Menú

La Iglesia en Cataluña: ofensas al Rey y adhesiones a Puigdemont

La curia barcelonesa ningunea al cardenal Omella y amplifica el discurso y las consignas separatistas.

(Barcelona)
0
Portada de la revista | Catalunya Cristiana

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, se ha visto forzado a desmentir que él hubiera trasladado al gobierno de la Generalidad que el Gobierno de Mariano Rajoy estaba dispuesto a provocar "muertos en las calles", tal como dijo la dirigente republicana Marta Rovira, para frenar la independencia.

Oriol Junqueras se había reunido con Omella el 4 de octubre para tratar de obtener la intermediación de la Iglesia entre la Generalidad y el Gobierno. Las gestiones del cardenal, dispuesto a asumir ese protagonismo, toparon con la tajante negativa del Vaticano. Sin embargo, la predisposición de Omella fue difundida por sus interlocutores nacionalistas como la demostración irrefutable de que el titular de Barcelona estaba a favor del proceso y de la negociación.

La maquinaria de la iglesia catalana ya había desbordado al cardenal meses antes, cuando en una reunión de los obispos catalanes celebrada a mediados de mayo se dio a imprenta un documento en el que abogaban por el referéndum del 1-O y advertían de la conveniencia de escuchar "las legítimas aspiraciones del pueblo catalán" y valorar "su singularidad nacional". Hasta tal punto se mostraban partidarios de la causa separatista que muchos sacerdotes se sintieron impelidos a adoptar un papel protagonismo en la organización de la consulta ilegal escondiendo urnas y montando colegios electorales en las parroquias.

La Iglesia en Cataluña apoya de manera abrumadora la proclamación de la república. Los religiosos que se resisten al dictado nacionalista son marginados en ocupaciones y parroquias menores. Los colegios religiosos concertados son la punta de lanza de la "escola" catalana.

'Catalunya Cristiana' y Felipe VI

También los medios de la Iglesia en Cataluña responden ciegamente a la obediencia separatista. Especialmente significativo resulta el caso de Catalunya Cristiana, una revista semanal que se distribuye en las parroquias de toda Cataluña y que depende del arzobispado de Barcelona. Según denuncia la web de información religiosa no nacionalista germinansgerminabit.org, el penúltimo número exhibe en portada el titular "Mercaderes de la muerte" sobre una fotografía de unos carteles en los que se lee: "Felipe, quien quiere la paz no trafica con armas" y "Mariano, volem pau, no vendre armes". La primera plana alude a los atentados islamistas en Barcelona y Cambrils del pasado agosto y asume la tesis nacionalista de que las relaciones de España con los países árabes convierten al Jefe del Estado en un traficante de armas y al presidente del Gobierno en su cómplice. La foto es de la manifestación celebrada en Barcelona el pasado 26 de agosto.

En páginas interiores Catalunya Cristiana –el medio oficial de la Iglesia en Cataluña dirigido por el sacerdote Jaume Aymar, responsable también de Ràdio Estel–, la publicación se hace eco de la "preocupación" por los exconsejeros encarcelados y reproduce el editorial conjunto de la prensa separatista titulado "Con el gobierno legítimo de Cataluña".

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Detenidos dos menores por robar 10 iPhone a mordiscos en una tienda Apple
    2. Antonio David, al límite: vive del sueldo de su mujer
    3. Muere el hombre apaleado en Zaragoza por llevar la bandera de España en los tirantes
    4. El detenido es un matón de extrema izquierda que ya dejó tetrapléjico a un policía
    5. Ingresado con pronóstico grave el juez de Barcelona que investigó los preparativos del 1-O
    0
    comentarios

    Servicios