España
Noticias y opinión en la red

La Fundación Fondo Formación, un coladero nepotista para el PSOE andaluz y sus directivos

Faffe es uno de los entes más importantes de los centenares que tiene la administración paralela de la Junta de Andalucía.

0
comentarios

Durante años llevamos publicando en LD algunos de sus flecos y enchufes. Es una Fundación en la que han tenido mano directa la oligarquía del socialismo gaditano muy especialmente. Nadie la ha controlado durante años y ahora empiezan a descubrirse sus interioridades más impúdicas, como es el caso de los directivos que colocan a sus familias a mansalva. 

Publica El Mundo que sus dos máximos responsables "la han convertido en una agencia de colocación" de sus familiares, con altos sueldos y bajos Fernando Villén, director general de Faffe, y su número dos, Joaquín Morales, director de Organización y Sistemas, tienen, al menos, seis parientes directos colocados en la estructura de la fundación, algunos en puestos directivos intermedios y han sido colocados al margen de los procedimientos exigidos a la Administración.

Manuel Villén Nogués es sobrino del máximo responsable de Faffe y fue contratado en 2009 por la fundación que dirige su tío con un contrato por obra y servicio con cargo a un expediente que sigue vigente.

A pesar de que la Fundación tiene como objetivo prioritario «propiciar el crecimiento sostenible de la economía andaluza y la mejora de la empleabilidad y cualificación del capital humano», Villén tiene en nómina a su hermano, Manuel, desempeña el cargo de director de Actividad de la entidad, que equivale al tercer puesto de máxima responsabilidad dentro de la Faffe.

La esposa de Fernando Villén. Concepción Ben Fernández empezó a trabajar en Faffe como técnico en una de las oficinas de la fundación en Cádiz, aunque logró al poco tiempo el traslado a los servicios centrales de Sevilla, donde mantiene su despacho actualmente.

Su cuñada, María del Rosario Ben Fernández, otra colocada, tiene la tarea de controlar la 'sucursal' de la fundación en Huelva, donde es gerente provincial de Faffe. Su perfil académico es el de licenciada en Ciencias del Mar, que no tiene nada que ver con el Empleo. 

Joaquín Morales, el número dos de la Faffe y amigo de Villén desde los inicios de la entidad-, tiene colocada a su propia hermana, Araceli Morales, que desempeña el mismo puesto que la cuñada de Villén, gerente provincial, esta vez en Málaga. Además, un cuñado de Morales trabaja asimismo en las oficinas que la fundación tiene en Córdoba.

Los chanchullos de los ERE tambièn se facturaban a la FAFFE

José Albarracín Muñoz, hermano de Antonio Albarracín, director comercial de Vitalia Vida, fue contratado por la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) el 26 de julio de 2010 a instancias de la Dirección General de Trabajo de la Consejería de Empleo. Su contratación se produjo a las pocas semanas del nombramiento del actual consejero, Manuel Recio, y de la llegada del equipo de este último a la Junta de Andalucía. Vitalia Vida es, junto a Uniter, una de las dos empresas de mediación que están siendo investigadas por la juez Alaya por su participación en la elaboración de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) presuntamente fraudulentos, de los que se habrían derivado numerosas prejubilaciones falsas con cargo al erario público No obstante, la mayor parte de las irregularidades se ha encontrado en Vitalia.

José Albarracín realizaba "labores de apoyo técnico" en la delegación provincial de Empleo de Almería; en concreto, en el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC), con un contrato por tiempo determinado. Pero el pasado 14 de marzo, con el escándalo en la cresta de la ola, la Faffe le comunicó, a petición expresa de la citada Dirección General, la finalización de la relación laboral. El pasado 13 de abril, José Albarracín presentó, no obstante, demanda de conciliación en el propio CMAC, solicitando la nulidad del despido o, subsidiariamente, la improcedencia del mismo. La cita en la que las dos partes se verán las caras está fijada para el próximo día 29, en la sede del CMAC de Almería.

Antonio Albarracín, el hermano del contratado por Empleo, prestó declaración como testigo ante la juez Alaya el pasado mes de enero como consecuencia de la actuación de un comercial de esta empresa en Sevilla, Francisco González. Según un atestado de la Policía Judicial para la juez instructora, González y el intermediario Juan Lanzas incluyeron en el ERE del restaurante sevillano Río Grande a Carmen Fontela, vecina del primero, para que cobrase una prejubilación Sin embargo, nunca cobró, porque el comercial de Vitalia le sacaba 600 euros diarios de su cuenta corriente a través de un cajero. La cantidad se la repartía con Juan Lanzas. Francisco González y Juan Lanzas fueron detenidos y están imputados, no así el director comercial de la empresa, que sólo declaró en calidad de testigo. Fontela, ajena al caso, nunca trabajó en Río Grande.

Acceda a los 3 comentarios guardadosClick aquí

En España

    Lo más popular