Internacional
Noticias y opinión en la red

Un suicida asesina a 32 niños que recibían dulces y cuadernos de soldados de EEUU

Los terroristas que están asolando Irak han asesinado este miércoles a 33 personas en Bagdad al hacer explotar un coche-bomba contra un control militar. 32 de las víctimas son niños de 10 a 13 años, que en ese momento recibían cuadernos y dulces de manos de soldados de EEUU. En la mayoría de los medios y agencias de noticias se sigue calificando a estos terroristas como "insurgentes" y miembros de la "resistencia". 

(Libertad Digital) El ataque terrorista ocurrió este miércoles en la carretera Mohamed al-Qasem y tenía como blanco una patrulla militar estadounidense, pero el terrorista suicida hizo explotar el vehículo antes de alcanzarla. Según las fuentes, el suicida estalló el coche en medio de numerosos vehículos de civiles iraquíes que hacían fila frente al puesto de control, mientras que militares estadounidenses registraban los automóviles procedentes de la carretera Mohamed al Qasem.
 
El coche bomba ha dejado ya 33 muertos, 32 de los cuales son niños, según dijeron a EFE fuentes del hospital Al Kindi, en el que ingresó la mayoría de las víctimas. Hay además 28 heridos de distinta consideración.

La razón de que hubiera tantos niños, según las fuentes, es que los soldados estadounidenses de una patrulla y de un puesto de control estaban distribuyendo dulces y cuadernos con pasatiempos para los niños iraquíes, lo que había atraído a numerosos menores en estos días de vacaciones. Entre los muertos hay al menos un soldado estadounidense.
 
Muere otro niño en otro atentado
 
Además, otro niño y un oficial de policía murieron y otras tres personas resultaron heridas en un ataque con armas y en la explosión de una bomba, respectivamente, en dos barrios de la capital iraquí, informaron fuentes del Ministerio iraquí de Interior.

Las fuentes indicaron que el uniformado y su escolta, que resultó herido, fueron atacados por  terroristas con armas ligeras, cuando las dos víctimas viajaban en un coche por la avenida Eshrin del barrio Al Bayaa, en el oeste de Bagdad. Por su parte, un niño perdió la vida y un hombre y una mujer resultaron heridos en el estallido de un artefacto explosivo en una calle del arrabal Al Qahira, en el noreste de la capital iraquí.

Los terroristas han realizado numerosos atentados con coches-bomba en Irak, que han provocado ya más de 1.500 víctimas desde la formación del gobierno provisional iraquí el 24 de abril. La mayor parte de los ataques con coches bomba se los ha atribuido la Organización de Al-Qaeda en Mesopotamia, que lidera el terrorista jordano Abú Musab al-Zarqaui, por cuya captura EEUU ofrece 25 millones de dólares.
Imagen del atentado.

En Internacional