Estados Unidos
Noticias y opinión en la red
Michelle Knight

Michelle Knight, el misterio de la tercera chica secuestrada en Cleveland

Todo Ohio conocía el rostro de Amanda Berry y Gina DeJesus y su secuestro fue seguido por los medios. Pero ¿qué ocurre con la tercera chica?

Michelle Knight, en el centro de la imagen
LIBERTAD DIGITAL

Nadie sabe qué aspecto tiene, aunque su nombre ha dado la vuelta al mundo: Michelle Knight. La joven fue liberada junto a Amanda Berry y Gina DeJesus tras diez años de cautiverio, pero su rostro no aparecía junto a las fotografías que se distribuyeron de las otras dos jóvenes. De hecho, ni siquiera figuraba en el registro de personas desaparecidas de Ohio. ¿Por qué?

El caso de Michellle siempre fue distinto. Desapareció hace diez años, cuando tenía 21 años y regresaba de casa de su primo. Su familia lo denunció, pero la Policía relacionó la desaparición con la pérdida de la custodia de su hijo; por eso, cobró fuerza la hipótesis de una huida voluntaria.

Como demostró Charles Ramsey, todo el mundo en Cleveland conocía el rostro de Amanda y Gina. El impacto mediático de su desaparición resonó por todo Ohio. Durante una década, sus familiares celebraban continuas veladas y actos de recuerdo para tratar de encontrar a las jóvenes. Pero el rostro de Michelle sólo fue impreso en unos pocos carteles y su recuerdo se fue desvaneciendo con el tiempo.

Su madre, Barbara Knight, emprendió su búsqueda por su cuenta, sin el apoyo de la Policía, quien nunca acabó de convencerla de que la joven podía haber huido sin dejar rastro. Años después se mudó a Florida, sin haber logrado que las autoridades incluyeran a su hija en el registro de personas desaparecidas del Estado de Ohio.

Nadie llamó a Barbara Knight cuando este lunes cuando saltaba la noticia de la liberación de su hija. "Me enteré por los medios de comunicación", asegura en una entrevista con The Plain Dealer. Su indignación es evidente, y la desconfianza en las autoridades también: "Espero que la hayan identificado bien. Estoy rezando para que sea ella", aseguraba, antes de trasladarse hasta Cleveland para identificarla. El encuentro entre ellas aún no se ha producido. Durante las últimas horas, sólo un programa de televisión ha conseguido una imagen de Michelle, de su época en el instituto.

Los errores del caso

Pero la historia de Michelle no es la única que está suscitando dudas respecto a la actuación policial en el caso. La versión oficial comienza a tambalearse. Martin Flask, director de Seguridad Pública de Cleveland, aseguró que las autoridades jamás recibieron informaciones que hicieran sospechar que algo anormal ocurriera en la casa de la calle Seymour.

Pero los vecinos llevaban años avisando de que en el domicilio del conductor Ariel Castro sucedían cosas extrañas. Hace años, vieron a una mujer desnuda arrastrándose por el jardín trasero, según recoge The Washington Post. Además escucharon gritos y golpes,

Los agentes acudieron una vez a casa del secuestrador, pero no por nada relacionado con Amanda, Gina o Michelle. Castro se dejó un niño olvidado en el autobús que conducía, pero no consiguieron contactar con él. "Llamaron a la puerta, pero nadie abrió", explicó el alcalde de Cleveland.

Lo más popular