Internacional
Noticias y opinión en la red

La AIEA rechaza la asistencia técnica que Irán había solicitado para un polémico reactor

El Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) rechazó este jueves una solicitud de Irán que pedía asistencia técnica para garantizar la seguridad de un controvertido reactor de agua pesada ubicado en Arak, un proyecto criticado en el pasado por Naciones Unidas por su posible uso militar. Irán quiere terminar la construcción de ese reactor científico de 40 megavatios antes del final de esta década y asegura que lo necesita para la producción de isótopos con fines medicinales pese a que este tipo de instalaciones también produce importantes cantidades de plutonio, material clave en la construcción de bombas atómicas.

L D (EFE) Los 35 países miembros de la ejecutiva del OIEA decidieron después de tres días de negociaciones impedir que los expertos de la ONU ayuden a los iraníes en la construcción de la planta de Arak, a 200 kilómetros de Teherán.
 
Si las intenciones del Gobierno de Irán son pacíficas, "debería aceptar la oferta de Europa de construir un reactor de agua ligera, el estándar industrial para producir isótopos y realizar investigación nuclear", dijo el embajador de Estados Unidos ante el OIEA, Gregory Schulte, a la prensa. El diplomático norteamericano destacó que el proyecto de Arak fue "retirado" del programa de Cooperación Técnica (CT) del OIEA y que esa decisión fue tomada "por consenso" en el seno de la Junta. Eso "refleja la continua preocupación de la Junta con el programa nuclear de Irán y con las intenciones de su Gobierno", concluyó.
 
El programa de CT comprende un total de 831 proyectos en todo el mundo, sobre todo en países de desarrollo en África, Asia y América Latina, en ámbitos como, por ejemplo, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cáncer y la malaria. En su discurso ante el pleno de la Junta, el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, instó a Irán a "dar más cooperación y más transparencia" para poder esclarecer la naturaleza de su programa nuclear, que durante casi 20 años fue realizado en secreto.
 
En ese sentido, destacó que Teherán le informó hace pocos días de que permitirá a los inspectores del OIEA tomar nuevas muestras medioambientales en Irán y que proveerá más información sobre la Planta Piloto de Enriquecimiento de uranio en Natanz. El Baradei recordó que su investigación "no avanza" por la decisión de Irán de limitar su cooperación con el OIEA desde que el asunto se encuentra en el Consejo de Seguridad de la ONU.
 
Una resolución adoptada por el Consejo en julio pasado exige que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio, un material con posible uso militar, algo que Teherán ha desoído hasta ahora. EEUU y sus aliados europeos temen que el programa nuclear de Irán tenga intenciones militares, mientras que Teherán asegura que sus objetivos son meramente pacíficos.
 
 
Planta de Arak.

En Internacional