España
Noticias y opinión en la red
CRÍTICAS DE LOS VETERANOS DE GUERRA

Defensa intenta silenciar la protesta de los militares con un acto paralelo

Varios centenares de militares protestaron este sábado en Madrid contra la Ley de Carrera Militar y la Ley de Derechos y Deberes. El ministerio de Chacón intentó acallar a los concentrados contraprogramando el acto con una comparecencia ante los medios de la Subsecretaria de Defensa.

Convocados por la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), varios cientos de militares se concentraron este sábado en Madrid frente a la sede del ministerio de Defensa. El objetivo, mostrar su malestar por la Ley de Carrera Militar –que ha inundado el ministerio y algunos juzgados de recursos desde su aprobación en 2007– y por la nueva Ley de Derechos y Deberes de los militares –que se encuentra en plena tramitación en el Congreso de los Diputados–.

El acto no gustó en el departamento que dirige Carmen Chacón, que intentó acallar las protestas de los militares concentrados contraprogramando el acto con una comparecencia ante los medios de comunicación de la Subsecretaria de Defensa, Victoria San José, la máxima responsable de la polémica ley de Carrera Militar.

Para ello, el ministerio comenzó a llamar a los periodistas que cubren las informaciones de Defensa entre las 10.30 horas y las 11.00 horas de la mañana, emplazándoles a una comparecencia de San José que se celebraría en la puerta del ministerio sobre las 12.45 horas de la mañana, es decir, a unos cien metros de la concentración de AUME –que era en la parte trasera de la sede ministerial– y en pleno acto de protesta de la asociación de militares.

Cabe destacar que desde la llegada de Chacón a Defensa, la política de este ministerio ha sido la de mantener a los periodistas lo más alejado posible, reduciendo al mínimo las comparecencias ante la prensa y limitando la mayoría de las comparecencias a intervenciones del cargo público sin posibilidades de hacer preguntas. De hecho, la propia San José no admitió ninguna pregunta este sábado.

El intento de contraprogramación por parte de Defensa llegó hasta la concentración de AUME, donde los convocados realizaron varias pitadas contra los responsables ministeriales. "Están haciendo una rueda de prensa para fastidiar el acto. Se nos contraprograma, se nos quiera callar la boca", dijo el presidente de la asociación, el brigada Jorge Bravo, en la intervención que cerraba el acto.

Críticas a las leyes y al abandono de los veteranos de guerra

Con anterioridad, los militares habían reivindicado una "carrera digna" y unos "derechos plenos". "Se ha estrangulado la carrera militar a miles y miles de ciudadanos. Se han generado agravios y desigualdades sin precedentes, al potenciar lo subjetivo frente a la imparcialidad, objetividad y neutralidad (...) Y ahora se nos quiere privar de los derechos fundamentales que nos pudieron aportar una ciudadanía plena y ayudar a conseguir una carrera profesional digna", señalaron durante la lectura de un comunicado.

"No queremos ser ciudadanos ciegos, sordos y mudos, aislados de la sociedad y del pueblo del que procedemos y a quien servimos. No queremos que nadie tutele nuestro régimen de derechos y libertades. Queremos ser partícipes de nuestro futuro", continuaron.

Además de por las dos polémicas leyes y de la contraprogramación de la Subsecretaria, los militares criticaron duramente al Gobierno por el abandono y olvido al que son sometidos los veteranos de guerra. "Se ha relegado al olvido a los heridos en combate, se ha abandonado a las familias de fallecidos y heridos en el acto de servicio; muchos en el trabajo diario y otros tantos en las guerras que no se han reconocido", dijo el legionario Rubén López García, víctima de la explosión de una mina en Shewan (Afganistán) en 2007. "Ni se nos escucha, ni se nos respeta ni se nos atiende. Simplemente se nos olvida y se ignora nuestra condición de personas y ciudadanos", añadió. En parecidos términos se expresó posteriormente Sergio Santisteban, que fue sargento de una patrulla en Diwaniya (Irak) y al que una lanzagranada le alcanzó el 11 de febrero de 2004.

La concentración de AUME contó también con un homenaje a los caídos por España, durante el que los militares guardaron un minuto de silencio. En el mismo tuvieron mención expresa las últimas víctimas españolas en Afganistán, los guardias civiles José María Galera y Leoncio Bravo, asesinados por un infiltrado talibán el pasado mes de agosto.

Acceda a los 10 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular