Fútbol
Noticias y opinión en la red
"Nos han cortado los cables"

Suspendido el Rayo-Real Madrid por un sabotaje

Los operarios del club trataron de solucionar sin resultado la avería eléctrica que dejó el estadio sin luz.

Libertad Digital

El encuentro que tenía que disputarse en esta noche de domingo entre el Rayo Vallecano y el Real Madrid ha sido finalmente suspendido, después de una hora de incertidumbre, debido a un sabotaje contra el sistema de iluminación del estadio de Vallecas y por el cual el estadio se quedó sin luz para poder afrontar un partido de fútbol.

Cristina Cifuentes, delegada del gobierno, ha explicado que "los dos equipos querían jugar" y que se ha intentado hacer todo lo posible para el partido se disputara. "Ahora intervendrá un notario para levantar acta de todo lo sucedido", agregó Cifuentes, que se refirió al incidente como "un claro ataque de sabotaje".

"Los cables de electricidad de uno de los laterales del estadio han sido cortados y los cables no se cortan solos. No sospecho de nadie, pero esto ha sido un sabotaje", ha declarado Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano. Luis Yáñez, director general del Rayo, añadió que "el corte de cables es un sabotaje claro porque se ha tenido que hacer desde una de las cubiertas del estadio".

Además, al quedarse sin electricidad el estadio, los aficionados no pudieron entrar en el mismo, quedándose a las puertas durante más de una hora. Por fortuna, no se ha tenido que lamentar ningún incidente.

Finalmente, a las diez en punto, el colegiado del encuentro Fernández Borbalán declaró la suspensión oficial del encuentro. Los jugadores de ambos conjuntos aprovecharon para estirar y realizar algo de ejercicio. La Liga de Fútbol Profesional ha confirmado que se jugará este lunes a las 19:45.

Hay que recordar que a lo largo de la semana hubo una agria polémica en torno al club debido a que se había declarado este domingo como día del club o, lo que es lo mismo, el día en el que todos, socios incluidos, pagaban entrada. Y el precio de las mismas era elevadísimo. Incluso algún futbolista se había quejado de ello.