Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Entrevista con Zeljko Obradovic: "La FIBA presiona a equipos y federaciones"

El entrenador más laureado de Europa atiende a Libertad Digital en una extensa charla sin cortapisas.

0
Zeljko Obradovic, durante la entrevista con LD en Zadar | LD (JMP)

Zelimir Obradovic, Zeljko para el universo baloncesto, vio por primera vez la luz en Cacak, entonces Yugoslavia, hoy Serbia, allá por 1960. Más de medio siglo más tarde, es una de las voces más autorizadas cuando se trata de hablar de canastas, o lo que las rodea, sea en despachos o gradas llenas de aficionados. Seguramente la más potente si nos circunscribimos al ámbito europeo. No en vano, su currículum impresiona a cualquiera, pues Obradovic ha sido campeón de Europa como entrenador nueve veces con cinco equipos diferentes, un registro al que nadie puede ni siquiera acercarse.

Durante la celebración del Zadar Basketball Tournament, el entrenador del Fenerbahce, vigente poseedor de la Euroliga, y máximo favorito a repetir título, se sienta tranquilamente con Libertad Digital, en una conversación en la que el serbio, que podría vivir por encima del bien y del mal y sin embargo mantiene una sensatez enorme, se muestra permanentemente a pecho descubierto.

P: En España solemos decir que el halago debilita. ¿Alguna vez se ha notado flaquear?

R: No porque tengo los pies en suelo. Intento seguir trabajando como he hecho toda la vida. Sólo eso.

¿Cómo se gestiona el éxito?

Estás contento, estás satisfecho. Lo que has hecho te sirve, todo. La experiencia puede ser buena o mala, da igual, pero tienes que seguir. Debes despertarte cada día y ver que tienes nuevos retos. Cada mañana, cuando me levanto, voy a trabajar, a mejorar en todos los aspectos de mi trabajo y en la vida. Así pienso yo.

¿Y cómo se llega a conseguir esa de sensación de que si le dijera a un jugador que se tirase por un puente, él lo haría por usted?

No sé… Creo que todo se basa en la relación entre personas, ¿Sabe? Desde el primer momento les transmito que creo en ellos, que les respeto, a todos. Si conseguimos esto, todo es muy fácil. Yo soy muy exigente como entrenador, pero ellos saben que todo lo que hago es para mejorar a cada uno de ellos y al equipo en general. Y, eso sí, cuando nos reunimos el primer día cada temporada les digo lo mismo: "tenéis mi teléfono disponible 24 horas. Cualquier problema que tengáis, estoy aquí, porque sobre todo somos personas". Eso es lo más importante. Este verano, nació la hija de James Nunnally, y le dejamos ir a verla a Estados Unidos en plena pretemporada. Creo que esto está por encima de cualquier otra cosa.

Hace un año había dudas con la nueva Euroliga, con ese formato de liga regular. Ahora empieza la segunda temporada, ¿Con qué sensación?

Los datos están ahí, nadie puede olvidarlos. Ha habido muchos más espectadores, más interés en todos los sentidos. La gente joven también se ha enganchado. Nuevos jugadores, mucho más interesante en todos los sentidos. Creo que es una liga impresionante y que todo el mundo está deseando que vuelva a empezar.

A nivel de gestión de plantilla, ¿Cómo fue la experiencia el año pasado, tal y como esperaba, o se le escapó algo?

Fue un año importante para todos nosotros. Antes, todo era previsible. El año pasado, con dos partidos de Euroliga en la misma semana por primera vez, todo fue distinto. Lo que quiero decir es que ahora sabes que apenas tienes tiempo para preparar los partidos, al menos los tres o cuatro entrenamientos que tenías antes. En lo que hacemos ahora, la pretemporada es fundamental, y creo que ahora es mucho más importante pensar en nosotros que en el rival.

¿Qué sensación le dejaron esas polémicas declaraciones Aaron Jackson tras firmar en China, en las que metía también en el saco a su ex jugador en Fenerbahce, Ekpe Udoh, sobre la dureza del baloncesto europeo para los jugadores?

Sólo hay una cosa que no entiendo, ¿Por qué no habló cuando estaba aquí?

Eso nos preguntamos muchos, ciertamente.

Es que es así. Es muy fácil. Si uno de verdad quiere decir algo, debe decirlo cuando está. Yo, al lado de mi jugador, no tuve esta sensación. Y no creo que estas palabras fueran de Ekpe Udoh. Nos teníamos mucho respeto y cada vez que tenía un problema, hablábamos y le decía "bueno, no entrenas unos días". Ahora, si alguien me dice que si soy trabajador, sí, claro. Gracias a mi trabajo he conseguido todo en la vida. Y si a algunos no les gusta, ahí está esta competición donde va a jugar este señor. Que juegue allí y se quede tranquilo él, yo estoy tranquilo. Tampoco me interesa mucho lo que ha dicho, pero como le digo, él ha estado muchos años en España y en el CSKA, ¿Por qué lo hace ahora? ¿Qué hubiera pasado si el CSKA le hubiera ofrecido otro gran contrato? ¿Habría hablado así? Es así.

De cara a esta temporada, sorprende que ha habido cambios importantes en los mejores equipos de Euroliga, algo que no pasó el año pasado. A su Fenerbahce se le fueron Bogdanovic y Udoh, al CSKA, Teodosic, y al Real Madrid, Llull hasta febrero y una pieza clave como Nocioni, ¿Hacia dónde vamos?

Bueno, si no están unos estarán otros, y tendrán su oportunidad. Todo en la vida es así. Todo. Unos acaban, otros se van a otro sitio. ¿Qué nos queda? Trabajar y dar oportunidad a otros jugadores, gente nueva y joven. No tengo ninguna duda de que la Euroliga va a ser otra vez una gran competición, mucho más interesante, y que todo el mundo va a disfrutar.

obradovic-021113.jpg
Zeljko Obradovic, `Mister Euroliga´

Obradovic, tantas veces enrojecido en los banquillos durante los partidos, coge color con el asunto de Aaron Jackson. Se nota que no le sentó bien. Sin embargo, no duda de un libreto que le ha servido para ser unánimemente reconocido por la crítica internacional, y lo que él considerará más importante, por sus compañeros de profesión, como el mejor entrenador del momento, acaso de las dos últimas décadas. La conversación avanza, y el de Cacak sigue dando pinceladas de un anecdotario interminable.

Perdiendo de golpe al mejor alero de Europa, Bogdanovic, y seguramente al mejor pívot, Udoh, ¿Su sensación es que tiene mejor, o peor equipo que el año pasado?

Mi sensación es que va a ser una temporada muy dura. En el primer partido amistoso en Zadar, ante Brose, perdimos con dos prórrogas. ¿Cómo fue el partido? Durísimo. Imaginémonos cómo va a ser entonces cuando sirva de verdad. Así que estoy contento con mi plantilla, con lo que hemos hecho hasta ahora. He tenido problemas con jugadores que han llegado tarde por estar con sus selecciones, pero esto da igual. Hay que trabajar. Hemos planeado la pretemporada con muchos partidos, jugando seis partidos en seis días. Es difícil planificar bien. Hablamos, vemos vídeos, hay mucha información. Todo esto ayuda al entrenador a ver qué jugadores son capaces de entender todo rápido. No vamos a hablar de los que no están, sino de los que están y van a ser importantes.

Hablemos pues de los que están. No sé si Jason Thompson será de los que entienden las cosas, pero su actitud en lo que le he visto me ha sorprendido mucho. Y eso no es siempre fácil en estadounidenses con cierto caché recién llegados a Europa.

Estoy muy de acuerdo. En una reunión en pretemporada, delante de todo el equipo, le pregunté cuántos años había jugando en la NBA. Me contestó que siete, y le dije que quería felicitarle por su actitud. Delante de todos. Me ha encantado ver cómo trabaja. Ha hecho cosas buenas y malas, pero la actitud es impresionante. Ojalá que siga así. Para mí, con eso sería suficiente. Es algo muy importante, que alguien con tantos años en la NBA llegue con ganas y deseo por jugar, por demostrar su calidad.

El otro gran nombre es Wanamaker, al que muchos tildan ya como el mejor base de Europa, ¿Qué tal le ve?

Es un tío muy inteligente. Como dice, todo el mundo piensa que es un buen jugador, pero la adaptación a un nuevo entrenador, a otro equipo, a sus sistemas, no es fácil. Pero él lo está haciendo bien. Será mucho más importante a final de temporada, cuando todo se decida. Pero para eso le hemos fichado.

¿Entiendo que eso supone que el rol de Bobby Dixon pueda cambiar?

No, no lo creo. Mire, sé que todo el mundo ha hablado de nuestra temporada pensando en los últimos dos meses y medio, cuando hemos tenido la suerte de estar todos bien, sin lesiones. Empezamos a trabajar todos juntos antes de la serie con Panathinaikos, hasta entonces no. Desde ese momento, el equipo jugó muy bien, ganamos todos los títulos. Pero yo no me olvido de lo que pasó antes de eso. En mi plantilla había realmente ocho jugadores que usaba mucho. Si uno no estaba, tenía problemas, si faltaban dos, eran grandes los problemas. Entonces, yo creo que con la plantilla de este año por lo menos tendremos más rotaciones. Ya hemos visto lo dura que es la Euroliga y la liga turca. Necesitábamos esto.

¿En Guduric se busca un proyecto de Bogdanovic?

No. En Guduric se busca a Guduric. Un jugador con talento. Como todos los jóvenes, necesita trabajar mucho. Esta es una vieja historia: no conozco ningún gran jugador que haya trabajado sólo con el equipo. Es clave el trabajo individual. Él tiene que entenderlo. Y para esto siempre hay tiempo, antes o después del entrenamiento. Le voy a dar un ejemplo: Bogdan Bogdanovic estoy seguro que va a triunfar en la NBA. Cuando se fue, le deseé todo lo mejor, es un tío que se dedica a tope a trabajar, le encanta el baloncesto. Siempre venía antes del entrenamiento, se quedaba después, y siempre le pedía a algún amigo del equipo jugar uno contra y uno. Y luego a tirar otra vez. Y luego otra vez uno contra uno. Esto es clave. Para Guduric o para el que sea. Él entiende dónde está, para qué ha venido, por qué le hemos fichado. Así que todo está sus manos. De mi parte, va a tener toda la ayuda.

Zeljko-obradovic-zadar2.jpg
Obradovic, pensativo durante la entrevista con LD.

Le cuesta pensar en ello, pero al coleccionista de cetros continentales le ilusiona especialmente la de este año. En su casa, en Belgrado, podría lograr la décima. La crítica apunta a ello, y el, curtido en mil batallas, elude la responsabilidad. El camino hasta ello es largo, y estará lleno de piedras, impedimentos, dificultades... Y ventanas. Obradovic acelera como nunca. Se enerva. Se explaya, desesperado por la gestión del deporte al que ama. No le falta razón.

Viene de ganar la Euroliga en Estambul con Fenerbahce. Pero ganarla en Belgrado llamándose Obradovic, ¿Sería especial?

Sí, bueno. Todos hablan así ya. Pero estamos muy lejos de esto, de verdad. Claro que para mí sería especial si mi equipo puede lograr otra vez el título, sobre todo en Belgrado, en mi tierra. Si es así, estupendo, pero hay que estar centrados en el día a día, preparándonos para todo. Sabemos que todo el mundo quiere estar al menos en el Top8. Y también tenemos una desventaja, que es que al ser los campeones todo el mundo va a jugar contra nosotros con muchas ganas, con una motivación extraordinaria. Esto es lo primero que transmití a los jugadores este año: sin este nivel de motivación del resto, tendremos problemas.

Hablemos de las ventanas.

Tengo claro el tema. Los clubes de Euroliga decidieron que el calendario debe ser así. Perfecto. La Euroliga nunca ha presionado ningún equipo a jugar la Euroliga, o la Eurocup, u otra competición. Siempre ha dicho que hay libertad, y que los equipos elijan. Sin embargo, la FIBA presiona a los equipos y federaciones: si vas a jugar tal competición, te multamos. El año pasado amenazaron a selecciones con dejarlas fuera de los Juegos Olímpicos si sus equipos jugaban la Eurocup. Países como Serbia, o Italia. Ellos, que han decidido que los sesenta mejores árbitros de Europa no piten el Eurobasket. Todo el mundo ha hablado de un gran torneo, pese a las bajas, y estoy de acuerdo. Pero hemos visto vídeos que hablan del arbitraje, y nadie dirá que el árbitro haya hecho eso porque tenga algo contra un equipo o un jugador, pero sí podrá decir que había muchos errores. ¿Por qué los mejores sesenta árbitros no pudieron pitar el Eurobasket? Otro castigo. ¿Por qué este castigo, de dónde viene? De la FIBA, si somos honestos hay que decirlo. Hablemos ahora del calendario, de que los jugadores de la NBA no pueden venir con las selecciones. Entonces, ¿Por qué los otros sí tienen que jugar, los de Euroliga? Pierdes ochenta jugadores europeos, ¿Es esta la calidad de competición que quiere? ¿Quién va a jugar estas ventanas? Más cosas: un jugador cuando ficha por un equipo tiene obligaciones, y la primera es estar dispuesto a entrenar y jugar con ese equipo. ¿Qué pasa si un jugador decide irse con la selección? ¡Que tiene derecho! ¿Cómo va a reaccionar su club? Él ha firmado por ese equipo sin que nadie le ponga una pistola obligándole. ¿Qué va a ocurrir si se lesiona y no juega, como ha pasado con Llull? (En este momento, Obradovic toca la mesa de madera). ¿Quién va a pagar el contrato de este jugador? Son muchas cosas, muchísimas. Pau Gasol ha jugado ocho Eurobasket. Cada dos años. Ahora la FIBA decide que sea cada cuatro años, y un jugador joven tendrá que esperar ese tiempo para jugar otra vez el campeonato de Europa, ¿Es esto bueno para el baloncesto? Un jugador FIBA que llegue con 16 años, ¿Cuántos Eurobasket podrá jugar como máximo? ¿Cinco, jugando veinte años? Eso sólo lo ha hecho Navarro, pero la vida media de un jugador de alto nivel no pasa de diez o doce años. Podrá jugar dos o tres Eurobasket a lo sumo, ¿Es esto bueno para el baloncesto? Son muchas preguntas, y no le veo solución. Será interesante, espero que seamos todos mucho más listos en noviembre cuando todo esto empiece.

Parece que los jugadores están de acuerdo. Ustedes los entrenadores, también. Incluso los clubes. ¿Puede llegar a plantarse el mundo del baloncesto ante la FIBA?

No lo sé. Le cuento una cosa que todos en el mundillo hablamos. Jugadores y entrenadores. El año pasado, durante la final en Turquía, contra el Besiktas, me preguntó Ekpe Udoh, que no tenía nada que ver con todo esto, delante de todo el equipo. "Coach, ¿Qué opinión tienes sobre las ventanas?" Y le dije: "mira, no es importante mi opinión. La importante es la vuestra. Vosotros no tenéis asociación de jugadores en la que hablar de vuestros derechos y deseos. El baloncesto no se puede jugar sin vosotros". Es así, yo creo que tenemos que escucharles a ellos. Yo, como entrenador, cuando llegue el momento, no le voy a decir a ningún jugador que juegue o no. Será su decisión. Sabrán mi opinión, pero sólo mi opinión. Ellos decidirán. Por otro lado, esta propuesta de la Euroliga, en la que los jugadores descansan al menos un mes, me parece estupenda. Y claro, algunos acabarían antes y tendrían más tiempo todavía. Así que no me gusta nada que estemos en esta situación, y espero que por el bien del baloncesto todo acabe de una vez.

Zeljko-obradovic-zadar4.jpg
Un momento de la entrevista de Obradovic con LD.

Llega a la recta final. Obradovic, por primera vez en los últimos veinticinco minutos, torea con las palabras como un buen maestro sobre el albero cuando se le pregunta por los equipos que él no controla. Sin embargo, no le duelen prendas en elogiar sin reparos a un protagonista que ya nunca más lo será sobre la cancha, y casi sin preguntárselo, a otro que amenaza con superar todo lo conocido hasta la fecha. Zeljko, viejo zorro, respeta enormente a sus colegas. Quizá por eso sea el ejemplo a seguir para todos.

El curso pasado, si un equipo grande de Europa dependía de un jugador, era el Real Madrid de Sergio Llull, ¿Qué espera de ellos?

El Madrid es siempre el Madrid. Buscarán soluciones, estoy seguro, conozco bien a Pablo (Laso). Hablé con Llull cuando se lesionó, le llamé. Lo siento por él, es una persona fantástica. Espero que vuelva rápido. Pero el Madrid tiene calidad. Campazzo es muy buen jugador. Y sobre todo Luka (Doncic). Hablar de él otra vez… Sabemos todos suficiente sobre cómo es. Claro que Llull es importante, pero tienen muchas soluciones.

¿Puede Doncic coger ese rol de Llull?

No tengo ninguna duda sobre eso. Es un gran jugador ya.

¿Le sorprendió ver a Nocioni no convocado en la semifinal de la Final 4?

(Se detiene un instante, y esboza media sonrisa)¿Usted me quiere liar, no?. No es una pregunta para mí. Yo respeto a todo el mundo. Las decisiones de los entrenadores a veces son raras, pero el señor Pablo Laso es la única persona que ha decidido y tiene derecho a decidir sobre estas cosas. Yo puedo hablar de Nocioni, de su trayectoria. Le cuento algo: le vi en el ascensor después de la final, estaban él y Llull. Y le dije, "oye, macho, ¿Por qué vas a dejar de jugar?" De verdad, creo que podía seguir. Con ese carácter que tiene. De verdad siento que no siguiera jugando. Pero es su decisión y hay que respetarla. Igual que Diamantidis, ¿Por qué lo dejó? Porque tiene derecho a decidir sobre sí mismo.

¿Qué le parece la revolución del Barcelona?

Hay nuevos jugadores, nuevo entrenador. Seguro que van a jugar con mucha hambre, mucha motivación. Sobre todo por lo ocurrido el año pasado. Como el Madrid, el Barça es mucho Barça. Es verdad que tuvieron muchos problemas el año pasado. Será interesante verles.

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Jordi Cuixart: "El objetivo era protestar, no impedir los registros"
    2. Crece el temor a un "enfrentamiento civil" y ya se habla del Ejército
    3. Federico Jiménez Losantos: 'Del Camino de Santiago a la cuesta de Rajoy'
    4. Vídeo: La espectacular presentación de los 'lobos' de la NBA
    5. El Rey vuelve a sacar de quicio a Podemos con su discurso en los Princesa de Asturias
    0
    comentarios

    Servicios