Menú

An Education: Qué quiero ser de mayor

El novelista Nick Hornby (Alta fidelidad, Un niño grande) escribe el guión de una comedia que destaca por su ambientación y la interpretación de Carey Mulligan. Jenny es una joven de 16 años que sueña con salir de los suburbios londinenses, y que se enamora de un joven playboy mayor que ella.

JUANMA GONZÁLEZ
0
An Education, póster

…y lo que suceda a continuación la obligará a decidir en si continuar sus estudios y su vida tal y como la tenía planificada, o renunciar a ello y entregarse a esa vida bohemia que ansía desesperadamente.

Los primeros compases de An Education dan confianza al espectador. La seguridad de su equipo de actores y el guión de Hornby (además de detalles de excelente gusto: fíjense en los espléndidos títulos de crédito, iluminados por el tema On the Rebound de Floyd Cramer) prometen una comedia británica hasta las cejas, entre agradable y amarga, decorada con el cinismo de su autor literario. Así que uno puede recostarse cómodamente y disfrutar del film de cabo a rabo. En efecto, el guión de Hornby deja ver su mano habitual con unos diálogos entre insolentes y desenfadados que, sin embargo, saben tomar un cariz más sentimental y oscuro cuando toca, y que además se insertan en un conjunto que quizá nunca sea original o sorprendente, pero que destaca por una solidez a prueba de bombas.

An Education no pone el énfasis en los aspectos más ideales del retrato de época visto por una adolescente (o lo hace cuando hace falta), ni tampoco se conforma con ser una comedia romántica más. El film lo matiza todo con notas a pie de página sobre la rigidez de la sociedad británica y la cultura de clase existente en el Londres de los sesenta, que dan todo el sentido al meollo del asunto, y describeN perfectamente a unos personajes a los que dan vida un puñado de muy buenos actores.

Carey Mulligan lleva aquí el peso de la película con convicción y soltura. La joven intérprete se pasea por el film desprendiendo inteligencia y magia, y la nominación al Oscar es más que merecida. No obstante, Peter Sarsgaard (da la réplica perfectamente como ese playboy casi perfecto que tiene mucho que ocultar) y Alfred Molina (que vuelve a estar simplemente excelente como el padre de Jenny) están igual de entregados y consiguen alejar el film de la reivindicación nostálgica.

En esta tesitura, la correcta puesta en escena de Lone Scherfig es lo que menos brilla del conjunto, como si la directora hubiera querido dar un paso atrás para dejar la gloria a los actores y al guión. Su labor resulta correcta, limpia y equilibrada, quizá demasiado, y en determinados pasajes parece amortiguar las dobleces de algunos personajes y el cinismo de ciertas situaciones. An Education no es sólo una comedia ligera y agradable (cosa que no tendría nada de malo), pero las explicaciones finales del film carecen de la energía que desprendía al principio y quizá simplifican la moral del film. Pocos peros se le pueden poner, de todas formas, a un film brillante, agradable y sólido al cien por cien.

En Chic

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Aparecen pasos de cebra pintados con la estelada
    2. Una niña de dos años es golpeada por un bola de béisbol a más de 100 km/h
    3. Évole se ensaña con Puigdemont
    4. Federico Jiménez Losantos: 'Por qué fracasó el 23-F y está triunfando el 1-O'
    5. Sale a la luz la causa de la muerte de Celia Fuentes
    0
    comentarios

    Servicios