Internacional
Noticias y opinión en la red
SECUESTRADOS POR LOS TERRORISTAS

Perú: al rescate de los niños de Sendero Luminoso

La lacra terrorista de Sendero Luminoso no sólo provocó muerte y desolación. Ahora secuestran niños para entrenarlos como terroristas.

Diario 16 fue uno de los diarios que denunció el hecho.
/ Iberoamérica

Durante dos décadas, Sendero Luminoso dinamitó gran parte de la tranquilidad de la sociedad peruana sembrando el terror en diversas zonas del territorio peruano. Dejó decenas de miles de muertos, innumerables víctimas, huérfanos y poblaciones transformadas en auténticos pueblos fantasma.

En 1992, con la captura de Abimael Guzmán, el entonces presidente Alberto Fujimori, que había encabezado cinco meses antes el tristemente recordado autogolpe, anunció el fin de Sendero Luminoso. Sin embargo, poco a poco, este grupo terrorista comenzó a reorganizarse en zonas de la selva peruana especialmente infestada por otra lacra, la del narcotráfico, convirtiéndose prácticamente en guardianes de ese ilegal negocio.

En la actualidad, su actividad se mantiene concentrada en esas zonas específicas y hace pocas semanas protagonizaron el secuestro de unos 40 trabajadores de una empresa, lo que puso en problemas al gobierno de Ollanta Humala. Unos días después, fueron liberados en medio de una operación militar. Pero la nueva aparición del terrorismo en la agenda mediática hizo también descubrir otra de las tragedias relacionadas a Sendero: el secuestro de niños para ser entrenados como terroristas.

Ante estas noticias, este martes, el primer ministro Oscar Valdés, anunció que el presidente Humala había ordenado rescatar a los niños reclutados por los terroristas en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), ubicado en el suroeste del país: "Es muy importante rescatar a estos niños de las filas del terrorismo. Nosotros vamos a atender la denuncia que ha hecho el periodismo, estamos muy preocupados". Esto en referencia a unas denuncias de la prensa acerca del hallazgo de numerosos cadáveres de niños en fosas comunes.

Este terrible descubrimiento ocurrió en el transcurso de la "Operación Burka" en la que los militares liberaron a dos mujeres que habían sido secuestradas por Sendero Luminoso en las décadas de 1980 y 1990. Una de ellas, identificada como "Teresa", relató que los niños eran enterrados en fosas comunes después de morir por falta de alimentos y cuidados médicos.

En esta batalla, Valdés ha solicitado ayuda a las organizaciones humanitarias que trabajan por el respeto de los derechos de los niños para que colaboren con el Gobierno para "levantar" este caso. Por eso, tras conocerse esta noticia, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) emitió un comunicado señalando que "la utilización de niños y adolescentes por parte de Sendero Luminoso constituye una violación de la Convención de los Derechos del Niño, y los coloca frente a una situación de vulnerabilidad extrema que afecta su desarrollo emocional, social, cognitivo y físico". Además, apuntó que "UNICEF rechaza la participación directa o indirecta, forzada o voluntaria de niños, niñas y adolescentes en cualquier situación de violencia armada".

Por su parte, el peruano Diego García Sayán, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y que fue también ministro de Justicia durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006), consideró "grave" la denuncia y señaló que "lo de los niños es algo que ya se sospechaba, es sumamente grave, algo parecido ha venido ocurriendo con las FARC en Colombia". En declaraciones a Radio San Borja, señaló que "ese es un elemento gravísimo y creo que una buena difusión de esto ante la opinión pública es muy importante para contribuir al aislamiento de grupos que no solo usan la violencia como lenguaje de comunicación, sino que también llegan al extremo de poner a los niños en esa situación de ser hasta victimarios en este tipo de operaciones armadas".

Lo más popular