España
Noticias y opinión en la red
LAS VÍCTIMAS PRESIONAN PARA QUE NO SALGA DE LA CÁRCEL

(07-01-05) De Juana Chaos: "Me encanta ver las caras desencajadas de los familiares en los funerales"

Aunque no hace falta añadir más crueldad a los asesinatos de un etarra, el caso de José Ignacio de Juana Chaos es escalofriante. Si nadie lo impide, saldrá de la cárcel con una condena de casi tres mil años pese a que, lejos de arrepentirse, se burla de los asesinados y de sus familias. Famoso por sus teorías de la "doble presión" etarra e islamista, De Juana Chaos siempre ha presumido de disfrutar desde la cárcel cuando le llegaban noticias de atentados etarras.

(Libertad Digital) Con once atentados y 25 muertos a la espalda, Juan Ignacio de Juana Chaos puede salir de la cárcel pese a no haber cumplido su condena.
 
En una de sus cartas enviadas desde la cárcel en el año 1998, el sanguinario etarra se refería así al asesinato del matrimonio Becerril en Sevilla: "Me encanta ver las caras desencajadas de los familiares en los funerales. Aquí, en la cárcel, sus lloros son nuestras sonrisas y acabaremos a carcajada limpia. Esta última acción de Sevilla ha sido perfecta; con ella, ya he comido para todo el mes."
 
Es sólo un pequeño ejemplo de cómo se ha dirigido por carta desde la cárcel y en innumerables ocasiones uno de los jefes de ETA, siempre reivindicando el asesinato.
 
Desde 1985 hasta una de las desarticulaciones del grupo Madrid, la de enero de 1987, De Juana participó en 11 atentados terroristas en Madrid que costaron la vida a 25 personas. En junio de 1986 interviene junto a Esteban Nieto, Inés del Río, Inmaculada Noble, Antonio Troitiño, Soares Gamboa e Idoia López Riaño en el ametrallamiento contra un automóvil del Ejército de Tierra en el que resultaron muertos, el comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, el teniente Coronel Carlos Besteiro Pérez, y el soldado Francisco Casillas Martín.

Un mes más tarde, el 14 de julio, volvía a verse implicado junto a los mismos miembros del Comando, en otro atentado, cuando al paso de un convoy de la guardia civil en la plaza de la República Dominicana de Madrid, hicieron estallar un coche bomba en el que perdieron la vida 12 guardias civiles y resultaron heridas sesenta personas.

Carta de los hermanos Portero
 
Luis y Daniel Portero de la Torre, hijos del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) Luis Portero, asesinado por ETA en 2000 en Granada, creen "vergonzante" que el etarra pueda salir el próximo mes de la cárcel de Algeciras donde se encuentra preso.

Los hijos de Portero, en un nota remitida este viernes a la agencia EFE, recuerdan que "en virtud de las patéticas redenciones automáticas del Código Penal de 1973 sale en libertad uno de los más sanguinarios 'gudaris' de ETA". Según añaden, "no ha pagado suficientemente los asesinatos en junio de 1986 del comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, del teniente coronel Carlos Besteiro y del soldado Francisco Casillas o el atentado en julio del mismo año en Madrid, en el que murieron 12 guardias civiles y resultaron heridas 60 personas, los asesinatos de 5 agentes de la Benemérita en la calle Juan Bravo de Madrid y otras tantas vidas de infinito valor que han sido segadas". Ambos piden a los representantes de las instituciones del Estado que "reivindiquen y defiendan mejor la memoria, dignidad y justicia de las víctimas".

"Gracias a la nula e incompetente política antiterrorista de pasados y tristemente recordados Gobiernos socialistas –añade la nota de los hermanos Portero– sale a la calle un preso terrorista no reinsertado sin que nunca se haya arrepentido de sus crímenes cometidos y sin que para nada haya pagado a sus víctimas las indemnizaciones a las que fue condenado", señalan.

Además, aseguran que "impune queda un despojo de persona que, muy al contrario, ha llegado a afirmar tras atentados de ETA que le 'encanta ver las caras desencajadas de los familiares en los funerales' y que 'en la cárcel, sus lloros son nuestras sonrisas'". Aseguran también que saldrá a la calle "un sicario que se ha burlado del sistema al publicar desde la cárcel artículos en prensa en los que insta a la lucha armada" y "un tipo al que se le han incautado en prisión varias cartas amenazantes a funcionarios de prisiones".

Recuerdan también que el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, dijo en octubre pasado que la excarcelación de De Juana no debe suceder, así como que en 2003 se pusieron en marcha nuevas legislaciones penal y penitenciaria y un nuevo Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria "precisamente para evitar esta clase de injusticias".

"Pero a lo mejor resulta que también es culpa del PP que se haga la vista gorda a la comisión de delitos por amenazas poniéndose en libertad a Juana de Chaos o que próximamente puedan salir otros", como Inés del Río, Antonio Troitiño, Henri Parot, "o presos terroristas que ya disfrutan del tercer grado en cárceles cercanas o ubicadas en tierras vascas como Urko Izaguirre Bernaola y Vicente Sagrado Rivas, Soares Gamboa, Gorriti Pagola o Ruíz de Eguilaz", agregan.

También explican que durante años han soportado "la marginación de un amplio sector de la ciudadanía, que tras el 11-M se están volviendo a reproducir con la vergonzante discriminación que supone distinguir a las víctimas del 11-M de las del resto de organizaciones terroristas o con la descarada atención que las instituciones están fundamentalmente prestando a las víctimas del 11-M y no a todas las víctimas por igual".
 
La "doble presión" y el apoyo a los terroristas islamistas
 
El Gobierno del PP manejó tras el 11-M el texto de una conversación que mantuvieron en febrero de 1998 el etarra José Ignacio de Juana Chaos, en ese momento preso en Melilla, y una amiga. "Si los integristas quisieran, los españoles echaban a correr de aquí en una semana, igual que echaron a correr del Sahara", le comenta el terrorista a su amiga, a la que, por cierto, pidió que encontrara a un traductor para poder transcribir una carta al árabe y direcciones de periódicos marroquíes y argelinos.
 
Dentro de la banda etarra, De Juana era conocido por su teoría sobre la "doble presión", según la cual el Gobierno español no podría soportar una fuerte ofensiva terrorista en el norte si a esta la acompañaba una campaña de atentados islamistas en el sur, con la excusa de la reclamación de Ceuta y Melilla.

Lo más popular