España
Noticias y opinión en la red
El Comisario Gabriel Fuentes

El número dos de Fernández Díaz le ocultó el fichaje de uno de los cerebros de Interligare

Ignacio Ulloa no habría informado al ministro de que había fichado a Gabriel Fuentes, envuelto en la trama de Interligare. 

LIBERTAD DIGITAL

Desde que estallara la trama de Interligare, uno de los extremos más sorprendentes era el caso del comisaro Gabriel Fuentes. Fue cerebro de la trama en la era de Alfredo Pérez Rubalcaba en Interior,  pero permaneció como asesor con el relevo en el gobierno y la llegada de Fernández Díaz. Hasta ahora, el ministerio no había explicado cuáles eran las funciones de Fuentes, ni qué cargo ocupaba exactamente.

Hoy El Mundo aclara parte del misterio. Gabriel Fuentes fue contratado por el secretario de Estado para la Seguridad, Ignacio Ulloa, quien, según el diario, le ocultó al actual ministro del Interior el fichaje de uno de los cerebros de Interligare. "Ulloa nunca informó al ministro de que Fuentes estuviera en el ministerio y menos aún de que tuviera despacho", aseguran a El Mundo. Es decir, que el vicepresidente de la tapadera que pudo estafar millones de euros, ha estado siete meses en el Ministerio sin que Fernández Díaz tuviera conocimiento de ello.

Algunas fuentes consutadas por el diario de Unidad Editorial van aún más allá e indican que no sólo fue el fichaje lo que Ulloa le ocultó a Fernández. También habría "guardado en un cajón" las diligencias que le entregó la Brigada de Delincuencia Económica, relatando las acusaciones contra Fuentes y el resto de integrantes de Interligare.

Lo que parece confirmado es que Ulloa tampoco informó al ministro de las conclusiones de la investigación de la Policía Judicial que se encuentra investigando la posible comisión de dos delitos -falsedad documental y contra la Seguridad Social- por parte de Fuentes, entre ellos el espionaje a la sede del PP. Así las cosas, Fuentes fue contratado y pasó a ocupar un despacho en la Secretaría de Estado, aunque también lo compatibilizaba con otro trabajo en la consultora de seguridad ‘In Situ’. Dos empleos, a primera vista, poco compatibles. 

Pero ahora Fuentes ya no se encuentra allí. Tras el estallido del escándalo Interligare, fue ‘desalojado’ de su despacho, aunque la versión oficial sostiene que no fue destituido el mismo día que se conoció el caso, sino algunos días después. 

Acceda a los 26 comentarios guardadosClick aquí