Menú

Las mil formas de aniquilar la voluntad humana

Las palabras heridas es la última novela de Jordi Serra i Fabra, publicada por Siruela.

0
Portada del libro 'Las palabras heridas', de Jordi Serra i Fabra | Editorial Siruela

Hay temas que son complicados de explicar a los niños, entre ellos está la maldad humana. A menudo me pregunto sobre el Holocausto, sobre lo importante que es mostrar el horror, pero de manera pedagógica: sin crear traumas, y sin banalizar el sufrimiento.

Cuando estaba en el colegio leí (me 'obligaron a leer') el libro de Viktor Frankl titulado El hombre en busca de sentido. En él, este psiquiatra austriaco relata -en primera persona- cómo es vivir en un campo de concentración. Él pasó por varios campos de exterminio nazis, incluidos Auschwitz y Dachau, y fruto de esa horrible experiencia escribió este libro, en el que relata cómo pese a estar prisionero y sufrir las más terribles vejaciones, nunca dejó de ser libre, ya que es el libre alberdío la última pertenencia del ser humano: esa que nadie nos podrá arrebatar.

En una línea parecida escribe Jordi Serra i Fabra, uno de los autores de literatura infantil y juvenil que más libros vende, este libro: Las palabras heridas. Está ambientado en un campo de concentración de algún país asiático, que no precisa, bajo una férrea dictadura. En mi mente se dibujó Corea del Norte, con el yugo del sátrapa Kim Jong-un, pero podría ser cualquier otra, porque los métodos empleados en sistemas totalitarios tienen características comunes.

hqdefault.jpg

Li Huan es un joven que comienza su formación militar en un país de Asia, en un campo de reclusión, donde le encomiendan la custodia de unos presos políticos. El Gran Padre, líder del único partido, ha prohibido cualquier pensamiento que cuestione la doctrina oficial. Tan solo está permitida la lectura del 'Libro único', en el que se resume la ideología del mandatario, y que funciona como manual de instrucciones del sistema.

Entre los presos allí hacinados, el soldado Huan se encuentra con un profesor: el recluso que ocupa la celda número 7. Le han alertado sobre su extrema peligrosidad, ya que es capaz de ponerte en riesgo con tan solo unas palabras. Por eso, precisamente, está allí recluido. Y por eso es de vital importancia censurar las cartas que escribe a su esposa, actividad que -en un gesto de magnanimidad del amado líder- ha permitido recientemente. La labor de censor que desempeña Li Huan es harto compleja por los dobles sentidos, las palabras llenas de significado, las composiciones poéticas... Por su exceso de celo, tacha todo cuanto ve incendiario y lo que no lo es tanto, por su inseguridad. Este preso logra sacar lo peor del recluta, que comienza a apuntar en un cuaderno todo lo que cercena en las cartas.

La represión es el modo en el que canaliza el odio: palizas, castigo, inanición... muerte. Las mil y una maneras de aniquilar la voluntad humana. Así es la maldad del hombre, que en este relato se plantea como una dualidad: el enfrentamiento entre el carcelero y el recluso.

Es un libro que invita a reflexionar sobre las palabras, la educación y la libertad. Se enmarca dentro de la colección Las tres edades, orientada precisamente a un público muy amplio: de jóvenes a adultos. Es complicado, por tanto, hablar de una edad recomendada, por el tema que aborda. Buen pretexto para tratar temas complejos pero que son imprescindibles. Un libro duro, porque no se puede maquillar el horror, tan solo contarlo de una manera ordenada.

Jordi Sierra i Fabra, Las palabras heridas, Editorial Siruela, 2017. 188 págs.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. ERC se atraganta con los "muertos" de Rovira
    2. Juliana enloquece con el avance de Cs: "arresta" a Sánchez y hace "prisionero" a Rajoy
    3. La delirante reacción del separatismo al fracaso de Barcelona con la EMA
    4. La polémica de la herencia y las fotos de Chiquito de la Calzada
    5. La patronal catalana de la carne deja de llamarse 'catalana'
    0
    comentarios

    Servicios