Menú

Las misiones de combate españolas en Afgasnitán (II): Gardak, Bold y Grey Beret

Desde 2010, 96 militares han sido propuestos para recompensas extraordinarias. De ellas, 16 son la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo.

2
Legionarios españoles durante una patrulla en Badghis. | Ángel Manrique / Ejército de Tierra

Las misiones de combate que llevaron a cabo las tropas españolas en Afganistán siguieron desarrollándose durante octubre de 2012 y los primeros meses de 2013. Pero eso no significa que nuestros militares sólo entrasen en combate contra los talibanes en estas ocasiones. Durante años, lo hicieron prácticamente a diario para repeler los ataques de los insurgentes, que nunca han aceptado la presencia de las tropas internacionales en el país asiático.

De hecho, algunos españoles tuvieron actuaciones heroicas durante los combates que se iniciaron por iniciativa de los talibanes. En algunas ocasiones fueron condecorados como se merecían desde las altas esferas del Ministerio de Defensa. En otras ocasiones, por intereses políticos, sobre todo bajo gobiernos del PSOE, sólo recibieron la gratitud de sus compañeros y las felicitaciones de sus mandos.

Según los datos oficiales del ministerio, que únicamente datan de 2010, en estos últimos cinco años de misión en Afganistán los militares propuestos para recompensas extraordinarias han sido únicamente 96. De ellos, 16 para la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo, 11 para la misma condecoración con distintivo azul y 18 con el distintivo amarillo. Además, otros 51 han recibido una citación como distinguido en la orden general.

Valle de Gardak

Como habían hecho a finales de agosto y durante el mes de septiembre de 2012, las tropas españolas, junto a fuerzas afganas, siguieron sus misiones de ataque a las fuerzas talibanes en Badghis. Los días 2 y 3 de octubre, llevaron a cabo la denominada Operación Villares, para limpiar otro de los avisperos insurgentes en la provincia, el área de Mamandzai. La zona es la cabecera del valle de Gardak, corredor natural hacia el paso fronterizo de Turusej con Turkmenistán.

Durante la madrugada del 2 de octubre, las tropas españolas tomaron posiciones aprovechando la oscuridad de la noche, aunque fueron detectados por los talibanes, que atacaron las posiciones que habían tomado las dos compañías paracaidistas de la Bandera de Maniobra Ortiz de Zárate con fusiles de asalto, lanzagranadas y ametralladoras. Los españoles repelieron el ataque e hicieron huir a los talibanes.

Con las primeras luces del día, los afganos comenzaron las primeras maniobras de reconocimiento y registro del área de Mamandzai, con el objetivo de reducir la capacidad de acción de los talibanes y confirmar que la población civil aprobaba la presencia de las fuerzas del Ejército Nacional Afgano (ANA) y españolas.

Durante los dos días, hubo enfrentamientos entre las tropas de la coalición y los talibanes, llegando estos últimos a movilizar a un centenar de efectivos para atacar desde diferentes posiciones. Las tropas afgano-españolas respondieron en todo momento con su armamento de dotación, apoyados por fuego de morteros y de artillería. Como consecuencia de estos combates, los talibanes sufrieron dos bajas confirmadas, dos sin confirmar y al menos dos heridos, mientras que entre las fuerzas afganas y españolas no hubo que lamentar bajas.

Operación Bold

Los últimos días de enero de 2013 fueron el escenario de la Operación Bold. Utilizando como punta de lanza el puesto avanzado de combate de Ludina, en la provincia de Badghis, los militares de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable (BRILAT) se dirigieron hacia el norte de la provincia, al valle de Garmak, para entablar combates durante dos días consecutivos con los talibanes de la zona, que venían replegándose por las anteriores misiones de combate españoles.

Uno de los objetivos de la misión era contribuir a mantener la situación de seguridad que permitiera el repliegue desde los dos puestos avanzadas de combate (COP) que todavía mantenían las tropas españolas en el interior de la provincia, con el objetivo de que los mismos pudiese pasar a ser ocupados por el Ejercito Nacional Afgano y las tropas españolas regresar a la base principal de la provincia, ubicada en Qala I Now.

La iniciativa de las operaciones correspondieron a las unidades del Ejército afgano mentorizadas por las tropas españolas, que realizaron con éxito todas las maniobras, siempre bajo la supervisión de los militares españoles, que también tuvieron que entrar en combate durante algunos momentos de la misión e, incluso, hacer uso de los morteros Cardom de 81mm que fueron enviados a Afganistán para dar mayor seguridad a las tropas nacionales.

Operación Grey Beret

La última de las misiones de combate españolas más conocidas en Afganistán fue la denominada Operación Grey Beret, que tuvo lugar durante los primeros días de febrero de 2013. El objetivo esta vez fue eliminar el reducto talibán de Chacablé, ubicado en las proximidades de la localidad de Moqur, al norte de Badghis, donde las tropas españolas tuvieron otro de sus puestos avanzados de combate.

Los mandos españoles enviaron a la zona una compañía que actuó como 2º escalón de un batallón del Ejército afgano, así como una segunda compañía helitransportada que estableció el cordón exterior para aislar la zona que iba a ser atacada por el resto de las tropas desplegadas en la misión. También se aportaron otros medios, como helicópteros de transporte Chinook, helicópteros de evacuación médica, un avión no tripulado Searcher, diversos elementos de zapadores con capacidad de detección y desactivación de minas, equipos de control aerotáctico para apoyo aéreo y el sistema de mortero embarcado Cardom de 81, que fue utilizado para repeler el contraataque talibán.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Ana Pastor le sacude el 'zasca' del año a un ex consejero de Puigdemont
    2. Federico Jiménez Losantos: 'El desprestigio de Cataluña en toda España'
    3. La Generalidad amenaza con quitar servicios sanitarios a Aragón por las obras de Sijena
    4. Jordi Cruz responde a las críticas podemitas sobre los becarios: "Es una cerda mentira"
    5. La agenda de un 'fontanero' del 'procés' podría incriminar a Marta Rovira y Anna Gabriel
    0
    comentarios

    Servicios