Menú

Liga

El Real Madrid asalta Balaídos y acaricia el título de Liga (1-4)

Doblete de Ronaldo y exhibición de Isco ante un Celta que acabó con diez por la expulsión de Aspas. Los blancos serán campeones si puntúan en Málaga.

0

Francisco Román Alarcón Suárez y Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro. El mago y el destructor. El primero inventa, el segundo ejecuta. Uno sin el otro son peligrosos, pero juntos forman una combinación letal. Entre los dos sentenciaron a un Celta de Vigo que parecía jugarse la Europa League, la Champions, el descenso o una prima de 75 millones de euros. Jugando así o con la mitad de esta intensidad, el Manchester United de Mourinho estaría eliminado. Honores al Celta por su partido, pero más honores aún para el Real Madrid, cuyos detractores tienen material, con la injusta expulsión de Iago Aspas, para intentar desprestigiar una victoria que vale, literalmente, media Liga. Al Madrid le restaban seis puntos por ganar. Ya tiene tres más en la buchaca y con uno ante el Málaga el domingo, campeón.

En un partido disputado, con ocasiones para ambos bandos, el Madrid volvió a imponerse porque supo aprovechar sus momentos. Como ante el Sevilla, Valencia o Sporting de Gijón. El equipo de Zidane está sufriendo en muchos partidos. Como una cerveza tras un intenso día de calor. Que bien les sabrá la Liga si al final acaban imponiéndose.

Celta y Real Madrid salieron con planes distintos. Los locales, a presionar arriba. Los que se disputan la Liga, atrás, en su campo, esperando que el tiempo les pusiera en su lugar. O lo que es lo mismo, esperar a que su calidad rompiera el partido. Así fue. Lo hizo el hombre que lleva 13 goles en seis partidos. Cinco al Bayern de Múnich, tres al Atlético de Madrid, dobletes ante Sevilla y Celta de Vigo y otro más ante el Valencia. Todo en el mes de mayo. Cristiano nunca había llegado tan bien a final de temporada. Bien Zidane, bien por él, bien por el Real Madrid. No es sólo el gol, es que ha recuperado cierta velocidad. Ante el Celta, otra vez, se le vio algo más rápido, más potente. Llevaba 10 minutos el partido y Cristiano no había tocado la pelota. Es el delantero centro y ya no tiene porque participar tanto. Bien por él, bien por el Real Madrid. Jugada por la izquierda, Isco pierde la pelota que le cae a los pies de Ronaldo. Peligro. Control, orienta el esférico y disparo con la zurda. Fuerte, seco y pegado al poste. Imparable. 0-1. Marcando las diferencias. El portugués lo celebró con rabia, junto al banquillo. Era un gol clave.

Sin embargo, después del gol, el Celta fue creciendo progresivamente. Su estirón se basó en Iago Aspas. El delantero estuvo especialmente activo. Y si él es protagonista, pueden pasar cosas. Así el equipo gallego pudo empatar en varias ocasiones. Sisto, siendo egoísta al no pasar al Tucu que estaba sólo. Wass en un disparo duro de falta. Varane salvando un ataque con un corte providencial sobre Guidetti y un par de disparos de Aspas que se marcharon fuera. El Madrid, muy agazapado, no encontraba una salida limpia desde atrás. Kroos fue el único que supo leer como tenía que salir de la primera presión del Celta. Pese a ello, el Madrid tuvo dos ocasiones muy claras para aumentar la distancia. Un centro de la muerte de Ronaldo a Benzema que evita Roncaglia en boca de gol y un disparo de Benzema muy centrado ante Sergio al borde del descanso.

El segundo tanto llegaría tras volver de vestuarios con una jugada al alcance de muy pocos futbolistas. Una acción individual de Isco. Conducción en la que aguanta dos empujones, regatea y asiste en el momento exacto a Ronaldo. El portugués definió perfectamente con el interior de la pierna izquierda. Isco, no siendo titular indiscutible, es el centrocampista que ha participado en más goles en la Liga. Diez goles y ocho asistencias. Es complicado pensar que no vaya a ser titular en Cardiff. Por su calidad, por el momento que vive y porque Ronaldo, siendo delantero con Benzema, es casi incompatible con la BBC. Cristiano tiene más espacio para moverse y el equipo está más arropado con cuatro centrocampistas. El Madrid haría bien en potenciar a Ronaldo, que marca las diferencias. Con este sistema, no marcó otro hat-trick de milagro. Minutos más tarde fallaría un gol cantado sin portero que batir.

Tras el 0-2, llegó la polémica y posteriormente, minutos de excesiva intensidad por parte del Celta. Todo se agitó aun más con la expulsión de Iago Aspas. El delantero vio tarjeta amarilla por protestar una mano de Varane que era, fuera del área, y que no señaló Martínez Munuera. La segunda amarilla sería aun más rigurosa. Vamos, que no era. Aspas cae en el área ante la llegada por detrás de Ramos. El colegiado interpreta que se tira y le expulsa. Podría ser penalti o no pero lo que está claro es que no era un piscinazo. Iago se marchó a vestuarios y con él, se agitaron los diez jugadores de azul que se quedaban en el césped. Desde entonces, fueron al límite en todas las jugadas, importándoles poco si hacían falta, incluso cuando el partido ya estaba sentenciado.

Hasta a Ramos se le vio enfadado por ello. "Ahora sí corréis", les criticó. Pese al resultado, 0-2, y con Aspas expulsado, el Celta tuvo un momento de arrebato. En el minuto 68, Guidetti marcó tras un error de Isco en el control. El sueco batió a Navas con la suerte de que su disparo fue desviado por Ramos. ¿Había partido? Pues sí, pero duró segundos. En la siguiente jugada marcaría Benzema tras la asistencia de Marcelo y una buena jugada individual de Cristiano Ronaldo.

Desde el minuto de Benzema hasta el final, hubo tantas ocasiones del Real Madrid para golear como faltas del Celta que no venían a cuenta. En el 87', Kroos anotaría el 1-4 definitivo. Ya era un partido de patio de colegio. Atacaban cinco jugadores y defendían dos. Las ganas del Celta de fastidiar la Liga. El alemán definió como un delantero. Amago con la zurda y disparo con la derecha casi en el área pequeña.

El partido cumplió con lo esperado. Un Celta hiper motivado hizo sufrir al Real Madrid pero les fue insuficiente. El equipo de Zidane está en estado de gracia. Por unas o por otras, parecen imposibles de ganar. Quizá porque llevan ya 63 partidos seguidos marcando. Si llegan a 65 habrá muchas más opciones de lograr un doblete histórico.

Ficha técnica

Celta de Vigo, 1: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Wass, Hernández, Jozabed (Marcelo Díaz, m.74); Iago Aspas, Pione Sisto (Pape Cheikh, m.84) y Guidetti (Beauvue, min.84)
RealMadrid, 4: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Kovacic, min.73), Kroos, Modric; Isco (Lucas Vázquez, m.84); Cristiano Ronaldo (Asensio, m.84) y Benzema

Goles: 0-1, m.10: Cristiano Ronaldo; 0-2, m.47: Cristiano Ronaldo; 1-2, m.69: Guidetti; 1-3, m.70: Benzema; 1-4, m.87: Kroos
Árbitro: Martínez Munuera (Comité valenciano). Expulsó a Iago Aspas por doble amonestación (ms.38 y 62) y al segundo entrenador del Celta, Ernesto Marcucci (m.64). Además, mostró tarjeta amarilla a Jonny (m.63), Guidetti (m.65), Hugo Mallo (m.72) y Hernández (m.85), del Celta de Vigo; y a Casemiro (m.28) y Sergio Ramos (m.85), del RealMadrid.
Incidencias: Partido aplazado correspondiente a la vigésimo primera jornada de LaLiga Santander 2016/17 disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 23.000 espectadores

Recomendado

Lo más popular

  1. Cristina Pedroche, más allá de un vestido de fiesta
  2. Lo que esconden las firmas de Leonor y Sofía en la felicitación navideña
  3. Federico Jiménez Losantos: 'La ruina de Cataluña y la ruina de España'
  4. Carmena paraliza la construcción de 100.000 nuevos pisos para la clase media
  5. Cs se sitúa a una décima de ERC según la última encuesta andorrana
0
comentarios

Servicios