Europa
Noticias y opinión en la red
Bronca en el Parlamento Europeo

Ada Colau monta el lío también en Bruselas

A preguntas de Iturgaiz, Colau se negó a condenar el acoso a los políticos. Es más, el eurodiputado popular fue insultado en el Parlamento Europeo.

Ada Colau, en el Parlamento Europeo | EFE
Relacionado
Publicidad
Macarena Lora | Bruselas

La presencia de la portavoz de la plataforma antidesahucios, Ada Colau, en Bruselas volvió a convertirse en un tenso intercambio entre el colectivo y el Partido Popular. En tono y términos igual de broncos que en España, Colau se quejó ante la Eurocámara de ser "criminalizada" y se negó a condenar el acoso sufrido por varios políticos en sus casas.

Entre aplausos de la izquierda, y ante el silencio de Willy Meyer -un presidente de comisión comunista que no llamó al orden a los presentes en ningún momento-, Colau explicó a los eurodiputados que en España "se vulneran sistemáticamente los derechos humanos", pero se negó, preguntada insistentemente por el popular Carlos Itúrgaiz, a condenar los llamados "escraches".

"¿Pero condena sí o no los escraches?", reiteraba el diputado popular a una Colau que insistía en la idea de que el Gobierno español quiere silenciarlos. "Se nos llama nazis, se nos llama terroristas, se nos ponen multas de miles y miles de euros", lamentaba. "Ha venido con piel de cordero y no la de lobo que lleva en España", le espetaba el popular, después de relatarle que él mismo sufrió el primer escrache en su casa, en el año 96. Enfadado por lo que consideraba una comparación intolerable de las muertes del terrorismo de ETA con la protesta "pacífica" de los desahuciados, el eurodiputado de Iniciativa per Cataluña Verde, Raúl Romeva, salió en defensa de Colau. "Hay que apoyarlos, no criminalizarlos", terció la representante de BNGa, que acusó también a los miembros del PP de acudir al debate en busca de la prensa.

Arropada por los eurodiputados españoles de la izquierda -el diputado socialista Miguel Ángel Martínez le dio las gracias por sus "movilizaciones"- y jaleada por miembros del movimiento 15-M de Bruselas, que se lanzaron incluso a insultar a Iturgaiz al grito de "sinvergüenza", Colau, auto erigida en "cara visible de España", denunció la normativa europea de desahucios.

Tras la descripción del "sufrimiento innombrable" de los afectados por los desahucios, los grupos políticos han mostrado su solidaridad con el problema y la comisión decidió mantener abierto el expediente y examinar en los meses venideros si hay o no violación de la legislación europea sobre la materia.

El escaparate de la peor España

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo se ha convertido, según denuncia a este diario el propio Iturgaiz, miembro activo en dicha comisión desde el año 2004, en una suerte de "escaparate de la izquierda española para hacerle daño a la marca España".

Lo cierto es que desde la corrupción urbanística, hasta las prácticas abusivas en las preferentes, pasando por la denuncia de atropellos contra la libertad de expresión que llevó el entonces eurodiputado Luis Herrero al Europarlamento en el año 2005, las causas que han pasado en los últimos años por la Comisión de Peticiones son variadas. Sin embargo, Iturgaiz lamenta la imagen de España que ofrecen algunos de los peticionarios de la izquierda que, como en esta ocasión, aprovechan para convertir su denuncia en un circo, "o para directamente venir a insultar".

Los diputados europeos han aprendido a hacer caso omiso a este tipo de exhibiciones y, por lo general, los números que allí se escenifican no suelen pasar de mera algarada que, según esté de actualidad, acaparan espacio en algún telediario nacional. Pero hay días, como el de este miércoles, en que la bronca llega a molestar a los eurodiputados que, hartos de los cruces de acusaciones, abandonan la sala.

Lo más popular