AL GRITO DE "BRADO" Y "ANGI"

Brad Pitt y Angelina Jolie, aclamados por miles de japoneses en el estreno de "Benjamín Button"

Más de 2.000 japoneses aclamaron hoy a Brad Pitt y Angelina Jolie, con repetidos gritos de "Brado" y "Angi", durante el estreno en Tokio de la última película del actor, "El curioso caso de Benjamin Button", por la que compite al Óscar.

L D (EFE) Una multitud de japoneses y japonesas de todas las edades esperaban desde horas antes la llegada al cine Roppongi Hills de la pareja más famosa de Hollywood, ambos candidatos a los Oscar de este año y que se encuentran en Japón desde el martes con sus seis hijos.

Preparados con la última tecnología en cámaras de fotos y vídeo para captar el mejor momento de la noche, los nipones permanecieron en estricto silencio hasta el instante en que Pitt, que luce un recortado bigote, bajó del coche y abrió la puerta a Angelina.

Los gritos que arrancó la presencia de la actriz protagonista de "El intercambio", de Clint Eastwood -por la que aspira al que podría ser su segundo Oscar-, superaron incluso a los que había despertado momentos antes su pareja.

Incapaces de dar tres pasos sin que cientos de seguidores les pidieran sus autógrafos, Brad Pitt, de 45 años, y Angelina Jolie, de 33, pronto se dividieron para atender al entusiasta público, que no pudo ver en esta ocasión a la protagonista femenina del filme, Cate Blanchett, pues no acudió al estreno.

La pareja conocida como "Brangelina" viajó en avión privado a Japón en compañía de sus seis hijos, tres de ellos adoptados, y en Tokio ha sido la primera vez que han dejado ver en público a los más pequeños, los gemelos de seis meses Knox Leon y Vivienne Marcheline, nacidos en julio.

Para el estreno de esta noche, los dos actores iban muy elegantes. Jolie, que llevaba suelta la melena, se vistió de negro para la ocasión, con un vestido largo con escote de pico, mientras Pitt acudió con un traje negro con rayas grises y camisa blanca.

Pese a los numerosos brazos que la retenían, Jolie fue avanzando por la alfombra roja a mayor ritmo que su pareja, conocido en Japón como "Brado Pitto" por necesidades idiomáticas.

Los intérpretes se mostraron en todo momento muy atentos y simpáticos con el público, y respondieron a las preguntas de los periodistas de manera relajada.

Angelina Jolie, que tuvo que lidiar con algún que otro pisotón sobre su largo vestido, aseguró sentirse feliz de estar en Tokio con su familia al completo para acompañar a Pitt en el estreno de una producción que suma trece candidaturas al Oscar.

"El curioso caso de Benjamin Button", basada en un relato corto de Scott Fitzgerald, compite, entre otras, al Oscar a la mejor película, dirección, actor protagonista, actriz secundaria, banda sonora y guión adaptado.

El actor interpreta a un hombre que nace anciano y rejuvenece con el paso de los años, por lo que tuvo que someterse a intensas sesiones de maquillaje.

La presencia en Tokio de "Brangelina" desató tales pasiones entre los japoneses que muchos llegaron a rebasar los límites de su habitual cortesía y arrancaron carteles que decoraban el pasillo de entrada para llevarlos a sus casas de recuerdo.

Tras una hora firmando autógrafos, posando ante las cámaras, charlando con el público y dedicando sonrisas, Pitt y Jolie finalmente entraron la sala de cine para asistir al estreno.

Los dos actores podrían este año alzarse con su primer Oscar a un papel protagonista -Jolie lo consiguió como secundaria por "Inocencia interrumpida" (1999)- en la ceremonia que celebrará la Academia de Hollywood el próximo 22 de febrero.

Lo más popular