Internacional
Noticias y opinión en la red
EXCARCELADO ESTE MIÉRCOLES POR MOTIVOS DE SALUD

El disidente Héctor Palacios denuncia que más de veinte presos políticos "están muriendo" en las cárceles cubanas

Héctor Palacios, disidente cubano excarcelado este miércoles por motivos de salud, consideró en una entrevista con la agencia Efe que a pesar de la supuesta oferta de diálogo Raúl Castro, que ocupa en funciones el puesto de su hermano el dictador Fidel, no existe voluntad de liberar a los presos políticos en la isla, ni siquiera a los más enfermos. Más de una veintena de presos políticos "están muriendo" en las cárceles cubanas y otros 300 están "en condiciones muy difíciles", relató desde su domicilio en La Habana.

L D (EFE) Palacios, que es el primer opositor del llamado "Grupo de los 75" excarcelado desde que Raúl Castro asumió provisionalmente el poder de la dictadura castrista, el 31 de julio, y el sexto disidente liberado en las últimas semanas, consideró su caso un hecho aislado debido a la gravedad de su estado. "No existe en este momento voluntad del gobierno para soltar un número considerable de presos políticos que están en muy malas condiciones", afirmó.

Al referirse a las ofertas de diálogo de Raúl Castro lanzadas a EEUU, señaló que si el régimen quiere demostrar que son ciertas, "en este momento debería soltar los presos políticos". A su juicio, la dictadura debería aprovechar la retirada temporal del poder de Fidel Castro, convaleciente de una enfermedad declarada secreto de Estado, "para dar un gesto al mundo de que hay tolerancia, de que se quieren dar pasos importantes".

Pero lamentó que "el gobierno está como rígido, muy tenso" y afirmó que no cree que Raúl Castro se haya hecho con el poder. "Tiene parte de la cosa operativa, pero las grandes decisiones, y ésta es una de las grandes decisiones, siempre se han tomado por el jefe del Gobierno", afirmó.

Héctor Palacios, de 65 años, fue condenado a 25 años en los juicios sumarísimos que se siguieron contra 75 disidentes en abril de 2003, acusados de "atentar contra la independencia del Estado, socavar los principios de la revolución y conspirar con Estados Unidos".

Según explicó el propio Palacios, las autoridades le notificaron a primera hora de la mañana que tenía una licencia extrapenal por motivos de salud y que podía abandonar el hospital militar Finlay de La Habana, donde se encontraba ingresado.

Aunque reconoció que se siente débil físicamente, "mentalmente me siento muy bien, con voluntad, sin ningún odio", dijo. En el futuro inmediato, "mi idea es tratar de curarme un poco y seguir viviendo en este país. No soy de los que van a irse de este país bajo ninguna condición" y no abandonar la disidencia porque, señaló, "nunca he dejado de estar activo en ese sentido".

Palacios solicitó el pasado año la excarcelación por motivos de salud porque tiene problemas vasculares, de hipertensión y una dolencia coronaria. Para su esposa, Gisela Delgado, una de las fundadoras del movimiento "Damas de Blanco", que agrupa a esposas de disidentes presos, su excarcelación "es una respuesta a todo un grupo de instituciones de derechos humanos y la intercesión de personalidades del mundo civilizado".

Desde que fue condenado, Palacios estuvo en una prisión de Pinar del Río, en el hospital de reclusos de la cárcel de Combinado del Este, a las afueras de La Habana, y finalmente en la sala de seguridad del hospital militar Carlos J. Finlay

Lo más popular