Internet
Noticias y opinión en la red
Little Mac sube al ring de la Wii

Vuelve quince años después el juego de boxeo Punch-Out!!

Son muchas las sagas clásicas de Nintendo que reciben nuevas entregas con cada generación de consolas. Pero Punch-Out!! es diferente. Nació hace 22 años y recibió una segunda entrega hace 15 pero no había vuelto desde entonces.

LD (EP/Carlos Hergueta) El Punch-Out!! original llegó a la primera consola de sobremesa, la NES, en 1987 y actualmente se puede encontrar en la consola virtual. Su continuación aterrizó en 1994, en este caso en Super Nintendo, "el cerebro de la bestia". La saga pasó después por alto dos generaciones, Nintendo 64 y Gamecube, y la compañía ha decidido adaptarla ahora a las 3D con total fidelidad gracias a Wii, la consola que promete tener más juegos de boxeo por metro cuadrado.

El control y el desarrollo del nuevo Punch-Out!! son tan sencillos como lo eran hace más de dos décadas. La cámara se sitúa a la espalda de un joven púgil, Little Mac, que quiere llegar a la cima y que no puede moverse por el ring. Lo "único" a lo que debe prestar atención es esquivar y golpear. Con el Wiimote y el Nunchuk lanzamos los brazos al cuerpo; y si lo hacemos mientras pulsamos el stick hacia delante, el protagonista envía sus puñetazos a la cara del rival.

Sin embargo, tan importante es saber dónde golpear como cuándo golpear. Si nos dedicamos a mover los brazos sin ton ni son, el sudor caerá en vano. Cada rival tiene unos movimientos concretos que hemos de memorizar para esquivar hacia el lado correcto –unos se evitan agachándonos, otro echándonos a un lado, etc.– y después aprovechar la desventaja del rival.

Si no tenemos en cuenta este sistema y golpeamos a lo loco no sólo no acertaremos en nuestro objetivo, sino que agotaremos los corazones y al personaje le dará una "pájara", quedando indefenso. Otro factor a tener en cuenta durante las peleas son los golpes estrella, que vamos acumulando a medida que asestamos "guantazos" en el momento adecuado y que restan mucha más energía cuando conseguimos encajarlos en el cuerpo del oponente.

Mando clásico y Balance Board

El sistema de control con los mandos de Wii es efectivo y preciso aunque anecdótico desde el punto de vista de que no aporta mucho en un juego que no exige más que un mando con cuatro botones. En este sentido, los nostálgicos pueden optar por usar el mando de Wii en vertical como si del de NES se tratara. A su vez, Punch-Out!! es compatible con la Balance Board para esquivar. Una opción curiosa al principio pero que no resulta muy útil en los últimos y dificilísimos combates ya que no es posible moverse tan rápido como exigen.

Este sistema de las peleas es tan sencillo de entender como complicado de dominar. En el modo principal hay 13 combates divididos en tres campeonatos y aunque los primeros enfrentamientos resultan fáciles de pasar, la cosa no tarda en complicarse. Con este juego experimentamos la vieja sensación de los arcades clásicos, mezcla de frustración cuando caemos y satisfacción suprema cuando superamos a un rival que se atraganta una y otra vez.

Los 13 primeros enfrentamientos tras los que conquistamos el título mundial ya son complicados. Pero hay más. Al superarlos debemos defender el título contra los mismos rivales, que han aprendido de sus errores y cuentan con mejoras, como un casco para Glass Joe, el primer rival de todos. Esto limita aún más nuestros posibles ataques y nos impiden golpear en determinados puntos como, por ejemplo, la cara. Entonces la dificultad se dispara sobremanera.

Hay más opciones para seguir repartiendo mamporros de la vieja escuela con Punch-Out!! Un modo de juego de retos nos propone diferentes peleas que debemos resolver realizando ciertas acciones concretas, como asestar un número determinado de golpes estrella y después perder el combate. Por su parte, en el modo VS. podemos jugar con un amigo a pantalla partida y hacer uso de una transformación especial que nos vuelve invencibles.

Duración y apartado técnico

Punch-Out!! es todo diversión directa que conserva la esencia del original. Esto será un gran acierto para algunos, como los fans del clásico de Nintendo o los amantes de los arcades más sencillos. Es imposible obviar, no obstante, que resulta repetitivo tras un buen rato de juego. Por otro lado, su duración engaña, ya que aunque lleva unas cuantas horas terminar el modo principal, es más por su impresionante dificultad que por la variedad y el elevado número de los combates.

El apartado técnico está a la altura. Gráficos coloristas pero sencillos, con escenarios algo vacíos y una cámara estática en honor al original. Destacan los expresivos personajes, cuyas caras muestran el transcurso de la pelea con moratones y heridas. La música, en la que abundan las guitarras eléctricas, tampoco se olvida de los primeros Punch-Put!! con viejos temas remezclados. Las voces, por último, están en inglés a excepción de un personaje español que habla un perfecto castellano.

Conclusión

Nintendo podría haber optado por adaptar a los nuevos tiempos su Punch-Out!! con desplazamientos por el ring o una evolución en el desarrollo de siempre. Sin embargo, ha apostado por el mismo sistema de juego pero, esta vez, con la posibilidad de lanzar los puñetazos moviendo los mandos de Wii.

El resultado es un juego muy divertido pero que resulta algo limitado en los tiempos que corren. Eso sí, resulta todo un monumento al entretenimiento directo de los grandes clásicos de los 80 y un auténtico reto para los jugadores más hábiles por su tremenda dificultad.

Calificación: notable alto

Lo más popular