juegos sucios, los accidentes que acaban de forma letal, las mujeres fatales, el villano más cruel -quien tarda en aparecer, pero acongoja, y quien recuerda muchísimo a Gao Ping, el líder de la mafia china detenido en el marco de la Operación Emperador.

La novela es trepidante; la narración, fluida. Pero independientemente del nivel de acción -si es que puede llamarse así la cosa- que contiene la obra, Pérez construye y perfila muy bien a sus personajes, especialmente, a su protagonista, a través de confesiones, encuentros, recuerdos y conversaciones. La relación con su hijo, sus anteriores misiones, sus remordimientos y sus antiguas amantes convierten a Juan Torca en un personaje atractivo para el lector.

Dos detalles más: 1) La contextualización. El 15-M, Método 3, el transcurso de las jornadas deportivas, el "alto el fuego" -o como se diga- que hizo ETA: Pérez recrea una trama ficticia dentro de una realidad perfectamente reconocible. Y 2) Las referencias literarias y musicales, que el autor explica en un apéndice final.

En definitiva, acudan a la llamada de Las cuatro torres: recibirán un buen chute de entretenimiento literario y de buena prosa.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El Gobierno toma el control de los Mossos y los pone bajo el mando de un coronel de la Guardia Civil
    2. El 'whatsapp' viral nacionalista: Puigdemont, detenido y TV3, cerrada
    3. La Generalidad anuncia que retiene el control de los Mossos
    4. Ridículo monumental del Gobierno en Cataluña con el "torpedero Piolín"
    5. La diva satánica que dejó sin aliento a Malú en 'La Voz'
    0
    comentarios

    Servicios