Menú

Rajoy: "Haré lo imposible" para evitar elecciones pero "nunca" se pueden repetir "episodios" como el de la estiba

Agita el fantasma de las elecciones aunque hará “lo imposible” para evitarlas. Feijóo no las descarta "si se sigue bloqueando la acción de Gobierno".

0
Rajoy, en el Congreso del PP de Andalucía | Tarek/PP

Mariano Rajoy amagó por primera vez con pulsar el botón rojo. Aseguró que hará "lo imposible" para evitar elecciones anticipadas en España, pero alto y claro advirtió de que episodios como el de la estiba no se han de repetir "nunca". "Para castigar al Gobierno no se puede jugar con cosas que afectan al crédito de tu país. Eso, lisa y llanamente, rompe las reglas de juego", afirmó, para a renglón seguido emplazar una y otra vez al diálogo. "Pido, por favor, un poco de responsabilidad", trasladó a PSOE y, en especial, a Ciudadanos, "los que están, porque han querido, en la oposición".

El PP entendió las palabras de su líder como un toque de atención en toda regla. Si el bloqueo continúa, arguyeron desde la dirección nacional, las opciones se diluyen. El debate lo abrió Alberto Núñez Feijóo en una entrevista en el diario El Mundo este domingo: "Intentaremos agotar la legislatura, pero si los demás no asumen su responsabilidad, las Cortes no legislan y se sigue bloqueando la acción de Gobierno, la oposición puede conseguir la convocatoria de elecciones". Y, a su estilo, Rajoy asumió dicho diagnóstico ocho meses después de los últimos comicios.

Fue en Málaga, en la clausura del congreso del PP andaluz, que confirmó a Juan Manuel Moreno como su líder y candidato a la Junta. Rajoy ya había calcado la mención sobre la estiba que pronunció en los cónclaves de Madrid y País Vasco pero, justo al final de su intervención, quiso recuperar la cuestión: "Mi objetivo es llegar al final de la legislatura y haré todo lo que pueda, lo imposible" pero "es necesario algo de estabilidad y que episodios como el de esta semana no se vuelvan a repetir nunca", afirmó.

Esto es, Rajoy no está dispuesto a sufrir reveses como el del pasado jueves, cuando solo contó el respaldo del PNV, Ciudadanos se abstuvo cambiando de opinión en el último minuto y el Congreso tumbó su decreto sobre los estibadores. "No se puede volver a repetir", exclamó. "El parlamento de una de las naciones más importantes de Europa no puede votar en contra de la sentencia de un tribunal de la UE. De ninguna de las maneras", exclamó, recibiendo el aplauso de los suyos. Y, una y otra vez, utilizó como argumento la credibilidad de España en el extranjero: "Afecta y mucho al prestigio de nuestro país" y genera "mucha de desconfianza", destacó el presidente.

Reconducir la relación con Rivera

Partiendo de esta base, el líder del PP reiteró su disposición al diálogo y a ceder. Según su equipo, tratará de reconducir su maltrecha relación con Albert Rivera a pesar de su enfado por no estar a su lado, como aseguran que prometió, en la votación de la estiba. La situación "no es tan mala como parece", afirmó en charla informal con periodistas el pasado viernes. Y, de hecho, en Moncloa dan por descontado que el partido naranja respaldará los Presupuestos Generales del Estado, que serán llevados al Consejo de Ministros del día 31. La interlocución es muy fluida entre los segundos espadas, según corroboran ambas partes. "La cosa va bien, pero luego van e incumplen su palabra, como ha ocurrido esta semana. Creo que se han dado cuenta de su equivocación. Hay cargos de Ciudadanos que no lo han entendido", según un portavoz habitual del PP.

La posibilidad de llegar a pactos con el PSOE es mucho más difícil. Feijóo, el primero en mentar la posibilidad de nuevas elecciones, se refirió a la pugna por el liderazgo de Ferraz: "Si me da a elegir entre la presidenta andaluza o el señor Sánchez, no tengo duda. Coincido más, y la mayoría de los españoles también, con la visión de España de la presidenta andaluza", destacó en el citado rotativo. Pero en Génova crecen las voces que opinan que ni uno ni otro ayudarán a aprobar las cuentas de 2018, que se empezarán a negociar tras las vacaciones de verano.

"La gente nos ha dicho tres cosas: trabajar para que haya crecimiento económico y más empleo, nos ha pedido más diálogo y pactar para gobernar y una España más unida", resumió Rajoy en Málaga, que prometió que intentará cumplir con dicho cometido, aunque sin derogar aquellas reformas que considera han funcionado. "Pactar exige hablar, capacidad para entender al otro, ponerse en el lugar del otro y fijarse en el interés general y actuar con responsabiliad", recomendó a sus interlocutores. Según dijo, seguirá "dialogando" para evitar unas elecciones que él mismo mentó.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Tensión por las respuestas en catalán en la rueda de prensa: un periodista extranjero se va
    2. La contestación borde de Julia Otero a la reina Sofía
    3. Caza al terrorista y golpe de Estado: El Gobierno, abatido en Cataluña
    4. Un juez evitó la expulsión del imán de Ripoll de España
    5. Colau quiere colocar al Rey en "segunda o tercera fila" en la manifestación del sábado
    0
    comentarios

    Servicios