España
Noticias y opinión en la red

El PSOE acuerda con el PP proteger fetos de algunos "mamíferos"

El PSOE, mientras defiende el aborto en seres humanos, se apoya una iniciativa para proteger los fetos de "determinados animales"

43
comentarios
Relacionado
Libertad Digital

El PSOE, UPyD y PNV apoyaron al PP en la aprobación en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso de la modificación de la Ley para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio protegerá a "determinadas formas fetales de mamíferos" y a los invertebrados, tales como los cefalópodos, una vez se haya demostrado su capacidad para experimentar dolor, sufrimiento, angustia y daño duradero, según informaron a Europa Press en fuentes parlamentarias.

En cambio, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) se abstuvieron en la iniciativa al considerar que la trasposición de la directiva europea que realiza es "poco ambiciosa" y se limita a cumplir lo que dicta Europa y "no ir más allá".

Así, España armonizará su legislación con la de la Unión Europea en base al artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que establece que en estas materias, la UE y los Estados miembros tendrán "plenamente en cuenta" las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles, respetando al mismo tiempo las disposiciones legales o administrativas y las costumbres de los Estados miembro relativas, en particular, a ritos religiosos, tradiciones culturales y patrimonio regional.

El proyecto de Ley se adapta también a la Directiva de la UE de 2010 relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos, que manifiesta la "necesidad de preservar el bienestar de los animales sometidos a procedimientos científicos, elevando los niveles mínimos de protección de los mismos, de acuerdo con el progreso técnico y científico más reciente".

Por este motivo se incluye ahora a los invertebrados y "determinadas" formas fetales de mamíferos, ya que se ha comprobado su capacidad para sufrir o angustiarse.

Fetos animales sí, humanos, no

No deja de ser paradójico que grupos como el PSOE, apoyen esta directiva que blinda –entre otras cosas- la defensa del feto de determinados mamíferos, o no la apoyen por "no ir más allá". Y resulta paradójico cuando estos mismos grupos han puesto el grito en el cielo contra el gobierno del PP por querer modificar la "Ley de interrupción voluntaria del embarazo" que puso en marcha el PSOE en 2010.

Tanto es así que desde el PSOE se espetó al PP que "no se puede modificar una ley" para que "coarte, elimine y limite la libertad de ciudadanas de este país al dictado de una determinada confesión religiosa". Según la portavoz socialista Soraya Rodríguez "al BOE no se pueden llevar principios morales", defendiendo el aborto en declaraciones en el Parlamento hace solo dos días.

El dolor de los calamares

La modificación de la Ley de 2007 afecta a tres artículos: sobre su ámbito de aplicación; la supresión de ciertas definiciones, elevando los niveles mínimos de protección y "encauzando" el progreso de esos conocimientos; e incluye una mención sobre la aplicación de los procedimientos y proyectos que, a partir de ahora deberán ser "regulados, evaluados y autorizados en los términos establecidos en la misma". Además, se exigirá resolución expresa y establece que el silencio administrativo tendrá un sentido desestimatorio a la hora de autorizaciones de proyectos.

Concretamente, el proyecto de modificación de la Ley señala que se aplicará a: animales vertebrados de producción; a los animales proyectos o procedimientos contemplados en la normativa de la Unión Europea o internacional en materia de animales usados con fines de experimentación u otros fines científicos, incluyendo la educación y docencia.

Asimismo, modifica el artículo 7 de dicha Ley que ahora se refiere a los centros o establecimientos destinados a la cría, suministro o uso de animales utilizados para experimentación y otros fines científicos, incluida la docencia. Estos deberán estar "autorizados o inscritos en el correspondiente registro administrativo, con carácter previo al inicio de su actividad" y sus procedimientos y proyectos donde se utilizan deberán estar "regulados, evaluados y autorizados" en los términos en que determine la normativa de la UE.

Respecto al silencio administrativo, el vencimiento del plazo máximo para resolver, sin haberse notificado resolución expresa al interesado, se entenderá como silencio administrativo "negativo" salvo que este cuente ya con la preceptiva evaluación favorable, a partir de cuyo momento el silencio se entenderá como "positivo".

Prohibición expresa

Con la adaptación de la Ley se atenderá a los requerimientos de la Directiva que solo permitirá el uso de primates no humanos para la "investigación fundamental, la conservación de la especie de primate no humano utilizada o cuando el trabajo, incluido el trasplante heterólogo, esté relacionado con afecciones que puedan poner en peligro la vida de los humanos o en los casos en que ejerzan un impacto considerables sobre la vida cotidiana de una persona, por ejemplo condiciones discapacitantes".

Además, a finales de enero el Consejo de Ministros aprobó un decreto que "prohíbe expresamente" la experimentación con los grandes simios (gorilas, chimpancés, orangutanes y bonobos) y que establece las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados para la experimentación y otros fines científicos incluida la docencia.

El decreto fija normas "especialmente estrictas" para la utilización de determinados tipos de animales, como perros, gatos y ciertos primates y fija las condiciones que deben cumplir los proyectos y procedimientos en que intervengan animales. Para el Gobierno, estas nuevas normas suponen un "importante avance para asegurar la máxima protección de los animales".

Concretamente, el proyecto de Ley amplía el ámbito de aplicación de las actuales normas de protección que hasta ahora sólo se aplicaban a animales vertebrados, a determinados invertebrados como los cefalópodos (como el pulpo o los calamares), a determinadas formas fetales de los mamíferos y a los animales criados específicamente para que sus órganos o tejidos puedan utilizarse con fines científicos.

En cuanto al decreto, la nueva normativa se basa en el fomento de los métodos alternativos a la experimentación con animales mediante la promoción e implementación del denominado "principio de las tres erres".

Estas son: reemplazo, que consiste en la utilización siempre que sea posible de alternativas a la experimentación con animales; Reducción, que significa minimizar la cantidad de animales usados en la experimentación; y refinamiento, que busca que los procedimientos con animales les causen el menor sufrimiento posible.

Asimismo, la normativa aprobada regula de forma detallada las condiciones de alojamiento de los animales y los cuidados que deben recibir, así como los requisitos mínimos que deben cumplir criadores, suministradores y usuarios.

En España

    Lo más popular