Menú

Antonio López-Istúriz: "Cataluña se enfrentaría a no menos de quince años de negociaciones con la UE"

El secretario general del PPE habla de las elecciones de mayo, de los rescates y de la posición exterior de la UE.

225

De madre norteamericana, el aspecto de Antonio López-Istúriz White podría pasar por extranjero, confusión que no aclara su cargo de secretario general del PP europeo. Es más que probable que ninguno de los ciudadanos de a pie con los que se ha cruzado hasta llegar al Palace en esta fría mañana de invierno sepa de su importante cargo.

Mucho es aún el camino por recorrer para que el pueblo tome conciencia de pertenecer a una cosa llamada Unión Europea y se familiarice con sus dirigentes. De eso hablaremos largo y tendido bajo la impresionante cúpula de la cafetería del emblemático hotel, testigo mudo de muchos aconteceres de la política patria. "Estos políticos de aquí sí que viven bien" bromea entre risas mientras le da el primer sorbo a su cortado y empieza la conversación...

Que usted, a pesar de ser el secretario general del PP, no sea un político especialmente conocido ¿demuestra que sigue habiendo una barrera invisible al norte de los Pirineos?

España sigue siendo considerada un éxito dentro de la UE, uno de los pocos éxitos de adhesión al proyecto comunitario desde 1986. Eso significa que las cosas han ido bien, y creo que los españoles son testigos de los cambios que se han producido a raíz de eso. En general ha habido buen ambiente sobre las cuestiones europeas, aunque como contrapartida, precisamente a raíz de eso, ha faltado debate. Fíjese que en nuestro país, afortunadamente, no hay fuerzas anti europeas. Pero, insisto, eso ha ido en detrimento del debate y de la relevancia mediática del asunto. Aunque ha cambiado en los últimos tres años con la crisis, donde precisamente por aspectos negativos o preocupantes para el ciudadano la UE ha estado en el centro de la discusión con mucho protagonismo en medios. Yo espero que eso se traduzca en unos buenos datos de participación en las elecciones a la Eurocámara del 25 de mayo y en que tengamos una campaña centrada en temas comunitarios, aunque asumo que es difícil que no vuelva a primar el debate en clave interna.

En ese sentido es interesante que la familia socialdemócrata se haya puesto de acuerdo en designar un candidato único europeo, Martin Schulz mientras que los partidos a su izquierda han hecho lo mismo con el griego Alexis Tsipras ¿Ustedes no se han quedado rezagados en esa primera batalla?

No. Al Partido Socialista le gusta mucho hablar de primarias, también en Europa, pero luego no ha habido y se ha impuesto Schulz. Me consta que hay recelos sobre su figura en los socialistas de algunos países, porque tiene una personalidad complicada, y me atrevo a vaticinar que no obtendría el voto para el Consejo de algunos primeros ministros socialistas. Nosotros nos lo hemos tomado con más tiempo, porque queremos un candidato de consenso, no sólo entre nosotros sino también para que pueda ser votado en el Consejo Europeo y en el Parlamento. Afortunadamente candidatos no nos faltan. Algunos nombres han salido, el ex primer ministro de Luxemburgo Jean Claude Junker, el vicepresidente de la Comisión Europea Michel Barnier, primeros ministros como Katainen [Jyrki] de Finlandia, Kenny [Enda] de Irlanda o el de Polonia Tusk [Donald]...y esto es bueno.

En España los nombres están en boca de todos: Jaime Mayor Oreja, Miguel Arias Cañete o, incluso, usted mismo. Evidentemente no lo sabe o lo sabe y no me lo va a decir, pero le pregunto si el candidato tendría que asumir el compromiso de ser comisario en el nuevo Gobierno comunitario.

No necesariamente. Ninguna norma lo exige. Antaño el Consejo Europeo y los estados negociaban el nombre del presidente y a partir de ahí los comisarios, pero el hecho de presentar candidatos a presidente, como antes hablábamos, lo cambia todo.

Proliferan nuevas fuerzas de cara a las europeas. Aunque sé que le pido una objetividad difícil ¿qué le augura a VOX?

Es otra formación en la que veo a personas como Santiago Abascal, a quien conozco desde Nuevas Generaciones y por el que tengo gran cariño, o como a José Antonio Ortega Lara, a quien sin conocer personalmente respeto mucho por todo lo que representa, en particular la lucha de las víctimas del terrorismo en España. No se oirá de mi una mala palabra sobre ellos, pero desconozco su alcance electoral, ahora mismo es una incógnita. Lo mismo también le puede afectar a UPyD o pueden captar votos de socialistas desencantados. Sinceramente no lo sé.

La cafetería del hotel Palace en Madrid fue el lugar escogido para la entrevista. | LD / D.A.

Los españoles irán a votar en mayo con el recuerdo muy presente de la liberación de etarras y otros delincuentes tras el fin de la Doctrina Parot.

Espero que las decisión de un tribunal en Estrasburgo no tenga consecuencias para el PP, cuyo Gobierno, como me consta, hizo todo lo necesario para intentar convencer a los jueces de las consecuencias de su decisión.

Es fácil imaginar que Cataluña está siendo para usted un tema recurrente de conversación en los últimos meses con sus colegas ¿Qué es más difícil: explicarles que el sistema español le otorga una gran autonomía política o que el caso no tiene nada que ver con Escocia, donde sí habrá un referéndum en septiembre?

Son temas distintos porque el contexto constitucional es distinto. Nuestra Carta Magna, refrendada por una amplia mayoría de catalanes, no permite el referéndum. En todo caso sería una votación en toda España. Eso lo han entendido todos en la UE. Yo, como secretario general del PPE, hablo con gobernantes de países de la Unión y con dirigentes opositores, según el caso. La mayoría opina que esto sería añadir otro problema más a la larga lista de los que tenemos en Bruselas. Pero mire, pongámonos en el muy hipotético e improbable caso de que al final consiguieran un referéndum y luego la independencia. Se ha dicho por activa y por pasiva, lo ha dicho Durao Barroso, Herman Van Rompuy, todos los comisarios, señores: Cataluña entraría en un larguísimo proceso de adhesión a la UE, mintieron quienes dijeron que sería automático. Yo auguraría no menos de quince años de negociaciones, y estoy siendo muy generoso. Cataluña estaría dejada a su propia suerte, sin amparo europeo, con las fronteras cerradas. Sería un desastre, como lo sería para Escocia. De hecho en el Reino Unido, como se está debatiendo mucho la cuestión, los independentistas están perdiendo adeptos a marchas forzadas porque se dan cuenta del abismo que les esperaría, algo muy negativo para la industria escocesa. No veo a Angela Merkel ni a François Hollande, ni a algunos primeros ministros con los que he hablado, aprobando esto ni siquiera en los próximos quince años. Fíjese, España no necesitaría ni usar su veto, ni votar en contra, porque sería un fuerte grupo de países europeos los que se opondrían.

Hablando de límites temporales, no es nada halagüeño para España el que ha puesto el vicepresidente de la CE, Oli Rehn, sobre nuestra recuperación. Diez años.

Yo le respeto mucho, pero hay que tener cuidado con lo que diga desde ahora porque está en campaña. En esas palabras yo no sé si escucho al comisario de Economía o al candidato del Partido Liberal, al que pertenece CIU por cierto. Los que no son candidatos, como Antonio Tajani, o la propia canciller alemana o el propio presidente francés no están diciendo eso, sino todo lo contrario. Estamos en el camino de la recuperación y puede llegar antes de lo previsto, si seguimos con el calendario de reformas y no entramos en excesivas alegrías con los primeros síntomas de recuperación.

En febrero se presenta el plan de reforma fiscal integral que ha preparado por encargo del Gobierno un Comité de sabios presidido por Manuel Lagares. Mariano Rajoy ya adelantó en Antena 3 que el IRPF bajará a partir de 2015 y según Expansión subirá un poco más el IVA y desaparecerán algunas deducciones como la de la vivienda ¿Es el camino de las armonización que se reclama desde Bruselas?

Todo son especulaciones, yo no sé ahora mismo que está en la cabeza del presidente del Gobierno o del ministro de Hacienda. Habrá que esperar. De todas formas mi partido lo va a tratar en la próxima Convención Nacional en Valladolid a la que estoy invitado precisamente para hablar de ese tema. Parece que se va a pedir una bajada de impuestos y yo estaré encantado de tratarlo con mis compañeros.

LD / David Alonso Rincón.

Los rescates y el futuro

Ha terminado el rescate financiero a España después de todas las especulaciones desatadas tras la llegada del PP al Gobierno. Hace sólo veinticuatro meses se pedía la intervención de España casi a voz en grito y se proponían gobiernos técnicos. Me imagino que haber salvado esa bola de partido, si me permite la expresión, es algo que potenciarán ustedes de cara a las elecciones del 25 de mayo.

Yo viví intensamente aquellas jornadas, desde dentro. No solamente voces fuera de España pedían el rescate, sino también dentro. Empresarios y banqueros parecían muy interesados, y también medios de comunicación. Todos clamaban por esa intervención. Esa actitud me pareció increíble, de una gran falta de aprecio por este país y de mirar de manera egoísta a intereses particulares. Afortunadamente Rajoy y Luis de Guindos miraron más por el interés de España y de los españoles, que pasaba por no ser intervenidos al estilo de Portugal, Irlanda o Grecia. El caso irlandés es paradigmático, a pesar de que sus cifras son muy positivas, sin embargo tiene una temporada más de intervención. Nosotros seguimos siendo soberanos, se nos puede aconsejar pero no se nos impone. Yo creo que es bueno que se cuente lo que pasó, después de la herencia que recibimos en 2011.

La oposición le resta todo mérito al Gobierno, ya ha escuchado a Alfredo Pérez Rubalcaba en el debate sobre el Consejo Europeo decir que una palabra del Gobernador del BCE, Mario Draghi, ha bastado para sanarnos.

Rubalcaba formó parte del Gobierno que nos llevó al desastre. También formó parte de otro Ejecutivo con algún personaje coincidente, como Pedro Solbes, que dejó un país con gran paro. Yo lo viví porque entonces, en los años noventa, estaba recién salido de la universidad. Todavía no he oído una autocrítica suya, como las que sí han hecho el propio Solbes o el ex ministro Miguel Sebastián sobre la gestión que el PSOE hizo de la crisis. Es indudable que Draghi fue un facto de ayuda, pero España no entró en la intervención gracias a lo que hicieron Rajoy y de Guindos, y yo fui testigo de ello.

Un año antes, en 2011, se reformó a toda prisa la Constitución, en concreto el artículo 135, para incluir el compromiso de no incurrir en déficit, bien es cierto que con el matiz de "estructural" ¿Hubiésemos ido entonces a la intervención de no haber apoyado ustedes la reforma?

Por supuesto, pero eso sí que fue obligado. A José Luis Rodríguez Zapatero y a su entonces ministra de economía Elena Salgado se lo dejaron bien claro en varios Consejos Europeos.

¿Ha leído el libro del ex presidente "El Dilema"?

No.

De manera muy taimada hace un juicio muy crítico de la elección de Herman Van Rompuy como presidente del Consejo. Deja claro que él hubiese preferido a alguien con más peso político como Felipe González, al que propuso Nicolás Sarkozy, o Tony Blair. Lo que viene a decir Zapatero, ya digo que no tan claramente, es que el ex primer ministro belga era un títere en manos de Alemania y Francia.

A diferencia de González y Blair, cuyas gestiones económicas están a la vista, Van Rompuy ha sido un exitoso primer ministro de Bélgica. A lo mejor lo que se necesitaba era precisamente ese perfil: discreto pero resolutivo, gestor, en una palabra. Le ha tocado un tiempo muy difícil y ahora que estamos mejor, el tiempo dirá si las gestiones, reitero lo de discretas, que ha hecho contribuyeron a mejorar el clima y a recuperar esta UE y al Euro. Yo desde luego le prefiero a Felipe González.

También subraya mucho Zapatero los ratios de España de finales de 2009 e incluso 2010, en particular la prima de riesgo, que no eran por sí solos alarmantes en ese momento. Su tesis es que todo se precipita con el rescate griego y ahí establece el edificio argumental que justifica su famoso decretazo de mayo de 2010, que se aprobó gracias a la abstención a última hora de CIU porque ustedes votaron en contra. Precisamente con un presidente como Rajoy que ha seguido en la senda de la consolidación fiscal, y bien que lo saben los contribuyentes y los sectores afectados por los recortes presupuestarios ¿cómo se explica ese voto negativo a tres años vista, cuando ustedes han incumplido su programa de manera flagrante en materia de impuestos?

Una cosa es tu programa electoral y otra que te encuentres con datos que no son los que te habían dado. Como botón de muestra recuerdo la diferencia de déficit antes y después de las elecciones de noviembre de 2011, con dos o tres puntos de PIB que se habían escapado, entre comillas, al Gobierno del PSOE. Una costumbre muy perniciosa, por cierto, de varios Gobiernos europeos, pero afortunadamente se ha acabado con ello con el semestre europeo. Traduzco para sus lectores: cada seis meses la UE tiene una foto real de las economías europeas, sencillamente para que no se produzcan más mentiras. Ahí está el caso de Grecia, con responsabilidad de populares y socialistas, de todos, hay que reconocerlo. Ocultaron los datos reales y produjeron el gran desastre que todos conocemos. En una escala mucho menor es lo que se encontró el Gobierno Rajoy. Pero le aseguro que bajar impuestos está en el ADN del PP y el presidente y Cristóbal Montoro retomarán esa senda cuando se den las condiciones adecuadas. Pero lo primero era generar confianza fuera de nuestras fronteras.

LD / David Alonso Rincón.

¿Existen los especuladores que apuestan contra el euro?

Sí.

¿Y eso no les incomoda ideológicamente, con respecto a la izquierda?

No, lo hemos denunciado igualmente, porque lo teníamos detectado. Lo que ocurre es que no somos victimistas ni plañideras y lo que hay que hacer es recuperar la confianza. Le diré más, me alegro enormemente de que muchos de esos especuladores hayan perdido muchísimo dinero apostando contra el euro.

En cuanto al diseño de los rescates, hay quien discute que el FMI forme parte de la famosa Troika junto al BCE y a la Comisión Europea. Existía el precedente de los países latinoamericanos, donde como sabe no es un organismo precisamente popular.

Aquí ha sido distinto, yo creo que la Troika estaba bien diseñada y daba equilibrio. Por esto estaba la CE, ya que algunas fórmulas del FMI no eran adaptables al sistema europeo. Desde luego los resultados están ahí: Irlanda está fuera de peligro, creciendo además, Grecia está desde luego mejor que hace cuatro años, aunque a nadie se le ocultan los importantes problemas de ese país y está el caso intermedio de Portugal, aunque creo que ahí también se está en la senda adecuada.

A veces se simplifica la cuestión de los rescates como el cuento de la cigarra y la hormiga. Aunque lo cierto es que la aportación del sur a esas intervenciones, sin ir más lejos la de España e Italia, es sustancial.

¡Desde luego! Eso no se ha contado bien. Yo suelo animar al Gobierno alemán a que se lo expliquen a sus ciudadanos, que los rescates también se pagan con dinero de países como España.

Y Merkel qué le dice.

En fin…vamos a esperar a después de las elecciones y entonces podremos hacer reflexiones muy interesantes a este respecto…

¿Se puede dar la paradoja de que sus rivales políticos del SPD le puedan ayudar en esta tarea pedagógica, ahora que vuelve una gran coalición?

No. Ahora es Sigmar Gabriel el que lleva ahí la voz cantante incluso en el Gobierno [vicecanciller y ministro de Economía de Alemania] pero antes Steinbrück [Peer] pedía durante la campaña del pasado de otoño que a España no se le ayudase más. Esto debería recordarlo Rubalcaba. Yo creo que Merkel tenía claro, con independencia de su política de alianzas, que en cuanto se recuperase la confianza había que cambiar el diapasón.

Pero el diapasón se ha cambiado tanto que ahora el Gobierno germano aprueba una reforma de las pensiones con edad de jubilación a los 63, cuando en España se ha ampliado a los 67.

No, eso son decisiones soberanas. En España se han tenido que tomar decisiones difíciles, que tienen un coste político, desde luego, pero también personal. Y eso lo he podido vivir de primera mano. Hay dirigentes a los que les ha afectado mucho todo esto, incluso en su físico. No es igual a la situación económica en nuestro país que en Alemania, eso está claro.

También está virando Francia, la otra pata de la locomotora europea ¿Cómo analiza su rebaja de las cotizaciones sociales?

Lo primero que quiero decirle es que, por desgracia, Francia ya no es locomotora. Algo que hay que lamentar porque siempre es bueno que exista un equilibrio. No están pasando su mejor momento, y tampoco voy a entrar ahora en la cuestiones personales de François Hollande. Pero fíjese cuando hablamos de incumplimientos electorales, los gobernantes socialistas llegaron al poder con el leit motiv de acabar con la austeridad de Merkel y luego la realidad de gobernar es otra.

Mirando más allá en el horizonte europeo ¿cómo de lejos está la unión política? ¿hay que aumentar el peso de su administración?

Yo soy un europeista convencido, pero hay que ser realistas. Desde luego seré muy feliz cuando alguien en Talavera de la Reina pueda votar a un sueco como representante. En cuanto a la administración, frecuentemente se hace mucha demagogia con esto. Simplemente doy un dato: en Bruselas hay menos funcionarios que en los ayuntamientos de Madrid o de Barcelona. Con eso la maquinaria marcha con unos funcionarios, por cierto, que son de primerísimo nivel. Además, y aquí volvemos de nuevo a los problemas de comunicación, no es que los estados miembros hayan hecho recortes presupuestarios, como es obvio, es que también lo ha hecho la propia UE como tal. Si lo desglosamos hay que hablar de los fondos agrícolas, y aquí todo el mundo entiende que la negociación de la PAC ha sido un éxito. Por cierto, una gran gestión de Miguel Arias Cañete en ese campo. Y desde luego presupuesto también para los fondos de cohesión y estructurales que comunidades como Extremadura o Andalucía siguen necesitando. Por otra parte, es muy doloroso que esto se haya podido malversar en los ERES. Este tipo de chapuzas genera una imagen desastrosa, pero es que además provoca que en futuras negociaciones a España se le nieguen cosas.

Más a corto plazo está la unión bancaria, por la que el Gobierno español ha apostado fuerte.

No es el único. Es muy aventurado dar fechas, pero todos están de acuerdo, incluida la canciller Merkel. Lo que ocurre es que ella pide que se vaya con cuidado, para no repetir los fallos en la arquitectura institucional del euro que tanto nos han costado. Quiere una unión bancaria con las máximas garantías.

¿Eurobonos?

No son la salvación de Europa, como lo plantean Rubalcaba y los socialistas. No es más que crear un nuevo instrumento para añadir a lo que ya tenemos. Antes de construir nuevos instrumentos saneemos y establezcamos las bases de lo que ya tenemos.

LD / David Alonso Rincón.

El espionaje y otros asuntos de fuera

En las relaciones con EEUU qué duda cabe que el escándalo de las escuchas ha supuesto un grave deterioro ¿debe comparecer Edward Snowden en la Eurocámara como se ha pedido?

No. Es evidente que hay que depurar responsabilidades, y se lo dice un gran partidario de las relaciones trasatlánticas que además tiene familia de EEUU. No es de recibo un espionaje que se ha producido no sólo sobre autoridades europeas sino sobre ciudadanos, sin ningún tipo de control judicial. Dicho esto Snowden está filtrando cuestiones que afectan a la seguridad nacional. No creo que se le deba dar una audiencia pública, en todo caso privada, una comparecencia restringida.

La reacción de Barak Obama ha cambiado sensiblemente, no sé si lo comparte. Al principio se mostró más cínico, como cuando decía que si quería saber lo que piensan Merkel o David Cameron no tenía más que llamarles. Ahora ha anunciado una reforma profunda de la NSA y ha pedido perdón en una entrevista en la televisión pública alemana.

Me parece muy bien. Desde luego que el sistema tiene que reformarse, porque no se puede tener intervenidas las comunicaciones de treinta millones de europeos. Lo que ocurre es que como se trata de Obama y ya sabemos que la prensa europea tiene con él una constante Luna de Miel las cosas se publicitan de una manera distinta !Me gustaría ver qué tratamiento hubiera tenido este escándalo con George W. Bush en la Casa Banca¡ Este doble rasero siempre es curioso.

En el conflicto de Siria, seguramente la tragedia humanitaria más importante del siglo XXI, no parece que el papel de la UE tenga gran relevancia.

Yo creo que siempre es mejor que vayamos juntos en este tipo de cuestiones. A veces, por ejemplo, el Reino Unido tiene todavía aires imperiales. Eso es un gran error.

¿Ha hablado en las últimas horas con su compañero Ramón Luis Valcárcel, todavía presidente de Murcia, que está en Kiev viviendo sobre el terreno la grave escalada de los acontecimientos allí?

Estamos en contacto. Está haciendo una gran labor como presidente del Comité de las regiones, para lo que fue elegido por los alcaldes y presidentes regionales del continente. Siempre se ha preocupado mucho de los asuntos europeos, y no sólo como hacen muchos para hacerse la foto en Bruselas.

La crisis Ucraniana está tomando un cariz muy peligroso.

Sí, en el PPE tenemos a miembros de la oposición a Víctor Yanukovic. Gran amiga mía es Yulia Timoshenko...

¿Es una presa política?

Sin duda. Por eso en las negociaciones comerciales fallidas con Ucrania Merkel dijo que todo dependía de su liberación.

¿Esto evidencia que Rusia, geoestratégicamente, es un gran tapón al crecimiento de la UE?

Para nuestra desgracia, sí. La injerencia de Moscú en países de nuestra órbita como Georgia, Armenia, Azerbayán, la propia Ucrania, Bielorrusia e incluso en países miembros como Bulgaria o Rumanía es muy perniciosa. Nosotros lo estamos analizando y queremos tender puentes con la oposición a Vladimir Putin. Más a corto plazo me parece urgente un diálogo de la UE con las autoridades rusas sobre la cuestión ucraniana. Es un país profundamente dividido entre los pro europeos y los pro rusos. El régimen de Yanukovic no está legitimado para entrar en estas conversaciones. Abogo por un Gobierno de unidad nacional.

El País ha publicado que la UE va a abandonar la posición común sobre Cuba con el acuerdo de España. Usted trabajó estrechamente con el artífice de esa medida, José María Aznar.

Siempre he sido partidario de ello. No he escuchado hablar al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, sobre esta cuestión, si se está a favor o en contra, desconozco las gestiones que están haciendo. Estoy a la expectativa. Para mí, desde luego, el régimen de los hermanos Castro sigue siendo absolutamente totalitario, anacrónico, anti histórico y lo que debería haber es una República democrática. La Posición Común ha sido muy efectiva, mucho más que los bloqueos americanos, y eso ha dañado mucho a la dictadura. Como le digo, estoy a la expectativa de lo que haga Margallo.

Usted aboga siempre por una gran labor pedagógica sobre la UE, que incluya enseñanzas escolares.

Es lo que ocurre en otros países, donde es una asignatura obligatoria en la educación primaria.

LD / David Alonso Rincón.

José Ignacio Wert no le ha echado una mano con sus bandazos sobre las becas Erasmus.

Se mantienen, eso era lo prioritario. Ha sido uno de los grandes aportes de esos años. La juventud española ha podido, como la de otros países, conocer su continente. Creo que la movilidad es esencial para superar los prejuicios, que es nuestro gran problema al tener idiomas y culturas diversas.

¿De esa ausencia de información son más culpables los políticos, los medios o los profesores?

Todos somos culpables. Pero cuidado, que informar y hacer pedagogía no es adoctrinar, creo que hay que señalar honestamente los fallos de la UE. Yo, por ejemplo, siempre he criticado que el Parlamento Europeo tenga tres sedes, Luxemburgo, Estrasburgo y Bruselas. Pero el ciudadano tiene que saber que la gran mayoría de los eurodiputados está de acuerdo conmigo. La UE tiene que salir de los ámbitos académicos, que muchas veces han perjudicado con un lenguaje farragoso.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. ERC se atraganta con los "muertos" de Rovira
    2. Juliana enloquece con el avance de Cs: "arresta" a Sánchez y hace "prisionero" a Rajoy
    3. La delirante reacción del separatismo al fracaso de Barcelona con la EMA
    4. La patronal catalana de la carne deja de llamarse 'catalana'
    5. Cataluña se queda sólo con 20 empresas que facturan más de 1.000 millones
    0
    comentarios

    Servicios