Libertad Digital: Noticias y opinión en la Red

Libre Mercado

Jueves 1 de Marzo - 22:51:55
404 Not Found

Not Found

The requested URL /fragmentos/tira-seccion.php was not found on this server.

LA LUCHA POR LA HEGEMONÍA CON EEUU

China reta al dólar como divisa de referencia mundial

El Gobierno chino da el paso más importante para hacer del yuan una divisa de reserva internacional. Es una decisión con importantes repercusiones.

HUGO BALDASANO 2011-03-08

El banco central chino, el PBoC, publicó hace apenas una semana un documento anunciando que facilitará el uso del yuan para importaciones y exportaciones con el extranjero durante este año de 2011. Para ello "responderá a la demanda extranjera por yuanes para ser usada como moneda internacional" y dará más facilidades para que los yuanes puedan volver a China. Los estrictos controles de capital del gobierno chino eran hasta ahora uno de los impedimentos principales para el uso generalizado del yuan en el comercio internacional.

Además, la medida también facilitará la conversión de la economía china de un sistema basado en las exportaciones a un sistema con más consumo interno y una creciente clase media.

Ahora mismo el dólar es la principal moneda de reserva internacional, con el euro, la libra esterlina y el yen jugando un rol secundario. Pero el yuan tiene posibilidades reales de convertirse en un importante jugador, incluso amenazando la supremacía del dólar, debido a la importancia que la economía china ha adquirido en el comercio internacional. China es el primer socio comercial de la mayoría de los países de la zona asiática, incluidos Australia y Japón.

El último paso de un largo camino

El anuncio forma parte de una serie de movimientos para la internacionalización de su moneda. Aunque es el paso más claro y decisivo, no es ni mucho menos el primero.

Una de las primeras señales se produjo a finales de 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis, cuando el Gobierno chino anunció un programa piloto para empezar a comerciar en yuanes con regiones vecinas, como Hong Kong o Macao, y miembros del ASEAN, como Indonesia, Malasia o Filipinas. Aunque el movimiento era muy cauteloso y representaba un pequeño porcentaje del comercio chino, ya era anunciado como una prueba para la futura adopción del yuan como moneda internacional.

Las criticas desde los diarios oficiales del país hacia el dominio monetario estadounidense y sus políticas se hicieron más ostensibles. Estos medios se saltaron el típico estilo chino, prudente y diplomático, y llegaron a acusar a USA de robar al mundo a través de la devaluación del dólar. El gigante asiático también se opuso a los programas de Quantitive Easing desde el principio. Recordemos que China es el segundo mayor poseedor de deuda estadounidense, tras la Reserva Federal.

Además, el banco central chino anunció su intención de aumentar las reservas de oro, lo que fue interpretado en su momento como un claro signo de desconfianza hacia el dólar y una forma de garantizar la confianza internacional en el yuan. Desde entonces, las compras han continuado y sus reservas de oro no han dejado de crecer.

En general, la medida tuvo una buena recepción dentro del país, e incluso se produjeron algunas críticas hacia el gobierno por haber mantenido las políticas mercantilistas de control monetario durante demasiado tiempo y señalando que habían sido una de las principales causas de la pobreza de los trabajadores chinos, al ser un subsidio del consumo occidental.

En Hong Kong el yuan ha sido un éxito y, a pesar de no ser la moneda oficial, ha pasado a ser la moneda preferida por la gente, porque se ve al dólar como una moneda débil, como se ha reconocido con preocupación desde la propia Reserva Federal. Tan solo medio año después de su llegada, la mitad de todo el comercio ya se ejercía en yuanes.

Ante el éxito, en enero de 2009 comenzó la segunda fase del plan, que consistía en aumentar el número de países que podían comerciar directamente con yuanes. Además, se nombraba por primera vez a una superpotencia como Rusia para su inclusión futura. Las compañías que empezaban a comerciar en yuanes internacionalmente nombraban la inestabilidad del dólar durante la crisis como la principal razón que les empujaba al cambio. En Febrero 2009, Turquía anunciaba un acuerdo comercial con China para comerciar en Yuanes. En Marzo de 2009, Irán anunciaba la venta de gas a China en yuanes.

La batalla silenciosa con EEUU

Uno de los episodios más curiosos de este proceso, y que refleja su importancia geopolítica, sucedió en Argentina, donde estaban necesitados de divisas internacionales debido a las presiones deflacionarias que se vivieron tras el crash de finales de 2008. En un movimiento inusual y que tomó por sorpresa a la comunidad internacional, el 31 de marzo de 2009, China ofreció una línea de intercambio de divisas al banco central de Argentina, que solucionaba los problemas del país. Aparentemente, el país asiático no tenía nada que ganar comercialmente con el acuerdo,... salvo poner al yuan en Argentina, un país en el patio trasero de EEUU. La reacción no se hizo esperar y tres días después, el 3 de Abril de 2009, silenciosamente J.P.Morgan, uno de los mayores bancos anglosajones, ofrecía commprarle todos sus yuanes a Argentina.

Los intentos de China para comerciar en yuanes con Brasil, también acabaron en nada, a pesar de las positivas declaraciones iniciales de los dos países. El propio banco central chino admitía días más tarde que el acuerdo tardaría años en desarrollarse, alegando las limitaciones de movimiento de capital chinos (aunque éstas no han sido impedimento para llegar a acuerdos parecidos con otros países). En Sudamérica, lejos de su zona de influencia y cerca de EEUU, China estaba encontrando dificultades para suplantar al dólar.

Movimientos financieros y Rusia

A pesar de todas estas dificultades, China ha seguido expandiendo el comercio internacional con yuanes. Mientras el presidente Chino viajaba por Europa para promocionar las relaciones comerciales, e incluso hablaba de una zona de libre comercio con los suizos, el mercado de bonos chinos crecía internacionalmente. Gracias a la retirada de las restricciones a los movimientos de capital y la relajación de las regulaciones, el mercado de bonos en yuanes se convertía,en abril de 2009, en el tercero en tamaño del mundo, tras el del dólar y el del euro.

También seguía promocionando el mercado de divisas, incluyendo la convertibilidad del yuan con el rublo ruso, el won surcoreano y el ringgit malasio.

Pero quizás la noticia más importante se produjo junio de 2009, cuando China anunció el fin de la vinculación del yuan con el dólar de forma directa. A partir de entonces, el banco central chino anunció que usaría una cesta de monedas como referencia del yuan, entre las que se incluían el dólar, el euro y el yen. Por otro lado, los planes con Rusia para la convertibilidad de sus monedas no se hicieron efectivos hasta mitades de 2010, y representan un paso clave para el yuan en su camino hacia la internacionalización.

La gran incógnita sigue siendo la reacción de Estados Unidos, que basa gran parte de su dominancia mundial en el uso del dólar como moneda internacional. EEUU sigue teniendo el mayor ejército y bases militares por todo el mundo. Algunos analistas, como Marc Faber, han advertido sobre la posibilidad de que la crisis se resuelva con una guerra como última manera de solventar las tensiones comerciales entre países, algo que ha sucedido con las dos grandes crisis anteriores.

El anuncio de China no debería haber sorprendido a nadie ya que sólo ha sido la culminación de un proceso empezado en 2008, y que representa una amenaza real a la hegemonía del dólar debido a su importancia comercial y a su tamaño como país.

La Tienda de Libertad Digital La tienda de Libertad Digital Novedades Para ella Para él Vida y Hogar Salud Mirilla con Visor Digital Circulation Booster Reloj Mechanical Chrono Alfombra Antique Beige

Lo más popular

Copyright Libertad Digital S.A.
C/ Juan Esplandiú, 13
28007 Madrid
Tel: 91 409 4766
Fax: 91 409 4899