España
Noticias y opinión en la red
las mismas exigencias de siempre

El chantaje de ETA: armas a cambio de presos y "desmilitarización"

Los terroristas dicen sobre las víctimas que la "confrontación armada ha causado mucho sufrimiento, también las acciones de ETA". Por supuesto no piden perdón

La entrevista en Gara

El diario Gara, habitual altavoz de la organización terrorista ETA y su entorno, publica una extensa entrevista con dos portavoces de la banda asesina, brindándole doce páginas de su edición para explicarse. 

El rotativo pone en boca de estos portavoces etarras que "el desarme está en la agenda y ETA está dispuesta a adoptar compromisos", aunque en ningún momento se hace alusión a las víctimas de su terrorismo ni a la posibilidad de que vayan a pedir perdón por 52 años de asesinatos, secuestros, extorsión y terror por toda la geografía española. Sin embargo, sí mencionan a los etarras muertos o encarcelados, que para ellos son las auténticas víctimas: [recordamos]  a "los compañeros que se la lucha se ha llevado para siempre y a los que aún están presos".

Sobre los más de 800 muertos, víctimas reales de sus asesinatos terroristas, ETA sólo reconoce que la "confrontación armada ha causado mucho sufrimiento, también las acciones de ETA. No somos insensibles".

Sin embargo, la entrevista deja claro que los portavoces etarras están muy lejos de arrepentirse de los 52 años de terror: "En Euskal Herria no hay muchos que vean un error en el nacimiento de ETA (...) Mediante la lucha armada, entre otras cosas, Euskal Herria ha llegado a tener abiertas las puertas de la libertad".

Los terroristas dicen que su último comunicado, hecho público el pasado 20 de octubre, en el que anunciaban "el cese definitivo de su actividad armada", no fue una decisión "sencilla" y comparan ese comunicado con otras decisiones de ETA como su propia creación o "la decisión de continuar con la lucha armada tras la muerte de Franco".

Asimismo, dejan entrever que su intención es la creación de una mesa de negociación en la que obtengan réditos políticos por dejar de matar, según se desprende de su afirmación de que "ETA no estará sentada en la mesa de la negociación política".

Sobre sus contactos con el Gobierno, niegan que se haya producido ninguna "reunión directa" aunque apuntan que en los últimos meses han tenido "conocimiento mutuo y, que nosotros sepamos, el PP está al corriente", aseguran los etarras. 

Alabanzas a Rajoy

Además, alaban la reacción de Mariano Rajoy ante el anuncio de su "cese de actividad armada" y dicen que el líder popular "rompe con el discurso negativo, agresivo y sin sentido de hasta ahora" y que "quien tiene muchas posibilidades de ser presidente de España debe actuar con responsabilidad, y es de suponer que Rajoy lo ha entendido así".

Sobre la posibilidad de un cambio en el color político del gobierno mantienen que "no supone una variable decisiva" para "el proceso", al que marcan varias pautas claras: "hay que emprender conversaciones directas" entre ETA y los estados español y francés "con la dinamización de algún agente internacional".

Estas 'conversaciones' tendrían, según los asesinos etarras, tres asuntos en la agenda: vuelta a casa de presos y exiliados etarras que se encuentran fuera de España y en la mayoría de los casos con causas pendientes–, la inutilización de las armas de ETA y la "desmilitarización de Euskal Herria" –es decir, la salida de Policía Nacional, Guardia Civil y Fuerzas Armadas de las regiones vascas y navarras–. Como se puede ver, no se habla de entrega de armas sino de un concepto ligeramente diferente, su "inutilización", y siempre con peaje político con presos y Fuerzas de Seguridad.

Los portavoces de la banda asesina mantienen intactas las mismas exigencias políticas por las que han estado matando durante 40 años: para empezar piden un referéndum sobre la independencia del País Vasco. Asimismo, añaden que la "resolución política" debe nacer de un proceso de diálogo "que debe desarrollarse entre los agentes políticos y sociales vascos" con el respaldo de esta consulta popular. "ETA nunca será una amenaza para ese proceso, -agregan- pero no estará sentada en la mesa de negociación política", aunque por supuesto, sí lo estarían partidos como Bildu o Amaiur o la denominación que por entonces tenga la franquicia electoral de la banda terrorista.

Mantienen que su objetivo final es la independencia y que "la construcción nacional debe ser el cimiento fundamental de la estrategia independentista", algo que el Estado español tratará de "entorpecer y embarrar" y para ello proponen responder con "iniciativas unilaterales". 

Gara no especifica en ningún momento el puesto de los interlocutores dentro de la banda asesina, ni tampoco da detalles sobre el lugar de celebración de la entrevista, que acompaña con una fotografía de dos encapuchados al lado del anagrama etarra.

Acceda a los 41 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular