Menú

Armstrong: "Me dopé, es imposible ganar siete Tours sin hacerlo"

"Lo peor de todo es que pensaba que no estaba haciendo trampas", confiesa el exciclista durante la entrevista con Oprah Winfrey.

Libertad Digital
17

El exciclista estadounidense Lance Armstrong ha reconocido haberse dopado durante gran parte de su carrera deportiva, añadiendo que "no" es humanamente posible ganar el Tour de Francia sin hacerlo. Durante la entrevista con la presentadora Oprah Winfrey en Austin (Texas), que fue grabada el pasado lunes aunque ha sido emitida en la madrugada del jueves al viernes en España, Armstrong reconoce que "lo peor de todo" era que pensaba que "no estaba haciendo trampas", que no tenía ventaja sobre sus rivales y que la del US Postal no era la red de dopaje más sofisticada, sino "la más profesional e inteligente".

El texano confesaba sus prácticas dopantes, al tiempo que amenazaba con tirar de la manta al afirmar que está dispuesto a "ayudar en todo" porque "ama" el deporte del ciclismo, aunque no dio demasiados nombres en esta primera parte de la entrevista con Oprah. Entre las acusaciones que negó, sí trató de dejar claro que su donación a la Unión Ciclista Internacional (UCI) nunca fue para "ocultar nada" y que "nunca" dio positivo en toda su carrera. Recalcaba Armstrong en este sentido que la cultura antidopaje había cambiado cuando regresó a la competición en 1998, tras superar un cáncer testicular con metástasis hasta el cerebro.

Éstas son las principales conclusiones de la primera parte de la entrevista de Oprah a Armstrong. La segunda parte se emitirá en la madrugada del viernes al sábado, a partir las 3:00 (hora peninsular española), también por Discovery Max.

"Una gran mentira"

De momento, Armstrong ya ha confesado que tomó EPO, testosterona, la hormona del crecimiento y se hizo transfusiones de sangre, además de reconocer que iba dopado durante sus siete victorias en el Tour de Francia, que ganó de manera consecutiva entre 1999 y 2005. "En mi opinión no es humanamente posible ganarlo sin estar dopado", confesaba un Armstrong al que se pudo ver tranquilo en todo momento de la entrevista.

Reconocía el texano que empezó a doparse "a mediados de los 90" y apuntaba que siempre lo negó todo porque creía que "era demasiado tarde para la mayoría de la gente". "Lo veo como una gran mentira que repetí muchas veces. La historia fue perfecta durante mucho tiempo, pero detrás de esa imagen e historia había tirón y me perdí en eso", decía.

También asegura el texano que no inventó la "cultura" del dopaje y que el ciclismo estaba "pagando" por ella. "No tuve más acceso que los otros", indicaba, negando que la red del US Postal fuera la más sofisticada de la historia, a diferencia de lo que apuntó la USADA en su demoledor informe, dado a conocer el pasado mes de octubre. "No lo era. Era profesional, sin duda, claramente inteligente, pero era muy conservadora, con grandes riesgos", decía.

Armstrong no quiso acusar "a nadie más". "Tomaba mis decisiones, por tanto el error es mío. No es verdad la idea de que alguien fuera forzado (a doparse), no voy a llamar a nadie mentiroso", aseguraba el texano, reconociendo que tanto él como sus compañeros tomaban "sustancias increíblemente beneficiosas en deportes tan intensos como el ciclismo". "Mi cóctel era únicamente transfusiones, EPO y testosterona".

La última vez que se dopó, en 2005

El estadounidense asegura que nunca tuvo "miedo" a que le descubrieran. "No venían a tu casa, sino que te hacían las pruebas durante la carrera. En teoría se podía, pero no se hacía, y durante las carreras estás limpio. Han cambiado dos cosas: las pruebas fuera de competición y el pasaporte biológico. Realmente funcionó", declara Armstrong. En ese sentido, se muestra triste porque el informe de la USADA dijera que se dopó cuando abandonó su carrera. "Rotundamente no, la última vez que lo hice fue en el año 2005", confiesa.

Sobre su papel a la hora de tomar las decisiones, deja claro que era "el líder del equipo", pero que había "mánagers, directores deportivos...". "No despediría a nadie por decir que no se iba a dopar, pero el líder siempre predica con el ejemplo, así que era un problema. Éramos mayores e hicimos nuestras elecciones", decía.

Vande Velde y el doctor Ferrari

Ahí salió el nombre de Christian Vande Velde, que acusó al texano de amenazar con represalias o despidos a quienes no siguieran las directrices de dopaje. Armstrong niega la mayor pese a los testimonios que contradicen su declaración. "Sé que no soy la persona más creíble del mundo, pero no es cierto", empezaba diciendo para reconocer más adelante que "sí es verdad que les intimidaba".
 
"Trataba de controlarlo todo y si alguien decía algo que no me gustaba, lo intentaba controlar. He sido así toda mi vida. Crecí como un luchador, siempre lo fui. Ya antes del cáncer era un competidor, pero no duro, y luego quería ganar a toda costa. Con el cáncer me dije que haría cualquier cosa por sobrevivir y esa actitud la llevé al ciclismo. Sólo intentaba perpetuar la historia y también esconder la verdad. Ésa fue la segunda vez en mi vida que no pude controlar los resultados", detallaba.
 

El segundo nombre en salir fue el del polémico doctor Michele Ferrari. "Es complicado hablar sin nombrar, pero hay personas buenas en esta historia que no son monstruos", relataba el estadounidense sobre Ferrari. "Lo veía como a una buena persona, y lo sigo viendo así. No era el cerebro de la trama. Desde el punto de vista público fue un error asociarme a Ferrari, pero hubo más imprudencias", afirma Armstrong, que se ha autodescrito como un "filántropo y capullo" durante su etapa de éxito y fama.

Reconoce también el texano su "ansia de ganar a cualquier precio". "Funcionó bien en la bici, durante el cáncer, pero el nivel que alcanzó es un defecto", decía el corredor para insistir en que "no creía que estuviera haciendo trampas". "Fui al diccionario a ver el significado de 'trampa' y vi que era 'obtener ventaja de una forma no legal sobre alguien'. No sentía que lo hiciera. No entendía la magnitud de lo que sucedió. Ahora lo entiendo porque veo el enfado de la gente. Entiendo que muchos se sientan traicionados, esa gente me apoyó y creyeron en lo que decía", recalca.

La polémica donación a la UCI

De todos modos, Lance Armstrong recuerda que "nunca" dio positivo en los "cientos de controles" que pasó. "Y los pasé porque no había nada en mi sistema", destacaba el texano, quien también ha intentado dejar claro no hubo "pagos" a un laboratorio para ocultar un positivo en la Vuelta a Suiza. 

Sobre la polémica donación económica que hizo en su momento a la UCI, desmiente que fuera para encubrirle: "No soy un admirador de la UCI pero eso es rotundamente falso".

Sin embargo, el exciclista estadounidense admite que hay personas a las que ofendió gravemente y con las que quiere hablar para pedirles perdón personalmente. Una de ellas es Emma O'Rilley (masajista del equipo US Postal) a la que reconoció que había llamado "zorra" cuando dio a conocer la historia de la cortisona que se inyectaba en 1999 y que fue cierta. "Quiero hablar con ella para disculparme. La historia de la cortisona en 1999 es cierta", señalaba Armstrong. "Fue un modo de ataque, trataba de proteger al equipo porque Floyd Landis me avisó que había confesado, que había grabado todo y que lo iba a dar a conocer. Le dije que hiciera lo que tuviera que hacer y me dejara en paz", relataba ante Oprah Winfrey.

Armstrong terminaba esta primera parte de la entrevista reconociendo que pensaba que esta historia del dopaje se mantendría por mucho tiempo, aunque luego empezaron a salir todos los trapos sucios con el inicio de la investigación federal. "Ese fue el punto de partida del descubrimiento de la verdad y luego el que mi gran amigo y compañero George Hincapie fuese llamado a declarar", subrayaba Armstrong. "Cuando lo llamaron supe que mi destino había quedado marcado para siempre".

Armstrong dice que Hincapie lo acompañó en todos los años de su carrera profesional, sabía la verdadera historia y que cuando habló todo se acabó. "Sigue siendo mi gran amigo, hablamos una vez por semana, no culpo a George (Hincapie) de todo", concluyó.

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Dani Rovira asegura sentir "vergüenza" de ser español
    2. Imanol Arias, en la quiebra: "Lo he vendido todo"
    3. Los separatistas usarán viejos inválidos y niños de pecho como escudos humanos
    4. Joan Tardà: una opulenta nómina y una jubilación 'de oro'
    5. Junqueras amenaza a los bancos y les insta a incumplir la instrucción de Hacienda
    0
    comentarios

    Servicios