Menú

El socialismo, barrido del mapa europeo

Las urnas se han llevado por delante a otro Ejecutivo socialista europeo con una dolorosísima derrota. Ya sólo quedan cuatro gobiernos en la UE.

Libertad digital
0

Los conservadores del PSD barrieron en las urnas al portugués José Sócrates el pasado domingo. El socialista convocó comicios tras el rechazo al plan de ajuste que planteó como último recurso para evitar el rescate y las urnas terminaron expulsándole definitivamente del poder. Ante lo aplastante de la derrota, mayor que la augurada por las encuestas, Sócrates decidió también dejar la secretaría general del partido, que ocupaba desde 2004. Los conservadores de Pedro Passos Coelho, mientras, lograba su mayor victoria en veinte años.

La derrota de los socialistas portugueses es la confirmación de los estragos que la crisis, y la gestión de la misma, están causando entre la izquierda europea. Desde que comenzó la recesión económica, han sido varios los gobiernos socialistas que han caído, mientras que en otros comicios no han conseguido alzarse como alternativa y relevar a la derecha en el poder. Su debacle llega hasta el punto de que, en la actualidad, sólo cuatro países están gobernados por socialistas en la UE: Eslovenia, Chipre, España y Grecia.

Uno de los más claros ejemplos de lo que está pasando es el de Reino Unido. En mayo de 2010, los tories ganaron las elecciones a los laboristas de Gordon Brown y David Cameron se convertía en primer ministro, con la misión de emprender los ajustes necesarios para sacar al país de la crisis. Los británicos le encomendaban así la gestión de la recesión pero no lograba mayoría absoluta y se vio visto a pactar con los liberales de Nick Clegg. Entre sus reformas un profundo tijeretazo en las cuentas públicas yel anuncio de nuevas privatizaciones. Un año después, en febrero de 2011, Irlanda castigó severamente en las urnas, tras el rescate del país, al partido en el poder y dio la victoria al partido de centro derecha Fine Gael.

(Pulse en la imagen para ampliarla)

Lo ocurrido en Suecia unos meses después, en noviembre de 2010, es la prueba de que es falso el argumento de que la crisis castiga a todos los gobiernos, sea cual sea su signo. En el país nórdico, la coalición de centro derecha Alianza logró la mayoría y el primer ministro, Fredrik Reinfeld, se aseguró así continuar en el Gobierno. Sufrieron el castigo de los electores, al no revalidar la mayoría absoluta, pero la izquierda no logró arrebatarles el poder. En abril de 2011, en Finlandia los ciudadanos castigaron al partido de centro, en el poder, y eligieron a los conservadores de Jyrki Katainen. Dinamarca, mientras, está gobernada por el conservador Lars Løkke Rasmussen desde 2007.

En Alemania la canciller Angela Merkel ha sufrido este año importantes derrotas en el ámbito regional, pese a la adopción de medidas populistas destinadas a evitarlo, como el anuncio del cierre de las nucleares. También está por ver cómo le afecta la crisis de la ‘E.coli’, pero por el momento continúa siendo la referencia de la derecha europea y quien ha comandado la crisis del euro. En Italia, Silvio Berlusconi continúa ostentando el poder pese al duro revés en las locales de la semana pasada, con la salida de su partido del poder en Nápoles y Milán. Mientras, Nicolas Sarkozy, en Francia, tendrá que enfrentarse a las urnas en 2012 pero la izquierda francesa lo tendrá difícil para recuperarse del mazazo que ha supuesto el escándalo sexual de Dominique Strauss-Kahn, llamado a convertirse en su rival. En Austria, mientras, gobiernan el Partido Popular (ÖVP) y los socialdemócratas del SPÖ en coalición.

La complicada situación electoral creada tras las últimas elecciones en Bélgica sigue sin resolverse, por lo que continúa en el poder el primer ministro en funciones Yves Leterme, del partido democristiano. Holanda también está gobernada por la derecha. Tras unas complicadas negociaciones postelectorales, ostenta el poder desde otoño de 2010 una coalición de liberales y cristianodemócratas.

En los países del este, la situación es similar. En Rumanía, en otoño de 2009 ganó contra pronóstico el liberal Traian Basescu, a quien las encuestas situaban fuera del poder. Intentó una gran coalición con los socialdemócratas pero no prosperó y ahora trata de conservar el poder con un gobierno en minoría. En Hungría los conservadores ganaron en abril de 2010 con una abrumadora mayoría que les llevó a hacerse con dos tercios del Parlamento y desalojar así a los socialistas tras ocho años en el poder. Un año antes, en julio de 2009, los socialistas perdían el Ejecutivo de Bulgaria tras años de acusaciones de corrupción y el Gobierno quedaba en manos de la derecha de Boiko Borisov. En Eslovaquia, en junio de 2010 los electores castigaron en las urnas a los partidos de la coalición de izquierdas en el poder. Pese a que los socialdemócratas fueron los más votados, los partidos de la coalición de derechas obtuvieron los suficientes apoyos como para volver al poder. Polonia eligió en julio de 2010 al liberal Bronislaw Koworowski como presidente de la República. En la República Checa, los conservadores mantuvieron el poder pese a que los sondeos auguraban para las elecciones de mayo de 2010 una victoria de los socialistas. Ganaron, pero por un margen insuficiente para formar Gobierno y la derecha pudo formar una coalición lo suficientemente cómoda como para gobernar sin sobresaltos.

Las repúblicas bálticas están gobernadas también por la derecha. Lituania eligió en mayo de 2009 a la independiente Dalia Grybauskaite por una aplastante mayoría como presidenta del país. El gobierno, mientras, está en manos de los conservadores, con Andrius Kubilius como primer ministro. En Estonia, el primer ministro conservador, Andrus Ansip, revalidó su cargo en las elecciones de 2009, cuando su país más sufría los efectos de la crisis. Y en Letonia, también gobiernan los conservadores después de que en otoño de 2010 se hiciera con el triunfo la alianza de centro derecha en el poder.

En la pequeña Luxemburgo gobierna Jean Claude Juncker, del partido cristianodemócrata, desde 1995 y la situación no cambió en las últimas elecciones, celebradas en 2009. En otro pequeño país, Malta, gobierna el conservador Partido Nacionalista.

Los que resisten

Eslovenia es uno de los pocos países que les quedan a los socialistas. En el ya lejano 2008, los socialdemócratas de Borut Pahor lograron el Gobierno aunque la victoria fue muy ajustada, sólo por un escaño. Otro pequeño país, Chipre, sigue gobernado por la izquierda: el presidente es Dimitris Cristofias, líder del partido comunista AKEL. Sin embargo, hace pocas semanas los conservadores ganaron en las elecciones legislativas, lo que apunta también a un cambio de ciclo en la isla mediterránea.

En la vecina Grecia, también aguanta el gobierno socialista de Yorgos Papandreu, aunque el segundo rescate al que se ha visto abocado el país, con la amenaza de la quiebra, podría cambiar las cosas. Los últimos comicios en el país apuntaron a que el Movimiento Socialista Panhelénico resiste pese a su gestión de la crisis: en las muncipales celebradas en otoño de 2010 fueron los vencedores, lo que libró a Papandreu de verse abocado a un adelanto electoral.

En España, mientras, la debacle del 22-M no ha llevado a Zapatero a plantearse un adelanto y el presidente, que ya anunciado que no será candidato, se aferra al poder en los pocos meses que le quedan en el cargo. Todas las encuestas dan por hecho que nuestro país se sumará en marzo de 2012 a la lista de países que han cambiado izquierda por derecha ante la crisis.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Iglesias anuncia para 2018 una ley de Cambio Climático que "acabará" con los escépticos
    2. Hernando se derrite por agradar a Wyoming y baila con Irene Montero
    3. Ciudadanos aumenta su ventaja como ganador de las elecciones en la última encuesta
    4. Detenido el presunto asesino de dos guardias civiles y su acompañante en Teruel
    5. Loquillo en Madrid: qué manera de estremecer la nación
    0
    comentarios
    Acceda a los 17 comentarios guardados

    Servicios