Internet
Noticias y opinión en la red
PONEMOS NUESTROS DEDAZOS SOBRE ÉL

Análisis: ¿Para qué sirve el iPad?

El nuevo objeto de deseo de los tecnólogos de todo el mundo ya está en manos de dos millones de fanáticos de Apple. Pero para quien no lo sea y esté pensándoselo, hay dos preguntas que deben responderse: ¿merece tanta atención? Y, sobre todo, ¿sirve para algo?

El aspecto de la tableta del Apple, cuando lo tienes delante, es mejor de lo que cabría esperar de la descripción más precisa que puede darse del iPad: que es un iPod Touch tamaño XXL. Es muy fino, y después de tantas críticas al peso la verdad es que parece ligero. No obstante, sí es cierto que la sensación que produce es que pesa mucho más que cualquier lector de libros electrónicos del mercado, y habría que ver qué tal se aguanta leyendo con él un rato largo, tanto por la pantalla como por el peso.

Si uno ya tiene un iPhone (o su hermano pequeño, el iPod Touch), te sientes como en casa. Aparte de un control para forzar a la pantalla a que no cambie de orientación, los botones son los mismos que en estos aparatos, incluyendo el que permite cerrar la aplicación que estemos utilizando. Y la pantalla se ensucia con nuestros dedos a los dos segundos de usarla.

La batería aguanta, y mucho; no sé si alcanza las diez horas que asegura Apple, porque no lo he tenido tanto tiempo entre manos, pero no me ha hecho falta recargarlo, y eso que me llegó ya algo gastadillo.

Lo primero que cabe destacar del iPad es que, siendo igual que el iPhone, es todo más rápido, más espectacular y, dicho mal y pronto, más mejor. Si está uno conectado con una buena wifi, la descarga de páginas es instantánea; además, los efectos que nos enamoraron hace tres años, como el gesto de la pinza con los dedos para hacer zoom, y alguno nuevo como el despliegue de las fotos que pertenecen a un álbum, funcionan con mucha más rapidez. Si finalmente incluyen en el iPhone el mismo chip A4 que gobierna la tableta, sin duda merecerá la pena actualizarse.

¿Merece tanta atención?

Si se han vendido ya dos millones de cacharros de estos, la respuesta es sí, aunque sólo sea para criticar a sus compradores al estilo de Santiago Navajas con los losties... El caso es que llevamos cerca de una década viviendo intentos de crear interés por las tabletas, y este es el primero que tiene éxito de público. Existen tres razones para ello: Apple, Apple y Apple.

Nada es novedoso en el iPad. Es un iPod grande y con mejor procesador. Pero entre que unos esperaban que Steve Jobs se pegase al fin el trastazo y otros siguen enamorados de sus huesines y creen que todo lo que hace debe ascender a los altares del iDios, era hasta cierto punto inevitable que crease tanta expectación. En cualquier caso, era una apuesta por algo nuevo, en tiempos de crisis, en la que Apple corría un gran riesgo, lo cual era una noticia tecnológica que había que seguir. ¿Pero el aparato en sí merece que le hagamos tanto caso? Pues no lo creo, la verdad.

Apple, eso sí, ha ganado la carrera a corta distancia. Por entendernos, se ha llevado los seis títulos de Guardiola. Pero aún está por ver que gane cinco copas de Europa seguidas. Dependerá de que los entusiastas le encuentren utilidad real en el día a día.

¿Para qué sirve?

Compradores ha habido que se han hecho con él, han jugueteado un rato y luego se han preguntado para qué pueden utilizarlo sin encontrar respuesta. Y es que ese el punto flaco del cacharro. Hace muchas tareas muy bien, pero no tengo claro que haga nada mejor que otros aparatos. Se pueden leer libros, pero no tan cómodamente a la vista como con un e-book de verdad, aunque sí mejor que en la pantalla de un ordenador. Se puede emplear para tareas ofimáticas gracias a las aplicaciones que ha adaptado Apple, pero el teclado no es tan cómodo de utilizar como el de un netbook, especialmente porque no existe una tecla para poner acentos, aunque sí la eñe. Para ver vídeos es bastante cómodo, si obviamos las restricciones en cuanto a formatos. Como radio wifi es más grande que un iPhone, por más que funcione, que funciona, esRadio, y los altavoces son igualmente malos. ¿Hay algo para lo que no sea el segundo mejor aparato disponible?

Pues sí. Lo único para lo que yo diría que es imbatible es para leer el correo y navegar por la web, suponiendo que no queramos hacer nada más al mismo tiempo. Nos lo podemos llevar a la terraza o al sofá y dedicarnos a contestar correos o leer nuestro periódico digital favorito –éste, naturalmente–, siempre y cuando no nos dediquemos a jugar con fruición a Farmville o necesitemos cualquier cosa que lleve Flash, algo que es más frecuente de lo que parece, porque el iPad, como casi todos sabemos, no soporta Flash. Así que si queremos tener un aparato portátil para esas tareas, el iPad es muy recomendable.

Además, el acceso a internet es casi lo único que podemos hacer sin pasar por iTunes. Disponer de un gestor de archivos y aplicaciones en el ordenador es una restricción razonable en un teléfono, pero resulta más difícil de justificar en una tableta que aspira a ser la respuesta de Apple a los netbooks. Pero que para ver un vídeo o imprimir un documento tengamos que pasarlo por iTunes es un incordio que hace incómodo emplearlo para muchas de las cosas que se supone que puede hacer.

Este verano, la segunda versión...

La tableta no soporta más multitarea que el teléfono, y es un problema que en un aparato de estas características, que aspira a "ser mayor" y sustituir al ordenador en muchas tareas, es un problema considerable. Así, por ejemplo, si estamos escribiendo un documento con Pages para el cual necesitamos consultar la web tendremos que cerrar el procesador de textos, abrir el navegador Safari, consultar e incluso copiar el texto que nos interese, cerrarlo, volver a abrir el procesador de textos y continuar con el documento. Un peñazo, vamos.

Pero esto se supone que será la principal novedad del iPhone OS 4.0, que estará disponible en breve, y que nos permitirá pasar de una aplicación abierta a otra pulsando dos veces en el botón físico situado bajo la pantalla. Casi habrá que hacer una segunda revisión del dispositivo, cuando empiece a parecerse más a lo que debería ser. Pero para entonces quizá Apple haya vendido más de tres millones de iPad...

Acceda a los 6 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular