Europa
Noticias y opinión en la red
Movimiento Cinco estrellas

La primera reunión del partido de Grillo: un show surrealista

Periodistas infiltrados, ciudadanos portavoces... la primera reunión del Movimiento Cinco Estrellas ha sido un auténtico espectáculo. 

Grillo, cerrándole a la puerta del coche a la prensa.
libertad digital

Por si no hubieran sido suficientes hasta la fecha, el domingo Pier Luigi Bersani volvió a lanzarle el balón a Beppe Grillo: o apoya al centro izquierda, o Italia deberá ir de nuevo a las urnas. Aunque se interpretó como un ultimátum, lo dicho por el líder del Partido Democrático fue casi un grito de auxilio a la estrella de la antipolítica.

Pero Grillo no se mueve un ápice de su postura, y continúa negándose a brindarle el apoyo para la investidura; comprometiéndose sólo a darle soporte en alguna ley puntual. El día 15, Giorgio Napolitano no pondrá en marcha la ronda de conversaciones para la formación del nuevo Ejecutivo. Pero los días pasan e Italia continúa sin una solución.

Grillo: el show continúa

Y, mientras Grillo continúa con su show. Este lunes protagonizó la primera reunión con los diputados y senadores electos de su formación, y como es habitual en el líder del Movimiento 5 estrellas, no faltó el espectáculo.

Hasta el último momento no se supo el hotel en el que se celebraría la reunión, y cuando finalmente se reveló, sólo unos pocos diputados atendieron a la prensa. "¿Nuestra línea política? La decidiremos en el Parlamento. Estamos aquí solo para conocernos. No es una reunión operativa. De cuestiones políticas es prematuro hablar", dijo a la prensa la senadora electa Laura Bottici. Se trataba de 163 diputados y senadores venidos de todas partes de la geografía italiana, que nunca antes se habían visto.  Las escenas de caos se sucedían: "¿Que si va a venir Grillo?", respondía sorprendido uno de ellos: "No lo sé, no es mi amigo. Yo no hablo con él". 

Aprovechándose de este hecho, algunos periodistas pudieron infiltrarse en el encuentro, y dieron cuenta en las redes sociales de algunos de los detalles de la reunión a puerta cerrada.

Según los medios italianos, Grillo bromeó al encontrarse con sus parlamentarios sobre el hecho de que Bersani le hubiera pedido su apoyo en la investidura y se mofó abiertamente de él. También ironizó sobre un posible respaldo al primer ministro en funciones, el tecnócrata Mario Monti.

Ante la presión, los diputados y senadores acabaron convocando una especie de rueda de prensa sui generis , de la que nadie quiso tomar las riendas. Fieles a su espíritu antipolítico,  nadie actuó como líder y todos se autodenominaron como "ciudadano portavoz". Incluso, según la prensa italiana, se llegaron a vivir escenas de tensión con la prensa. "Está todo en la web, transmitimos en streaming la asamblea. No hace falta hacer preguntas", les espetó uno de los ciudadanos portavoces. 

Lo más popular