LA REVISTA DE LA PRENSA DEL CORAZÓN

Miguel Bosé pasa de su 'familia Adams' y Elsa Pataky se pica con su marido

¿Qué nos traen las revistas del corazón esta semana?

LEONOR POVEDA

Aunque crean que saben hasta el más mínimo detalle de la omnipresente boda Real, viven en un fatal error. Existen detalles, enfoques, curiosidades y anécdotas, sin las que ustedes podrían continuar con sus vidas pero que las revistas de esta semana se empeñan en meternos con calzador. Pero, temerosos de los colapsos por intoxicación nupcial que pueda provocar una sóla información más sobre el enlace de Pippa Middleton -¡Uy! Perdón, Kate Middleton- y Guillermo, omitiremos los cotilleos correspondientes. Los más intrépidos pueden encontrarlos en los mejores kioskos a partir de este lunes. Si se atreven.

Pero no les voy a engañar, de bodas va la cosa. Con mucho menos encaje, pero pesadilla asegurada, tiene una ¡Hola!, y deben tener precaución en no pasar sin advertirla: "Exclusiva. Boda de Olfo" reza en portada. Comprendo que así no les diga nada, pero la revista tiene a bien sacarnos de nuestra duda con unos esclarecedores paréntesis: "(Nieto de Lucía Bosé y Luis Miguel Dominguín)", o lo que viene siendo, el sobrino de Miguel Bosé. No dejen pasar ni una sóla página de esta megaexclusiva, porque ella sola se merece una pasarela Neptuno para poder dar cabida a tanto modelo histriónico e histérico.

La rusa novia dice sí quiero sepultada por kilos de encajes y volantes, con unas pequeñas damas de honor que evocan a aquel engendro de Melody, pero con perro y todo. Lucía Dominguín hizo honor a su fama y combinó una especie de ajado traje de chaqueta con unas sandalias de Jesucristo y sábana anudada a la cintura. En su línea. Lucía Bosé acudió de riguroso azul, también sin sorpresas. La nota divertida la ponen los ‘desconocidos’ del enlace, en los que esta tendencia de ‘familia Adams’ del enlace explota en todo su esplendor: una de las invitadas acude con un bikini, y un tatuaje imposible, Bimba Bosé con un vestido del Bershka, y el párroco ofició el enlace como un extra de la vida de Brian. La catarsis de la horterada está en el show post sí-quiero, en el que la tarta nupcial era una reproducción de la Plaza Roja de Moscú fundida con una Plaza de Toros de Ronda, fundidos en un engendro sin precedente. Los novios soltaron 21 palomas blancas "una por cada año de Katerina, otra, por nosotros, y la última por nuestro primer año como marido y mujer". Si en ese momento aparecen Los Morancos bailando la danza del vientre, nadie se habría sobresaltado ni lo más mínimo. Si hay un día en la vida para comprar el ¡Hola! es éste. 

Pero, ¿no les falta algo? Efectivamente, la salsa que hace ‘publicable’ esta boda: Miguel Bosé. ¿Qué traje lució en el enlace de su querido sobrino? Ninguno, y no porque fuera desnudo. EL reciente padre de gemelos, como titula Lecturas, "prefiere preparar su hogar a ir a la boda de su sobrino". Ahí es nada. En sus páginas le vemos comprando plantas de Aloe Vera, lo que la revista interpreta como una "preparación del ambiente para sus hijos". El amante bandido no debía encontrar un modelo lo suficientemente excéntrico con el que participar de la gran noche de la familia Adams, y prefirió quedarse en casa viendo la carta de ajuste con sus pequeños. Pues olé por él, oiga.

Otra que anda de uñas es Elsa Pataky. En Diez Minutos cuenta que ya ha encontrado cómo enfrentarse con el delicioso geyperman que tiene como marido: "picándose" viendo quién triunfa más en taquilla. Él estrena Thor, en la que podemos verle como musculado hijo de los dioses con martillo, y ella comparte pantalla junto a Vin Diesel en A todo gas. Dos obras maestras del séptimo arte, vamos. Y así pasan las tardes, echando carreras a ver qué sala de cine eligen los adolescentes americanos, "picados" perdidos. Además, la guapa actriz cuenta que prefiere trabajar en España, pero que no le "ofrecen nada". Viendo en lo que quedó la última oferta de Bigas Luna, casi mejor, Elsa.

Pero ya basta de sobredosis de belleza. En la portada de Lecturas tenemos a Belén Esteban, prometiendo contar "toda la verdad de sus retoques". Ya en páginas interiores, la princesa de mercadillo desgrana lo que "me he hecho exactamente, no tengo vergüenza" de explicar sus recauchutaciones e "inyecciones de vitaminas". Y así lo hace. Embriagados por la emoción, nos sorprende la infamia de Lecturas, que nos cuenta todo para que tomemos nota de "cómo estar tan estupenda" como la de San Blas, y a su edad. Con toda la educación, nos van a permitir que usemos sus consejos para todo lo contrario... lo que no debes hacer, a menos que quieras emular a la Esteban.

Y en el batiburrillo final, les prescribimos el cóctel de amor que pueden disfrutar en todas las revistas: Bustamante y su mujer en bañador se dan mimos en canarias, David Bisbal y Elena Tablada nos regalan arrumacos desde Santorini, El Duque y Blanca Suárez se ponen tiernos en plena calle, Ane Igartiburu se come a besos a su novio en una capea... una orgía del amor carnal, muy a tono con esta loca época primaveral. ¡Al rico beso!

Acceda a los 3 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular