Deportes
Noticias y opinión en la red
VICTORIA PARA EL BASILEA (1-0)

El Bayern se estrella contra un muro llamado Sommer

El conjunto alemán realizó un gran partido, pero se encontró con un guardameta superlativo y un tanto postrero de Stocker.

Descomunal, colosal, bestial, grandioso... cualquier adjetivo se queda corto para calificar la actuación de Yann Sommer, guardameta del Basilea, que llevó a cabo una exhibición como no se ha visto en mucho tiempo para evitar que el Bayern Munich lograra un único tanto.

Ello, unido a un gol en la recta final de Stocker, tras jugada magnífica del camerunés Zoua, provocó que saltara la sorpresa en el St.Jakob y el conjunto suizo se llevara una victoria que pone contra las cuerdas al equipo alemán y, de paso, reivindica el fútbol suizo, un fútbol que ha crecido a pasos agigantados en los últimos años.

Brillantez sin goles

Los primeros 20 minutos fueron una verdadera oda al fútbol. Quien diga que sin goles no hay espectáculo, se equivoca. Basilea y Bayern saltaron al césped sin complejos, mirando exclusivamente la portería rival. Y el ritmo y el nivel de juego se tornaron sublimes.

El Bayern comenzó mandando, y dispuso de tres ocasiones de oro para adelantarse. Lo hizo perfecto Ribery en todas ellas, pero con lo que no contaba el francés era con la inspiración de un Sommer que sacó dos manos milagrosas.

Espoleados por su guardameta, el Basilea pasó al ataque, y le sucedió lo contrario: sus jugadores sí superaron a Neuer, guardameta del Bayern, pero el balón terminó estrellándose en dos ocasiones en la madera. La primera de Dragovic y la segunda de Streller.

Parecía increíble que, a la media hora de juego, el marcador continuara cero a cero. Las ocasiones se sucedían en un lado y en otro. El partido estaba siendo de los mejores encuentros que se han visto en mucho tiempo. De esos que enfadan a los entrenadores, pero enamoran a los aficionados.

Como asustados por lo que estaba pasando, los dos equipos decidieron rebajar su ritmo poco antes del descanso, con lo que se pasó por los vestuarios sin goles. Fue sólo un espejismo. La segunda mitad arrancó también de manera vibrante. No tanto como la primera, porque aquello era imposible, pero sí lo suficiente para que hubiera peligro en ambas áreas. Es lo que suele pasar cuando dos conjuntos apuestan por el fútbol de ataque, cuentan con mucha calidad en posiciones ofensivas, y sufren considerablemente en tareas defensivas.

Mediado el segundo acto el Bayern se hizo con el control del encuentro. Es mejor equipo que el Basilea, y aunque le costara terminó demostrándolo. Pero entonces volvió a aparecer el mejor Sommer. El meta suizo sacó primero un disparo lejano de Lahm y después un mano a mano ante Mario Gómez antológicos.

Y cuando parecía que los dos equipos habían entregado la toalla, que todo iba a terminar a cero, irrumpió Zoua. El camerunés acababa de entrar en el terreno de juego y llevó a cabo una jugada magistral para dejar a Stocker solo ante Neuer. El delantero del Basilea no falló, y puso el 1-0 en el marcador. Quedaban cinco minutos, y el Bayern ya no iba a reaccionar. Hubiera dado igual; por mucho que durara el partido, esta noche los alemanes nunca hubieran batido a Sommer.

Deberán hacerlo dentro de quince días si quieren estar en los cuartos de final de la Liga de Campeones. Porque el Basilea, de momento, ya ha dado un paso adelante. Y ahora se ve capacitado para eliminar a uno de los grandes candidatos al título. Ya lo hizo con el Manchester United.

Ficha técnica

Basilea, 0: Sommer; Steinhofer, Abraham, Dragovic, Park; Huggel, Xhaka, Shaqiri (Zoa, 83), Fabian Frei (Stocker, 66); Alex Frei (Cabral, 89) y Streller
Bayern, 0: Neuer; Rafinha, Boateng, Badstuber, Lahm; Tymoschuk, Alaba; Robben, Kroos (Olic, 89), Ribery (Müller, 71); y Gómez

Goles: 1-0: min 86, Stocker
Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA) amonestó a Abraham, Müller, Rafinha
Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio St.Jakob Park de Basilea

Lo más popular