Internacional
Noticias y opinión en la red

El PSOE dice que la muerte del jefe de Al-Qaeda en Irak es "más simbólica que práctica"

Abú Musab al-Zarqaui ha muerto durante un ataque aéreo de EEUU. Tras conocerse la noticia, el precio del petróleo ha caído. Mientras dirigentes de medio mundo se felicitan por la desaparición de un terrorista al que responsabilizan del asesinato de 900 personas, el responsable del PSOE de Exteriores, Rafael Estrella, cree que la muerte de Al-Zarqaui es "más simbólica que práctica". Al mismo tiempo, José Antonio Alonso decía esperar que la muerte del jordano sirva para permitir que Irak "pueda salir adelante". Desde la Casa Blanca, el presidente George Bush dijo que la misión de sus tropas en territorio iraquí "aún no ha terminado".

(Libertad Digital) El portavoz del PSOE en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, Rafael Estrella, ha dicho que la muerte del líder de Al-Qaeda en Irak, Abu Musab Al-Zarqaui, es una "buena noticia", aunque matizó que la ve "más simbólica que práctica" por los problemas que afronta Irak en estos momentos.
 
"La muerte de Al-Zarqaui tiene una relevancia en la medida en que está considerado el máximo dirigente de Al-Qaeda en Irak, pero sin embargo eso ahora es más simbólico que práctico en la solución de los problemas profundos que está viviendo Irak en estos momentos", opinó en declaraciones a Europa Press. Estrella señaló que la división que hay entre suníes y chiíes "no se va a resolver" porque haya fallecido Al-Zarqaui. "Al contrario, cabe esperar una nueva espiral de violencia", aseveró ante el futuro que se abre ahora para Irak.
 
El responsable socialista hizo hincapié en que el hecho de que desaparezcan dirigentes del terrorismo "más feroz y más violento, siempre es una buena noticia", aunque apostilló que "lo más importante no es que desaparezcan simplemente los dirigentes, sino que se vayan desmantelando las redes terroristas". "En Irak, da la sensación de que estamos en una situación de pre-guerra civil que es mucho más compleja que el simple funcionamiento de una organización terrorista" como la de Al-Qaeda en este país, concluyó.
 
Por su parte, el ministro español de Defensa, José Antonio Alonso, manifestó su esperanza de que la muerte de Zarqaui "sirva para reducir el terrorismo" y para ayudar a la estabilización de Irak. Al-Zarqaui era "una persona importante" en la estructura de la red internacional de Al-Qaeda y "con toda seguridad" era el responsable de la red de terrorismo internacional en Irak, declaró  y añadió que eEspero que eso sirva para reducir el terrorismo y para permitir que ese país pueda salir adelante" dejando atrás "la complicada situación" actual. El ministro se encuentra en Bruselas participando en una reunión de la OTAN cuyo portavoz, James Appathurai, declaró que la Alianza Atlántica "no echará de menos" al terrorista jordano.
 
Desde el PP, el portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, aseguró que la muerte del líder de Al-Qaeda es un "golpe muy certero al yihadismo terrorista y contribuye a debilitar a las redes internacionales terroristas". En declaraciones a Europa Press, criticó al PSOE por decir que la desaparición del terrorista jordano tiene más un valor simbólico que práctico en estos momentos. "Desconocer la importancia de Al-Zarqaui dentro de Irak y la importancia de él a nivel regional, es ignorar el terrorismo yihadista", afirmó Arístegui.
 
Bush y Blair coinciden: "golpe severo" al terror
 
Diferente valoración que la del socialista Estrella también ha sido la del primer ministro británico, Tony Blair, que calificó la muerte del terrorista jordano de "muy buena noticia" y afirmó que es un momento importante para Irak. En una reunión con su Gobierno, Blair afirmó que la muerte de Al-Zarqaui es "un golpe" para la organización terrorista Al-Qaeda y felicitó a las tropas de EEUU, británicas e iraquíes, así como al resto de la coalición, "por la gran labor que están haciendo en Irak para apoyar al nuevo Gobierno recién elegido democráticamente". Entre otros atentados, se responsabiliza a Al-Zarqaui de la decapitación del rehén británico Ken Bigley, secuestrado en Irak en el 2004 y cuyo cuerpo aún no ha sido recuperado. El hermano de la víctima, Stan, mostró su satisfacción porque el terrorista "haya sido eliminado de la faz de la Tierra, no sólo por Ken, sino por toda la gente que ha asesinado".
 
En una declaración desde la Casa Blanca, el presidente de EEUU, George Bush, confirmó la noticia y anunció que la misión de las tropas de su país desplegadas en Irak no ha terminado. El mandatario dijo que el líder de la red Al-Qaeda "ha encontrado su propio final" y dijo que su muerte es una victoria "en la guerra contra el terrorismo". Además, Bush subrayó que el jordano "ya no podrá asesinar más".
 
La muerte de Al-Zarqaui, explicó, es "un golpe severo" contra la red terrorista Al-Qaeda pero, a su vez, es un empuje importante para lograr la legitimidad que el nuevo Gobierno iraquí está buscando. Tras los "importantes acontecimientos" de las últimas horas, anunció, el próximo martes mantendrá una videoconferencia con el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki para discutir la nueva situación. Antes de finalizar, Bush afirmó que se siente orgulloso de las fuerzas armadas de su país y de Irak.
 

 
Muestran su cabeza
 
En una rueda de prensa, un portavoz del ejército de EEUU mostró una fotografía de la cabeza del terrorista jordano, a la vez que explicaron detalles de la operación con la que se acabó con su vida.

En la imagen que los militares aseguraron que pertenecía a Zarqaui se veía la cabeza de un hombre con barba y cabello oscuros y los ojos cerrados. "Aviones F16 fijaron el lugar (donde se encontraba Zarqaui) y lanzaron una bomba de 500 libras (227 kilogramos) sobre el lugar. Después comprobaron si había acertado en el blanco y lanzaron otra bomba sobre el lugar", explicó un portavoz estadounidense.

El militar añadió que tras el bombardeo aéreo "la policía iraquí se acercó al lugar y después llegaron las fuerzas de la coalición". "Después se sacó el cuerpo de Zarqaui y se llevó a un lugar seguro para su identificación", añadió el militar, que explicó que de los otros seis fallecidos en el bombardeo, sólo se habían reconocido las identidades de dos. "La operación llevó semanas mientras se recopilaba la información de los servicios de inteligencia", detalló el uniformado.

El portavoz aseguró que las fuerzas militares estaban convencidas de que el ataque tenía como objetivo Zarqaui porque "no había ninguna duda. Sabíamos exactamente que Zarqaui estaba allí". "Ahora analizamos el ADN (del cadáver) y en 48 horas tendremos los resultados", agregó el militar. Preguntado sobre la colaboración de los servicios secretos jordanos en la localización de Zarqaui, el portavoz dijo que "varios países colaboran con nosotros (...) Jordania es un socio y amigo en la lucha contra el terrorismo".
Imagen de Al-Zarqaui mostrada por EEUU.

En Internacional

    Lo más popular