España
Noticias y opinión en la red
Soraya, segunda; mato, tercera

Rajoy colma la aspiración de Gallardón de dar el salto a la política nacional

Gallardón supera el paso previo para verse sentado en el Consejo de Ministros de Rajoy. "Irás en las listas", le dijo el jefe. Sáenz de Santamaría, número dos.

La margarita se deshojó a favor de Alberto Ruiz Gallardón a mitad de la semana pasada: el jefe le comunicaba que, esta vez sí, iría con él en los puestos lanzadera de la candidatura del PP por Madrid. Que era el elegido y que podía presumir de delfín.

"Irás en la lista por Madrid", le confirmó Mariano Rajoy al aún alcalde, que no pudo contener su alegría. A las pocas horas, compañeros y periodistas afines ya sabían de la buena nueva. Pocos días después, en la Convención Nacional que los populares celebraron en Málaga, llegó la constatación. La imagen de Gallardón no dejaba lugar a dudas: abandonaba la política municipal para dar el salto a la nacional.

Por encima de él, dos mujeres de peso. Soraya Sáenz de Santamaría será la número dos de la candidatura. Nadie lo ponía en duda. Su lealtad hacia Rajoy y su trabajo de campo en el Congreso de los Diputados deja en su hoja de servicios una matrícula de honor, en voz del su propio jefe de filas.

En el tercer puesto repetirá Ana Mato, la jefa del "partido de toda la vida", con permiso de María Dolores de Cospedal. Ella es quien mejor conoce el denominado aparato, la fontanería de Génova 13. Desde la vicesecretaría de Organización vertebró las relaciones entre los órganos regionales y locales. De ahí que Rajoy también la hiciera jefa de campaña para las locales y autonómicas, cargo que repite ahora para las nacionales por su "extraordinario trabajo".

La quinta plaza la ocupa Miguel Arias Cañete, en la pista de salida para sentarse en el Consejo de Ministros. La lealtad ha sido su mayor virtud ante Rajoy; el estar en los tan agrios momentos del arranque de legislatura. Cuenta un asesor que "estuvo junto a él, supo guiarle".

Génova sólo ha filtrado estos cinco nombres a la espera de que el viernes, a partir de las seis de la tarde, se reúna el Comité Electoral Nacional, que precisamente preside Cañete. Antes, se tendrá que reunir el órgano electoral del PP madrileño, del que es presidente Ignacio González.

Sin embargo, Rajoy ha decidido no esperar más y acabar con el vía crucis que estaba suponiendo la confección de las listas electorales, y que se están resolviendo en la totalidad de provincias no sin algunos problemas.

La relación Rajoy-Gallardón

En el PP explican que la situación es "diametralmente opuesta" a la de 2008 para defender la inclusión de Gallardón. La clave principal es que "hoy ninguna encuesta da como perdedor a Rajoy sino todo lo contrario" cuando hace cuatro años "nadie creía que fuera a ganar, como así ocurrió".

En ese escenario, el de la derrota electoral, si el regidor hubiera entrado a formar parte de las listas estaría de facto en la Cámara Baja y podría haber pugnado por el liderazgo de la formación. "Ésa era su gran meta, de ahí su enorme decepción".

Otro elemento a tener en cuenta es el estilo de política abanderado por Rajoy en esta última etapa. "Moderación" y "centro" son dos de sus palabras favoritas, y ellas "casan a la perfección" con Gallardón. Por ello, primero lo metió en el Comité de Dirección (para que supiera del cotarro) y después mimetizó su discurso.

La tercera en esta historia, Esperanza Aguirre, dio muestras de su elegancia política esta misma semana: "Aunque ustedes (los periodistas) no se lo creen, he tenido mucho más tiempo de relación magnífica con Gallardón, como la que tengo ahora, que rifirrafes". Ya sabía de la conversación entre Rajoy y el primer edil.

En el Gobierno de la Comunidad de Madrid admiten, en privado, que no les gusta el nombramiento, pero que lo daban por hecho. Que lo importante ahora es "acabar con la era socialista" y que Aguirre "seguirá siendo ese referente del PP".

Consecuencias paralelas

La bendición política hacia Gallardón tiene otras consecuencias. La más inmediata es la inclusión de su mano derecha, Manuel Cobo, en otra lista electoral. Descartada la de Madrid por motivos obvios -Cobo llegó a perder el carnet del partido por insultar a Aguirre en el diario El País-, la dirección nacional maniobra a fin de buscarle un hueco en Castilla y León, previsiblemente por Segovia.

La otra consecuencia, a medio plazo, es el relevo en la alcaldía. Aunque un diputado puede ser también edil, en el plan de Rajoy está que Gallardón pase a formar parte de su gabinete como ministro, barajándose las carteras de Justicia, Interior, un combo de ambas o Fomento. Según pudo confirmar este mismo jueves este diario, Ana Botella será la encargada de las riendas de la capital del reino.

Tanto Gallardón como Rajoy aseguraron recientemente que será "una magnífica alcaldesa", si bien desde la dirección nacional se guardan en el cajón un plan B. Botella tendrá tres años para hacerse valer pero "si no cuaja" Rajoy tendría la potestad de relevarla y poner como candidato a las elecciones locales otro dirigente con más tirón electoral.

Acceda a los 33 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular