España
Noticias y opinión en la red
"Haremos cumplir la ley"

El Gobierno "no se fía" de Duran, pero le mantiene como interlocutor ante Mas

El Gobierno espera a tener el "contenido" final de la declaración de ruptura para decidir si recurre ante el TC. Duran sigue siendo interlocutor.

El Gobierno dejó bien claro, en voz de su portavoz más autorizado, que Duran Lleida sigue siendo un interlocutor válido como puenteArtur Mas, con quien la comunicación es prácticamente inexistente. Lejos de reclamar, como así hizo el PP, su dimisión, Soraya Sáenz de Santamaría se escudó en que no es el Ejecutivo el que decide "quién poner en cada institución o puesto" para dejar las piezas en el mismo lugar en el que estaban.

El tablero de juego, aducen, es bastante más complicado que el de pedir o no que se marche por su implicación en el caso Pallerols. De hecho, son mayoría en el gabinete los que piensan que sus manos están manchadas, y que debería de abandonar sus responsabilidades públicas. Pero, dicho esto, también añaden que "hoy por hoy" es "con el único con el que podemos mantener una conversación razonable", según fuentes gubernamentales.

Que la relación con Duran no es la misma que antaño es evidente, pero también -aseguran- que no tienen muchos más con quién abrir vías de diálogo. "No nos fiamos de él", aseguran, poniendo como ejemplo su papel en la reciente campaña electoral, en la que enarboló el discurso más independentista. "Es camaleónico. En privado nos dice otras cosas", inciden. Pero, a su juicio, no queda otra.

Los contactos se articulan a través del Congreso, después de una conexión recíproca en la pasada legislatura con la hoy vicepresidenta. Ahora, Duran tiene igualmente trato afable con Alfonso Alonso, declarado sorayo y portavoz del Grupo Popular. Preguntada expresamente si el dirigente nacionalista ha dejado de ser un interlocutor válido a ojos del Gobierno, la portavoz rechazó tal extremo: "Nuestra relación institucional es con los grupos y las administraciones. No voy a entrar" sobre quiénes deben de ser sus representantes, expuso. Aún más, "no podemos ni vamos a entrar en decisiones judiciales y administrativas".

La vicepresidenta se limitó a pedir "las explicaciones oportunas" a los actores implicados en la trama, pero sin mentar expresamente a Duran. Tampoco se refirió al cargo que tiene en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, amparándose en la "separación de poderes".

"Si es recurrible, se recurrirá"

Mucho más contundente fue a la hora de responder al envite secesionista del Ejecutivo catalán, con el apoyo de ERC. Bastaría que, como hasta la fecha, se hubiera quedado en recordar que la función del Gobierno no es otra que "cumplir y hacer cumplir las leyes y la Constitución", si bien Sáenz de Santamaría fue un paso más allá, asegurando seca que "no existe legitimidad" en el proyecto presentado en el Parlamento autonómico.

En una respuesta muy medida -llevaba apuntados buena parte de sus argumentos-, la vicepresidenta pidió no adelantarse a los acontecimientos, quedando articulada todo tipo de respuesta en la Carta Magna: "Habrá que analizar el resultado final. Cada cosa tiene sus efectos y eso es lo que determinaremos", enfatizó, dejando abierta cualquier vía de acción.

El camino, aseveró, está claro, toda vez el Gobierno ha ido al Tribunal Constitucional cada vez que ha considerado oportuno un recurso -este mismo viernes, contra la Comunidad de Madrid y el Principado de Asturias-. "Habrá que ver el contenido. Si es recurrible, se recurrirá", avanzó.

La mayor parte de las preguntas, al término del Consejo de Ministros, fueron relativas a la amenaza independentista. "No sé si quieren dialogar" porque "no podemos negociar sobre la Constitución", partió de la base. "Lo que están haciendo no se puede hacer", llegó a decir, haciendo referencia a las resoluciones de la UE.

"Por encima de esto están los ciudadanos, que están viviendo una crisis muy dura y muy larga, y la inestabilidad no ayuda nada. ¿Por qué gastan el tiempo y el dinero de los ciudadanos con iniciativas que no puede prosperar y no pueden ser objeto de negociaciones?", argumentó, para a renglón seguido rematar: "Tendrán que dar muchas explicaciones, sobre todo a los catalanes en paro", enfatizó.

Sáenz de Santamaría llamó "a la serenidad y a la reflexión", a pesar de ser consciente de que sus últimas petitorias han caído en saco roto. Por ello, precisamente, se agarran al perfil teóricamente moderado de Duran para no descartarle como posible participante en la conversación con Mas.

Lo más popular