Menú

Las testigos rumanas "faltaron a la verdad" al identificar a Zougam

Los abogados, Eduardo García Peña y Francisco Andújar, dicen que el marroquí "fue condenado como consecuencia de su mentira".

0
Jamal Zougam. Archivo

"La condena de Jamal Zougam como único autor material y directo de 191 delitos de homicidio terrorista consumados y 1.856 en grado de tentativa así como dos de aborto, cuatro de estragos y pertenencia a banda armada, se sustenta –como principal prueba de cargo- tan solo en las declaraciones de las testigos protegidos C-65 y J-70. Ambas mintieron".

Así de contundentes se han mostrado los letrados Eduardo García Peña y Francisco Andújar, defensa de Jamal Zougam y su madre, en la querella interpuesta por falso testimonio contra las dos testigos protegidas de nacionalidad rumana cuya identificación de su cliente en los trenes fue clave a la hora de dictar la sentencia condenatoria de la Audiencia Nacional.

En la querella, a la que ha tenido acceso Libertad Digital, los abogados García Peña y Andújar sostienen que las rumanas "mintieron", que lo hicieron "conscientemente y confabuladas" y que, "como consecuencia de su mentira, Jamal Zougam fue condenado".

"C-65y J-70 para, al menos y entre otros motivos, obtener un beneficio económico, permisos de residencia y trabajo y, en última instancia, la nacionalidad española faltaron a la verdad en sus declaraciones afirmando, conscientes de la falsedad, que habían viajado juntas en el tren 21.713 y que habían visto a Jamal Zougam. Todo ello en la creencia de que esto les facilitaría, como de hecho así fue, obtener la condición de víctimas y acceder a las posteriores indemnizaciones y beneficios administrativos", subraya el documento judicial.

En los 21 folios de extensión de la querella, de los abogados de Zougam explican detalladamente las "innumerables contradicciones y falsedades contenidas en todas sus declaraciones en dependencias policiales y ante el juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia".

Los querellantes analizan cómo la testigo J-70 compareció a lo largo de 2004 en cuatro ocasiones ante órganos de Interior para solicitar indemnizaciones o beneficios administrativos relacionados con el permiso de residencia, sin mencionar nunca que hubiese visto a un posible terrorista en los trenes ni que viajase acompañada de su amiga C-65, que había declarado en abril de 2004.

Por fin, el 7 de febrero de 2005, acudió a la Audiencia Nacional para acusar por primera vez a Zougam, quince días después de que el Ministerio del Interior la rechazase definitivamente como víctima de los atentados, "perdiendo así la opción de obtener una indemnización, regularizar su residencia y trabajo en nuestro país y proceder a la reagrupación familiar de su hija menor de edad y entonces residente todavía en Rumanía". "En ese momento", según la querella, C-65 y J-70 decidieron "que esta última acomodaría su versión" a la que ya había ofrecido la primera. Y "tras lo anterior, consigue su objetivo": fue incluida en el listado de víctimas y cobró 48.000 euros.

Por su parte, el escrito expone de C-65 que declaró por primera vez ante la Policía en el Consulado de Rumanía, acompañada de otra persona que "no es la testigo J-70". De esa otra persona, de nombre Florentina, de quien "nunca más se supo" y cuyo testimonio no fue incluido en el sumario de la Audiencia ni fue considerada víctima del atentado.

Por su parte, el testigo R-10 ni siquiera acudió al juicio y fue localizado en Cluj (Rumanía). Según los letrados, el Supremo calificó el testimonio de este último como "irrelevante".

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Nicole Kidman posa marcando pezones y después se arrepiente
    2. Un artículo en 'ABC' acata la supremacía catalana y pide a España facilitar su soberanía
    3. Las mejores respuestas de Rajoy ante el Tribunal del caso Gürtel
    4. James niega haber menospreciado al Real Madrid
    5. Rajoy sobrevive, mantiene el apoyo cerrado del PP e intentará pasar página cuanto antes
    0
    comentarios
    Acceda a los 23 comentarios guardados

    Servicios