CRECE LA PREOCUPACIÓN POR SU SALUD

Inquietud entre los herederos de Cayetana por los detalles de su testamento

Tal y como publica La Otra Crónica, no todo está bien atado en el testamento de la duquesa de Alba.

libertad digital

Existe preocupación por la salud de Cayetana, visiblemente más delgada desde la boda, y que esta misma semana ha cancelado dos actos oficiales. El primero, un almuerzo de la familia con las autoridades de Madrid, que incluía las presencia de Esperanza Aguirre y Ana Botella. Doña Cayetana no pudo asistir. Y el día anterior, también fue la gran ausente en la Maestranza de Sevilla a la ceremonia de premios anuales que allí se entregan.

Esos rumores sobre la salud de la duquesa, a punto de cumplir 86 años, apuntan a la ya larga reclusión de Cayetana en su palacio sevillano, donde según algunas fuentes trata de recuperarse de una gripe. La luna de miel con Alfonso Díez tuvo que ser retrasada varias veces debido a las recomendaciones de los médicos de una "vida tranquila".

Desde el entorno familiar, no obstante, desmienten que haya sufrido mareos o pérdidas de equilibrio, y señalan que sólo tiene una tos muy fuerte. Algunos de sus trastornos estarían relacionados con la hidrocefalia que padeció hace dos años. Un amigo suyo dijo a LOC que nadie sabe qué le ocurre, pero a todos les "preocupa su extrema delgadez". La duquesa sólo desayuna un zumo, hace un almuerzo normal, y cena otro zumo. La familia dice que no hay preocupación, y Alfonso Díez alterna entre Sevilla y Madrid, donde planea abrir una tienda de antigüedades.

Eso deja dudas sobre el destino de las posesiones de la duquesa cuando ella no esté presente. Las posesiones incluyen algunos cuadros extraordinarios, obra de pintores como Tiziano, Rubens, Goya o Velázquez, así como mansiones como los palacios de Liria y Monterrey, que pertenecen a la Fundación Casa de Alba. La institución fue creada en los setenta para proteger los tesoros artísticos de los 500 años de historia de la casa. En el caso de ser vendidos, no obstante, el dinero que se pagaría tendría que ir a la Fundación, no a un bolsillo privado, y no salir jamás de España.

La propia duquesa repartió ante notario el pasado julio la mayor parte de su fortuna entre sus seis hijos, recibiendo cada uno de ellos unos 100 millones de euros. A cambio de ello, sus hijos aceptaron la boda con Alfonso Díez y acabaron aceptando al exfuncionario, que de todas formas no ha demostrado ningún interés en acaparar titulares que disgusten a la familia.

No obstante, lo que inquieta de verdad es el tercio de libre disposición que incluye fincas, casas, sociedades, obras de arte, vajillas, tapices y todo tipo de antigüedades. También algunas obras de arte de valor incalculable que la duquesa adquirió cuando heredó el ducado. Sólo ella conoce el destino de ese ajuar tan valioso, lo que se traduce en inquietud entre los posibles herederos.

Entre esas obras hay cuadros como Florero delante de la ventana, de Chagall; Busto de mujer con sombrero de cerezas, de Renoir; Rosas, de Fatin–Latour... Un perito consultado por LOC ha valorado estas obras en tres millones, 900.000 y 400.000, respectivamente.

También en este apartado puede haber sorpresas para Alfonso Díez, su marido. El exfuncionario, recuerda el suplemento de El Mundo, renunció en su momento a los bienes que pudieran corresponderle por casarse con la duquesa, pero tiene todo el derecho a la cuota legal de viudedad, que se aplica sobre un porcentaje del tercio mencionado, a lo que en principio se oponía alguno de los hijos de la duquesa.

La duquesa escribió su testamento hace diez años y existe la posibilidad de que lo haya modificado para dejarle a su marido Alfonso Díez alguna de las grandes obras de arte, dada su afición y conocimiento en esta materia.

No obstante, y pese a la riqueza en patrimonio de la familia, la casa de Alba no atraviesa su mejor momento económico. Hay patrimonio pero no hay liquidez, señala LOC. Para ello han puesto en funcionamiento un nuevo plan económico que proyecta alquilar Liria para eventos selectos, algo que podría salvar la economía de la familia. Otra buena fuente de ingresos sería la preparación de exposiciones con los tesoros de la Academia de San Fernando de Madrid.

Lo que ocurra con la duquesa dictará el destino inmediato de la prestigiosa familia.

Acceda a los 14 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular