Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Rajoy calla ante la maniobra de Puigdemont y Sánchez le pide que no aplique el 155

Reunión extraordinaria del Consejo de Ministros este miércoles. De momento, el Gobierno no avanza su respuesta. Sánchez se reúne con Rajoy. 

0
Rajoy y Sánchez en una imagen de archivo | David Mudarra

El Gobierno consideró "inadmisible" la maniobra de Carles Puigdemont pero no aclaró sus planes. El presidente guardó silencio.Mariano Rajoy se reunió entrada la noche durante más de dos horas con Pedro Sánchez y conversó telefónicamente con Albert Rivera para intentar consensuar una respuesta y no perder la unidad de las formaciones constitucionalistas. Este miércoles, a las 9 de la mañana, reúne al Consejo de Ministros de forma extraordinaria. A las 4 de la tarde, comparecerá en el Congreso a petición propia para dar cuenta de su posición sobre el pulso separatista.

"Lo vivido en el Parlamento catalán ha sido bochornoso, no nos vamos a quedar con los brazos cruzados", resumió un alto cargo del Ejecutivo, sin dar más detalles. El giro de Puigdemont provocó cierto desconcierto en Moncloa a pesar de que, en teoría, siempre han tenido todos los escenarios previstos.Finalmente, se llegó a la conclusión de que "es inadmisible hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita".

"Después de haber llegado tan lejos, Puigdemont ha sumido a su comunidad autónoma en el mayor nivel de incertidumbre. Su discurso ha sido el de una persona que no sabe dónde está, adónde va y con quién quiere ir", resumió Soraya Sáenz de Santamaría, encargada finalmente de dar la cara ante los medios de comunicación. No aceptó preguntas de los periodistas. "El Gobierno no puede aceptar la validez de la ley catalana del referéndum porque está suspendida, tampoco puede asumir los resultados del referéndum del 1-O porque fue un acto ilegal", aclaró en su breve declaración en Moncloa.

Santamaría reiteró que el diálogo únicamente puede producirse en el marco de la ley. "Sin volver a la legalidad ni a la democracia, Puigdemont no puede imponer una mediación", subrayó la vicepresidenta. Mientras, el Ejecutivo se encargó de enfatizar que en la Unión Europea tienen claro que de "mediación nada de nada".

Así las cosas, el principal anuncio de la número dos de Rajoy fue que este miércoles se reunirá el Consejo de Ministros, para lo que el Gobierno pidió retrasar la sesión de control en el Congreso prevista a la misma hora. No mentó el artículo 155 de la Constitución. Algunos cargos del PP especularon sobre la posibilidad de que el Ejecutivo vaya a pedir por escrito a Puigdemont que rectifique como paso previo a la utilización de esa herramienta constitucional. "No se descarta ninguna medida", se insistió oficialmente.

Sánchez no quiere el 155

A la espera de la decisión del Gobierno, el entorno de Sánchez filtró que no se aplicará el 155. El secretario general de los socialistas siguió los pasos de Rajoy y evitó su comparecencia en Ferraz. En su lugar, dejó las valoraciones para un perfil más bajo en el escalafón y tomó la palabra el secretario de Organización, José Luis Ábalos. Pasadas las 23:20h, con su líder todavía en Moncloa reunido con Rajoy, el número dos del PSOE reconoció públicamente que "no sabemos exactamente cómo interpretar y valorar la comparecencia de Puigdemont" y se preguntó "si hay o no hay declaración unilateral de independencia".

Pidió claridad al presidente de la Generalidad para saber "en qué escenario se mueve" y evitó concretar las medidas que podría apoyar el PSOE. "De eso hablaremos mañana", señaló en referencia a la reunión de la Ejecutiva de este miércoles a las 10:00 horas.

Palabras en público que contrastaron con el discurso en privado de la dirección socialista en conversación con Libertad Digital. Las fuentes consultadas por este periódico no dudaron desde el primer momento en negar que hubiera existido este martes una declaración de independencia. Aunque algunos dirigentes apuntaron en privado a una declaración "descafeinada, light y ambigua", desde el núcleo duro de Sánchez negaron tal declaración y su consecuencia directa: el artículo 155.

Un escenario, el de la aplicación del citado artículo, que ven más lejos las citadas fuentes a juzgar por las palabras de Puigdemont. "El viernes Rajoy le dijo a Rivera que no había soporte jurídico para el 155. ¿Qué ha cambiado?". Una pregunta que sucedió a otra: "¿Quién ha votado? ¿Ha habido votación?". Y, para cargarse de razones, desde el PSOE pidieron estar muy atentos a las reacciones que, tanto en la calle como en las redes sociales, estaban vertiendo los ciudadanos independentistas de Cataluña sobre Puigdemont: "No lo están celebrando precisamente. Si ellos no creen que haya habido declaración, ¿por qué lo cree el gobierno?".

Las declaraciones de Rafael Catalá en los pasillos del Congreso, negando la existencia de una declaración de independencia, alimentaron las tesis de Sánchez de que no es el momento del 155. Un razonamiento que apoyó el PSC. Las alcaldesas de Santa Coloma de Gramanet y Hospitalet, Nuria Parlom y Nuria Marín, fueron varios pasos más allá de la declaración de su jefe de filas, Miquel Iceta, y hablaron de "un gesto de responsabilidad" por parte de Puigdemont. "Ahora es el momento del diálogo que muchos han reclamado", en palabras de Marín.

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Jordi Cuixart: "El objetivo era protestar, no impedir los registros"
    2. Crece el temor a un "enfrentamiento civil" y ya se habla del Ejército
    3. Federico Jiménez Losantos: 'Del Camino de Santiago a la cuesta de Rajoy'
    4. Vídeo: La espectacular presentación de los 'lobos' de la NBA
    5. El Rey vuelve a sacar de quicio a Podemos con su discurso en los Princesa de Asturias
    0
    comentarios

    Servicios