Menú

Así funciona el "apartheid" lingüístico en Cataluña

Padres vejados por pedir más clases de español, insultos en las redes sociales y manifestación a las puertas de un colegio.

(Barcelona)
330

Sin tregua y sin cuartel, todo el aparato propagandístico de la Generalidad y los voluntarios de la ANC, Òmnium Cultural y "Som Escola" (Somos Escuela) acechan a la familia de Mataró que ha pedido que a sus hijos se les imparta un 25% de las clases en español. El pasado miércoles, funcionarios, políticos y militantes de las plataformas separatistas organizaron una manifestación de rechazo a la sentencia que obliga al centro, la Escuela Pía de Santa Ana de Mataró, concertado, a aceptar la petición de estos padres. Fue delante del colegio y algunos profesores agitaban carteles con la palabra "desobediencia"

En el diario digital catalán Crónica Global se informaba del acto y destacaba que algunos padres y militantes independentistas se proponen "arrinconar a los niños y hacerles un apartheid como con los negros". Así, un militante y trabajador de Convergència en Mataró emitia en las redes sociales esa "propuesta" y decía: "Los raritos no somos los que hablamos catalán. Los raritos son ustedes". El final del texto resumía el escaso de las sentencias a favor del bilingüismo en los colegios catalanes: "Como yo digo, los jueces del TSJC y del TS me la comen de lado".

En otro tono, pero no menos indignado se mostraban algunos de los opinadores destacados de la prensa catalana. Francesc-Marc Álvaro, profesor universitario en la Ramon Llull (de los Jesuitas) y articulista de referencia de La Vanguardia sostiene en su texto de hoy que lo ocurrido en Mataró y el intento del Ministerio de Cultura por reintroducir el español en los colegios públicos y concertados catalanes es un "acto de guerra". Escribe Álvaro: "El objetivo no es ningún secreto, se ha teorizado en muchísimos papeles y se ha formulado desde varias tribunas: extirpar todo lo que convierte Catalunya en un territorio anómalo dentro del Estado e ir reconfigurándolo como una segunda Valencia, donde el nacionalismo y sus productos derivados sean cada vez más irrelevantes, residuales e ineficientes. Es la versión posmoderna y constitucional de lo que otros habían intentado por medios más expeditivos antes. La lengua catalana no es sólo de los nacionalistas, por descontado. Pero el neocentralismo necesita romper la columna vertebral del idioma para tratar de provocar el conflicto civil. Animar a los padres a salir de la inmersión es exactamente eso. Implicar los tribunales todavía lo es más. Es –soy preciso– un acto de guerra".

Sin embargo, más adelante matiza que se trata de una guerra "simbólica" y asegura: "Además, que el clima sea de guerra simbólica no implica, sin embargo, que la lista de aspirantes a héroe sea larga. Nunca lo es. Tampoco nada es gratis".

En medio de ese ambiente, con insultos en las redes sociales, algunos padres en contra, la anuencia de los Escolapios, el bombardeo ("informativo") de TV3 y los medios nacionalistas, la familia que pidió más español ha solicitado al centro que para lo que queda de curso no hace falta que se molesten en facilitar a sus hijos clases en este idioma.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Christian Gálvez interrumpe 'Pasapalabra' y manda un mensaje inesperado
    2. Nuria de Gispert pone en la diana a la hija de Rivera, de 6 años
    3. El exprimer ministro belga Di Rupo deja en ridículo al eurodiputado independentista Tremosa
    4. La treta de Puigdemont para seguir cobrando de las arcas públicas
    5. El juez de Barcelona que investiga el 1-O, "desahuciado" por la presión separatista
    0
    comentarios

    Servicios