España
Noticias y opinión en la red

UGT exige que se impida la presencia física de Juan Ramón Rallo en RTVE

El fichaje de Juan Ramón Rallo por el programa de Mariló Montero en RTVE genera polémica en las redes sociales y la intervención de los sindicatos.

Juan Ramón Rallo y Mariló Montero
Relacionado
Libertad Digital

La ideas liberales que defiende Juan Ramón Rallo en muchos medios, entre ellos esRadio y Libertad Digital, no tienen cabida dentro de RTVE, la televisión pública que pagamos entre todos y que, por mandato, debería reflejar todas las corrientes de opinión en la sociedad.

Es lo que se desprende, al menos, de la reacción que muchos que se autodefinen como "defensores de lo público" a la noticia de que Juan Ramón Rallo colaborará esta temporada en el programa La Mañana de La 1, presentado y dirigido por Mariló Montero.

La reacción en Twitter ha sido durísima: muchos tuiteros, entre ellos personajes destacados de la izquierda mediática como la ex de El País Maruja Torres, ha reprochado a Rallo que proponga la privatización de las televisiones públicas y después colabore con una.

UGT pide la censura física

Pero más dura aún ha sido la reacción de los sindicalistas de UGT, que incluso han publicado un comunicado sobre la cuestión en su página web. En el texto, titulado "¿Tontos o muy listos?" los sindicalistas reprochan a Mariló Montero que "ha ido demasiado lejos" al "entregar nuestro espacio y la poca audiencia que nos queda a la voz de quien le niega a la rtv (sic) pública su sentido, su existencia y su futuro".

Encima, los sindicalistas recuerdan que la televisión pública está "comprometida por mandato constitucional con valores como la PLURALIDAD", pero les parece que incorporar una voz liberal no es pluralidad sino optar "por una voz marginal por extremadamente extrema, la derecha a la derecha de la derecha, el enemigo número uno de las radiotelevisiones públicas y de todo lo que huela a público".

El comunicado se va radicalizando párrafo a párrafo, afirmando, por ejemplo, que la contratación de Rallo "es una afrenta y un insulto para todos los trabajadores de CRTVE, para nuestro mandato constitucional y para la sociedad en su conjunto".

"Abrir de par en par la puerta a quien se declara tu enemigo cada vez que tiene ocasión es estúpido, es propio de tontos…" sigue el texto de los sindicalistas que defienden también que la presencia de Rallo en un programa como La Mañana de La 1 busca "contribuir a inclinar la balanza ideológica hacia el poder".

Finalmente, el comunicado "exige" no sólo que "se suspenda de inmediato cualquier relación laboral con Juan Ramón Rallo" sino también "impidan la presencia de este señor en nuestras instalaciones". Así entienden, en suma, los sindicalistas la "pluralidad" de la televisión pública: que a algunos no se les deje ni siquiera entrar en el edificio.

En España