España
Noticias y opinión en la red

Aznar levanta el ánimo a la base electoral del PP: "Ya estamos listos para ganar las elecciones"

Los discursos de Manuel Fraga, Esperanza Aguirre y José María Aznar en el arranque de la convención han supuesto un espaldarazo a la defensa de libertad y la unidad de España que articula el discurso del PP. El ex presidente  desmontó la "coartada" que pretende legitimar la negociación con ETA abierta por Zapatero con los contactos tras la tregua de 1998: "Nunca hubo una negociación". Y destacó que el Gobierno "nunca habla de derrotar a los terroristas, sino del fin de la violencia". También envió un mensaje de optimismo: "Vamos a ganar las elecciones" y respaldó a Rajoy porque "ha estado en cada momento a la altura de los desafíos ".

(Libertad Digital) "Voy a empezar pidiendo comprensión porque estoy desentrenado y no tengo intención de entrenarme, ahora doy conferencias en ingles". Lo cierto es que, en español, hiló un discurso de 46 minutos que no perdió intensidad. Podría decirse que, si no el eje sí la intención de sus palabras fue convencer al PP de que puede ganar las elecciones, de hecho, "que las vamos a ganar".
 
Sin duda, fue el mensaje más aplaudido. El ex presidente del Gobierno situó nada más comenzar la razón de su presencia en la convención nacional: "Me lo ha pedido Mariano, y he venido aquí para hablar de lo que mas quiero que es España, mi partido y vosotros".
 
"No pedimos perdón por no ser de izquierdas"
 
Retomando los discursos de Gallardón, Aguirre y Fraga sobre el origen del Partido Popular, José María Aznar recordó bromeando que en Galicia le dijo "al joven senador Manuel Fraga que construimos un partido grande y que lo que empezó él lo continuamos nosotros y no caímos en las trampas del adversario. No pedimos perdón por no ser de izquierdas". Recordó Aznar que el PP nunca ha estado "para tapar la corrupción". En cambio –y aquí llegó otra gran ovación– "para destapar la fuerza creativa de la libertad allí estábamos siempre".
 
En su repaso del camino recorrido por el partido, Aznar se paró especialmente a analizar la sucesión: "Llegó el momento del relevo y de cumplir con un compromiso", en referencia a su promesa de retirarse tras ocho años. Dirigiéndose a Mariano Rajoy, dijo: "Hoy lo digo otra vez, me alegro de haberlo hecho, de demostrar que el PP es un partido con ideales que no son convicciones personales sino compartidas, me alegro de que Mariano Rajoy tenga el mismo apoyo que tuve yo y que haya estado en cada momento a la altura de las responsabilidades y los desafíos a los que hay que dar respuesta". Respaldada la labor de Rajoy en la oposición, el ex presidente se remitió al 14-M. "Os quiero felicitar tras estos dos años; supimos perder". Para elevar los ánimos antes de dar un mensaje electoral nítido Aznar constató que "cuando miramos para atrás vemos que viene mas gente con nosotros".
 
Como hiciera Esperanza Aguirre en su discurso al destacar la base social que ha respondido en la calle a los mismos mensajes que defiende el PP, el ex presidente dijo que "cada vez somos más los que salimos a la calle para decir que España y la Constitución son sinónimos de libertad". Consciente también de que la política de Zapatero ha decepcionado a bases sociales ajenas al Partido Popular, Aznar explicó: "Hay muchos que no nos votaron pero se identifican con nosotros, están hartos y nosotros les damos la bienvenida. Llegó el mensaje de ánimo y a juzgar por la reacción, hacía falta:
  • "Hacedme caso, que en esto tengo olfato: han pasado sólo dos años y ya estamos listos para ganar las elecciones. Es más, vamos a ganar las elecciones".
Aznar recordó que hace diez años "estábamos un poco nerviosos y yo también", en referencia a las elecciones del 3 de marzo del 96 cuando el PP ganó las elecciones tras una campaña "muy difícil en la que no quisimos engañar a nadie, ni siquiera a los que a lo mejor serían nuestros socios y lo fueron" con el mensaje de que con el PP "no habría riesgo en la estabilidad constitucional y en la unidad de España". Aznar recordó que en su pacto con los nacionalistas se hablo de reformar muchas cosas menos una, la Constitución y los estatutos de autonomía. "No dejéis que os digan que todos hemos hecho lo mismo porque es mentira. Unos pactamos para hacer más fuerte España y otros a costa de hacerla mas débil".
 
El ex presidente del Gobierno hizo un resumen de los ocho años de Gobierno en los que "trabajamos para dar a España estabilidad, seguridad y prosperidad" y consideró que el PP puede estar "orgulloso" de su trayectoria y sus resultados.  "Tenemos principios y no nos avergonzamos de ello.  De poco serviría el trabajo y un buen equipo si no contáramos con ideas claras de lo que queremos hacer, porque y para qué", dijo.
 
Para Aznar, esos resultados no son sólo aval para la credibilidad y fiabilidad del PP "son un clamor de esperanza de futuro y confianza porque el enorme salto que España dio cuando gobernábamos demuestra lo que españoles puede hacer". "Cuando el gobierno divide, la gente se vuelve pesimista, cuando se abren viejas heridas la gente no quiere saber nada, cuando se desestabiliza la vida publica y la privada la gente desconfía".
 
El presidente de honor del PP, dijo que Rajoy está adquiriendo compromisos de futuro con sus argumentos y críticas. "Cuando dice que una nación es la unión de los ciudadanos libres e iguales es un compromiso de futuro" al igual que cuando defiende  "no gobernar en función de los territorios ni de privilegios sino en interés de todos y mirando a la cara de todos los españoles". "Cuando recogemos firmas defendiendo nuestro derecho a opinar también es un compromiso de futuro" para evitar que una "mayoría circunstancial" logre trastocar las normas de convivencia "saltándose la Constitución". "Ahora, cuando (Rajoy) dice que es inaceptable que el gobierno manipule empresas también adquiere un compromiso para no volver al intervensionismo y a crear las  bases de la economía y la prosperidad".
 
"Te toca, Mariano, recuperar el respeto para España"
 
Según Aznar "no se puede ser un país serio y estar permanentemente cuestionándose quiénes somos y de dónde venimos, con agravios territoriales o memorias históricas. No podemos ser serios si el gobierno duda de España como nación y perdemos el respeto de nuestros adversarios. De lo que se trata no es de ir de simpático por el mundo, eso lo hace cualquiera, se trata de que te respeten. Te toca, Mariano, recuperar el respeto para España que nos hace falta cada día mas".
 
Para Aznar "cada momento que dedicamos a cuestionar lo que nos une, es un momento perdido para progresar como país".  Además hizo hincapié en que "lo que ha cambiado no ha sido la fuerza electoral de los partido nacionalistas, nunca la suma de los dos grandes partidos fue tan amplia".
 
Aznar apostó por "cuidar el estado de las autonomías, fortalecer lo que nos une, el parlamento, la administración del estado, los símbolos y la unidad de España, si no queremos convertirnos en un país ingobernable o a medio plazo balcanizado". Y apostilló que "no hay nación ni estado que sobreviva a un proceso como el que está viviendo España". Según Aznar el PP debe luchar por que "siga existiendo España como la gran patria de la liberta y la igualdad de todos los españoles".
 
"Nunca doblamos ni doblaremos la rodilla ante el terror"
 
En la intervención de Aznar, de más de 45 minutos,  ocupó un lugar predominante la lucha contra el terrorismo. El ex presidente se preocupó especialmente en desmentir las comparaciones entre las negociaciones que impulsa Zapatero y las supuestas conversaciones del Gobierno de Aznar en la tregua de 1998.
 
Después de decir que "sabemos que los terroristas deben ser vencidos, entre otras cosas porque sabemos que pueden ser vencidos", Aznar señaló que "mienten y nos insultan cuando dicen que no queremos el fin del terrorismo; ¿cómo no lo vamos a querer?, más que nadie, con tantas víctimas de nuestro partido como hemos tenido que enterrar". El ex presidente recordó que "hemos visto como compañeros eran asesinados, secuestrados, heridos y amenazados y siguen siéndolo".
 
Aznar quiso recordar a los "compañeros vascos y de la Unión del Pueblo Navarro, que son testimonio en carne y hueso de la lucha por la libertad". Explicó que "siempre hemos sabido que no eran unos pocos, que no se iban a doblegar ni a abandonar su tierra" y añadió que  "no ha sido el PP quien ha roto el pacto antiterrorista, no ha sido el PP quien ha promovido iniciativas para abrir un proceso de diálogo, no ha sido el PP quien ha abierto el camino un proceso con dos mesas de negociación , no ha sido el PP quien ha menospreciado a las víctimas, ni tampoco quienes hemos hablado de las víctimas en un bando, en pie de igualdad con el bando de los asesinos".
 
El ex presidente quiso aclarar lo que se está diciendo sobre su política antiterrorista: "Lo voy a decir con mucha claridad para ver si de una vez se avergüenzan de lo que dicen los que pretenden usarnos como coartada".
 
Y desgranó las diferencias entre la situación actual y el comportamiento de sus gobiernos: "No somos el partido que quería ver a los terroristas en las instituciones y los escaños, somos el partido que propuso y saco a pulso la ilegalización de Batasuna dentro y fuera de España". Continuó: "Somos el partido que llevo por fin el cumplimiento íntegro de las penas al código penal y que quiso que los asesinos se pasaran 40 años en la cárcel. No somos el partido que no condena los atentados sino el que planto cara  a los terroristas todos los días, hicieran lo que hicieran, quemaran cajeros, autobuses o interrumpiesen un pleno municipal".
 
Ante lo que se está diciendo desde el PSOE y su terminales mediáticas, Aznar ha tenido que recordar que "hemos tenido que pagar mucho por decir que íbamos a aplicar esa política y seguimos pagando, algunos tuvimos que sufrir el atentado en propia carne pero nunca nos echamos atrás, nunca bajamos la cabeza y nunca doblamos ni doblaremos la rodilla ante el terror". El ex presidente envió un mensaje claro a los militantes: "Que nos os confundan y que nos digan de una vez porque han cambiado una política". Descalificó la actitud del Gobierno que "está mendigando una tregua hasta el punto que les están humillando y nos están humillando a todos los españoles".
 
Relató como al llegar a la presidencia del gobierno en 1996 cortó "todos los canales de comunicación, y los ministros de Interior, mis amigos Jaime Mayor Oreja, Mariano Rajoy y Ángel Acebes lo saben muy bien, ni tomas de temperatura, ni mediadores, ni monsergas, el único mensaje fue vamos a por vosotros y vamos a combatiros hasta vuestra derrota final".
 
Además, recordó como "nosotros rechazamos todo lo que tuviese visos de pacto previo para una tregua". Recalcó que "en septiembre de 1998 los terroristas pactaron una tregua pero no con el gobierno, con los nacionalistas y eso fue un pacto entre terroristas y nacionalistas. el pacto de Estella, y que se mire, en las hemerotecas, a quién iba dirigido el comunicado la tregua".
 
Aznar también aportó mas datos: "Entre septiembre del 98 y diciembre del 99 se desarticularon varios comandos, fue detenido en París el jefe de los comandos operativos, se incautaron explosivos en Francia y fueron detenidos varios dirigentes de la banda y todavía me acuerdo de quienes decían que no detuviésemos a nadie". Y se preguntó: "¿Eso es mostrar disposición a negociar a hacer concesiones políticas?"
 
Así, dejó claro que "desde el primer día dije bien claro que no se iba a tocar el marco constitucional y estatutario. Y en el lugar más solemne, en el Congreso de los Diputados, dije que “ el orden constitucional que los españoles nos dimos no se puede romper ni se romperá, ni matando ni por dejar de matar”.
 
Por lo que recalcó que "nunca hubo una negociación y menos de carácter político", lo que hubo ­–dijo–­ fue "transparencia y lealtad a la verdad y a España, por eso no oculte, si no que anuncie que iba a ver un contacto" para averiguar si la tregua era cierta. "Y en el único contacto, el único, tras nueve meses de tregua, sólo se fue a una cosa, a comprobar si estaban dispuestos a rendirse y como no lo estaban y querían contrapartidas volvieron a sus métodos, a matar y a extorsionar", dijo. "Y lo que vino después no fueron negociaciones ni concesiones, fue la lucha sin salirnos ni un milímetro del estado de derecho", añadió.
 
Aznar recordó como "cuatro años mas tarde los terroristas estaban en el momento mas débil de la historia y España estaba con las victimas y donde tenía que estar, venciendo a los enemigos de la libertad". El ex presidente concluyó señalando que "no oigo al gobierno hablar de derrotar a los terroristas si no que se acabe la violencia y eso es fácil, basta con darles lo que quieren a los terroristas, así se acaba la violencia, pero así se acaba la libertad, la democracia y se acaba España, esa es la diferencia entre este Gobierno y el anterior".
José María Aznar en la Convención del PP.

En España

    Lo más popular