Los políticos nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies propias y de terceros. Al navegar por nuestra web, aceptas el uso que hacemos de ellas.

Más información
Portada


Arístegui niega que su prometida tenga relación con la casa real marroquí

En plena crisis con Marruecos y con feroces críticas al PP desde el régimen, coincide que el dirigente popular Gustavo de Arístegui contrae matrimonio en Rabat con una mujer marroquí. Este fin de semana celebra una gran fiesta en Marruecos a la que irán también sus más cercanos.

Ante las informaciones de que su prometida era pariente de Mohamed VI o tenía una cercana relación con la casa real marroquí, Gustavo de Arístegui se ha puesto en contacto con Libertad Digital para negar rotundamente este extremo. Su prometida no tiene relación alguna con la realeza alauita.

Según cuenta la colaboradora de esRadio, Beatriz Cortázar, en su columna de ABC, el popular contraerá matrimonio de nuevo. Su futura esposa es una marroquí a la que conoció hace dos años.

La boda se celebrará mediante una ceremonia civil. Es una experta en comunicación y, al igual que el popular, está divorciada. Ambos se conocieron hace dos años a raíz de sus respectivos trabajos.

La boda será en octubre, pero este fin de semana organiza una gran fiesta en Rabat, cuyos invitados (unos sesenta vienen de España) están llegando ya al país vecino. Una vez casados, vivirán en Madrid y él seguirá desempeñando su labor en el Congreso de los Diputados.

Según cuenta El Mundo, en el seno del PP "no están entusiasmados" con que el dirigente, especialista en temas islámicos, se case con una marroquí.

Temas



Suscríbete a nuestro boletín diario

Lo más popular

  1. Federico Jiménez Losantos: 'El Gobierno planta al Rey en Barcelona'
  2. ¿Por qué ERC le ha cedido un escaño al PP? La verdad tras el pacto
  3. El próximo paso que están a punto de dar Bertín y Fabiola
  4. TV3 acusa a Tabarnia de llevar "grupos paramilitares de Europa del Este" a la plaza de Cataluña
  5. Por qué los jubilados son los que tienen menos motivos para quejarse