Menú

Timothy Dolan: un ciclón llegado de EEUU que llama a las puertas de Roma

El arzobispo de Nueva York destaca por su carisma y por su decisión a la hora de actuar. Es un gran bromista y lidera el empuje norteamericano.

7
Arzobispo de Nueva York

Timothy Dolan es actualmente una de las figuras al alza en la Iglesia Católica. El arzobispo de Nueva York es un auténtico ciclón que no deja a nadie indiferente. El cardenal estadounidense aparece en todas las quinielas como principal candidato del continente americano y exponente de los llamados "conservadores creativos", seguidores del ratzingerismo y uno de los grandes promotores de la Nueva Evangelización. Fue creado cardenal por Benedicto XVI en 2012.

A sus apenas 62 años es actualmente presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y ejerce como pastor en la ciudad considerada como capital del mundo. Sin embargo, el que fuera un joven sacerdote del medio oeste no ha cambiado nada. Sigue siendo tan risueño y bromista como siempre.

De cara al Cónclave aparece como una nueva vía que trae aire fresco. Representa sin ninguna duda el empuje norteamericano. Moderno en las formas pero tradicional en la práctica. Dolan no negocia los llamados valores no negociables pero se mueve como pez en el agua en los debates con el mundo no creyente y en los medios de comunicación.

En este sentido, el cardenal estadounidense encabeza una nueva hornada de obispos sin complejos. Conoce sobradamente los problemas y los desafíos del mundo de hoy y también las vías en las que debe actuar la Iglesia para poder llevar a cabo su misión. De ahí, el término "conservador creativo". Sabe de la importancia de la comunicación y de entrar en el debate público y por ello no rehúsa la discusión. Si la Iglesia no está presente en los desafíos de hoy no existirá mañana para millones de personas.

Nuevas formas en la Iglesia

Por ello, aprovecha las redes sociales y los medios de comunicación para evangelizar. Tiene cuenta en Twitter y Facebook, mantiene actualizado un blog y desde estas plataformas no duda en responder y explicar dudas a todo el que se las propone. Además, escribe en distintos medios de comunicación.

Cuando Benedicto XVI habló en su renuncia de que dejaba paso a alguien "vigor tanto del cuerpo como del espíritu" muchos pensaron en el cardenal Dolan, que sin duda no le falta energía ni espíritu. Su personalidad arrolladora y su sentido del humor son ya conocidos en Estados Unidos y entre sus compañeros en el Episcopado, a los que tiene entusiasmados.

De hecho, su papel en la Iglesia de Estados Unidos no ha pasado desapercibido para el mundo no católico. La revista Time le incluyó como una de las 100 personas más influyentes del mundo en 2012. Son bien conocidas sus desavenencias con Obama, con quien se reunió durante la polémica reforma sanitaria. Sin embargo, esto no quita para que consiguiese reunir al presidente y a su contrincante, Mitt Romney, en una cena en la Conferencia Episcopal.

Combina sencillez y firmeza

Quienes le conocen destacan de él su valentía y su decisión para afrontar los problemas, un punto importante de cara al Cónclave, y los problemas que afronta la Iglesia en este tiempo. Es una persona sencilla que no oculta su afición por el beisbol y sobre todo por los Yankees de Nueva York, con cuya gorra ha posado en varias ocasiones.

Persona corpulenta y de buen comer no oculta su forma de ser. Sus amigos dicen que tiene un gran sentido del humor pero que tiene "los pies en la tierra". Y bromean con que bebe cerveza Budweiser, la "misma que la gente llana".

Sin embargo, estos detalles no ocultan su realidad. Su valentía a la hora de gobernar la enorme diócesis de Nueva York, su sólida doctrina y su manera de afrontar los problemas. Por ello, los obispos de EEUU le nombraron su presidente.

Problemas no le han faltado. Ha tenido que lidiar con los escándalos de abusos sexuales que sacudieron a la Iglesia de Estados Unidos. Así lo hizo cuando era obispo en Milwaukee y afrontó los casos que se encontró con transparencia, política adoptada por otros compañeros suyos y también por Benedicto XVI cuando llegó al Papado.

Gran experiencia docente

Thimoty Dolan nació en San Luis y posee una licenciatura en Filosofía y otra en Teología. Además es doctor en Historia de la Iglesia Latina por la Universidad Católica de América. Tras varios años fue enviado como secretario a la Nunciatura Apostólica en Washington.

En 1992 fue nombrado vicerrector del Seminario de Kenrick-Glenon y más tarde enseñó Teología en la Universidad de San Luis. De 1994 a 2001 fue nombrado rector del Pontificio Colegio Norteamericano en Roma hasta que ese año le nombraron obispo auxiliar de San Luis. En 2002 el Papa le eligió como arzobispo de Milwaukee y en 2009 como arzobispo de Nueva York.

Experiencia pastoral le sobra pero sin embargo no tiene experiencia curial aunque sí conoce la maquinaria vaticana tras su paso por el Colegio Americano. Actualmente en la Curia es miembro de la Congregación de las Iglesias Orientales y de los Consejos Pontificios para las Comunicaciones Sociales y para la Promoción de la Nueva Evangelización.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. 'The Guardian' lamenta haberse tragado las mentiras sobre la violencia el 1-O
    2. El escalofriante relato de una medallista olímpica que fue objeto de abusos sexuales
    3. "Arévalo no contó toda la verdad sobre la ruptura de su amistad con Bertín Osborne"
    4. Podemos intenta corregir su estrategia sobre Cataluña para evitar hundirse
    5. El Ayuntamiento de Barcelona reclama al Gobierno que le pague por la actuación policial del 1-O
    0
    comentarios

    Servicios